Dos de Tres

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

Agradecería que votaras... :)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Me sentía cansado, perdido y definitivamente necesitaba regresar el tiempo atrás y ubicar mi vida en el camino correcto, ahora pudiera estar riendo con todos mis hijos y sus hijos, pero estaba en un hospital,  el ahora era inconfundible, abrí los ojos, y las lágrimas salieron.

Me quite la mascarilla que me ayudaba a respirar, mire a Yina recostada con su esposo en el sofá de espera. Al instante entro Marcus con un vaso de café, parecía que llevaban horas en el hospital.

 

_ Papá._ exhalo Marcus con una sonrisa tenue.

_ ¿Y Valentine?_ intrigue, quería verla, no sabía qué era lo que me sucedía, pero no quería morir sin que pudiera despedirme de ella.

_ Janeen, acaba de irse, pero dijo que volvería temprano._ ¿Acaso no había escuchado?

_ ¿DÓNDE ESTÁ MI VALENTINE?_ grite y sentí el palpitar mi corazón con dolor.

Yina y su esposo abrieron los ojos y nos miraron incómodos, Marcus pasó su mano libre por su cara, mis lágrimas se apresuraron a salir.

_ No está aquí._ dijo Yina en un susurro, la mire.

_ ¿No le han dicho?_ pregunte sabiendo la respuesta.

 

Me dolía.

 

Una enfermera entro y pregunto qué sucedía, la mire revisar la intravenosa para controlar el flujo del medicamento que me estaban suministrando.

_ Sí._ respondió Marcus con el rostro bajo, asentí.

_ Señor necesito que esté tranquilo._ hablo la enfermera.

_ ¿Cuánto tiempo llevo aquí?_ pregunte.

_ Tres días, es la primera vez que despierta estando consciente de todo._ respondió la mujer sin perder tiempo.

Limpie mis mejillas, a ella no le importaba si moría o no.

_ Papá, Val, dijo que tenía algo importante que hacer, que vendría en cuanto se desocupará._ por supuesto, que mentira tan tonta, ella nunca diría algo así, seguro sus palabras habían sido crueles y Yina evitaba repetirlas, para Valentine no había nada más importante que hacer que su voluntad, estaba seguro que podría conseguir lo que quisiera cuando lo quisiera.

_ Hannah, vendrá pronto, fue a cambiarse..._ no escuche más, cerré los ojos y deje que el calmante hiciera efecto.

_ ¿Qué me sucedió?_ intrigue.

_ Un infarto._ Chasquee la lengua.

Valentine no se apareció en meses, ahora debía cuidarme más, me imaginaba que mi calvario apenas empezaba, sabía que sería castigado de una forma en la que no creía posible, siempre había pensado que sería juzgado por Dios o Jesús, pero nunca en vida, nunca pensé que el hecho de que Valentine ignorara mi existencia me dolería tanto, pero había sido tan ingenuo, me había dolido cuando me dijo que me odiaba y me había dolido aún más oírla llorar y decir lo lamento.

Había sido tan tonto y ahora lo notaba, pensar que ella seguiría rogando por mi atención, estaba en un error, ya que sería yo quien pediría a gritos que ella me diera una simple mirada, había pasado por tanto y nunca creí que alguien pudiera sentir un poco del dolor que yo había sentido, primero la traición de Valeria, luego su muerte, después la muerte de Mauricio, mi beisbolista, recuerdo su buenos batazos y el orgullo, aún conservo sus trofeos, me duele y he tenido que callar todo por no hacer sufrir a mi familia, no debí callar nunca y evitar ver que había alguien que sufría tanto o más que yo.

Para mi cumpleaños número sesenta, Yina había organizado un gran bullicio con todos mis amigos, además de que me jubilaría, estaba cansado y mi corazón ya no permitía todos esos trotes, muchos de mis colegas fueron invitados, mis pacientes, me sentía feliz por todo y deseaba con todo mi corazón poder verla, llevaba siete meses sin verla.

El día había llegado y la decepción consigo, lo sabía, sabía que ella no vendría, pero en el fondo de mi corazón cobijaba el hecho de que pudiera recordar que sería mi retirada de lo que había sido durante gran parte de mi vida, Janeen ya no la llamaba tanto y a ella no parecía importarle, puesto tampoco llamaba, cada día cocinaba por si ella aparecía, pero nunca sucedía, así que debía comer mi comida, estaba preocupado porque me volvería vegano como ella, y sin darme cuenta me cuidaba con su comida saludable, mi corazón no resistía la grasa así que me volví vegano igual que ella.



Slow_Cheetahh

#4333 en Joven Adulto

En el texto hay: cienciaficcion, romance, culpa

Editado: 09.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar