Dos Especies

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

“Tu ganaste”.

Es cierto perdí contra mi resistencia, cedí ante los recuerdos que no soltaré hasta volver a mi vida actual, echar un vistazo al pasado y mi historia… años atrás lo hacía a diario, lloraba por mi pena, eso en parte me ayudó a sanar o más bien a aceptar. Y recordar la muerte de mi abuela hace tantas décadas atrás siempre será uno de los vacíos más grandes que llevo conmigo. Sigo siendo la guardiana del portal entre el bien y el mal, soy la única Cladut viva. Mi herencia la descubrí sola, lo que debió hacer mi padre no fue posible por situaciones de la vida… en fin. Sí, ya acepté después de siete décadas de recordar.

“Comienza, cuenta desde el principio. Después de todo, aprendí a soportarte, ver cómo te hundes en la soledad”.

No empieces y te guste o no, vas a escucharme.

“No tengo otro remedio, estoy unida a ti”.

Sin la orientación de mi familia, aprendí a dominar mi don, aún sigo tratando de entender el poder de los anillos o como fui tan estúpida de regalarlo, hace más de un siglo lo perdí y creo que uno solo no funciona, la magia según los libros está en el poder de los dos y los nutre ciertas piedras preciosas. En otras palabras, el poder verdadero está en la magia que genera una unión matrimonial.

En todos estos años me he desempeñado en el ámbito de la medicina, tengo todas las especializaciones de la rama, creo que es un punto a mi favor por la inmortalidad otorgada de la peor manera y también por la soledad a la que fui sometida. En todo caso me atrevo a decirte que el amor es el motor para cualquier deseo de conquista en la vida, para todo, es el motor para hacer y alcanzar metas, para vengarse o perder el juicio, yo lo experimenté de todas las formas.

“¡San Jenna!, no te pongas tan patética! —la ignoré—. “No hagas eso, porque seré la única a tu lado pase lo que pase”.

Es cierto, no terminaré bien después de mi paso por el pasado y si sigue importando… creo que salir de la nostálgica depresión a la que me someteré para contarte mi historia me costará. Así que es mejor tener un par de días para reponerme. Debo hacer una llamada.

“Adelante”.

A pesar de los años, todavía hay cierta actitud de ella que me molesta. Pero tendrá que aguantarse, siempre seré yo la que mande, ella es la intrusa.

—Hola Sara —es la secretaria general de la clínica. Soy la dueña y solo el gerente general y ella lo saben.

—Dra. Cladut, acaba de irse y ¿no está descansando? —sonreí.

—Sarita, debo viajar por un par de días, cancela mi guardia por un par de noches.

—Me alegra mucho que descanse.

—No. Viajo para atender un par de cirugías en Colombia. Ya sabes que tengo a cargo la organización de “Médicos por pasión”, un grupo de médicos que gratuitamente ofrece sus servicios y en muchas ocasiones me he ausentado a cumplir con mi pasión. Pero ahora me aprovecharé del cargo, no trabajaré.

—Con mucho gusto doctora, me encargaré de sus pacientes, que Dios le bendiga su noble corazón. ¿Le ayudo con los tiquetes?

—Tranquila, ya los compré, tengo vuelo de regreso en dos días.

—Bueno, voy a extrañarla.

—Hasta luego Sara.

—Buena suerte.

Tema resuelto, ya no tengo por qué preocuparme por el turno de hoy, tengo hambre.

“¡Sí!, por fin dices algo con sentido desde que llegaste de la clínica. A modo de recompensa deberías regalarme un poco más de comida”.

¿Disculpa?, me prepararé algo de comida con la dosis personal que debo ingerir. Pondré mi repertorio de música.

“¡Ay no! Por el Creador tuyo, esa música ¡no!” —me reí de su fallido intento de menospreciar la música.

Después de unas cuantas canciones las cantarás conmigo.

“Porque no me queda otro remedio”.

No, porque en el fondo también te gustan. Sabes que es una recopilación de las mejores canciones para mi gusto personal, a lo largo de los años y los países en los que he vivido. Todas hablan sobre el amor fallido, en todos los idiomas, ese sentimiento es la causa de todo, para el bien o para mal. Desde el principio de los principios. El Creador nos dio vida por amor, Lucifer se le rebeló a Dios por amor, las grandes historias de la vida y el camino de grandes personajes fueron motivados por amor, desde el más humilde hasta el más letrado tiene una historia de amor o varias, unas buenas, otras malas, lo único que hacen es moldearte y compactar tu carácter. La psicología y la psiquiatría no son carreras que me trasnochan, pero al comprender el patrón de la humanidad o de cada ser vivo, siempre es el amor, el que se presenta en todas sus facetas.



Eilana Osorio Páez

Editado: 13.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar