Dos veces mí amor

Tamaño de fuente: - +

Dos veces mí amor

Hay ocasiones en la que el destino juega con nosotros, y se divierte mucho al ver como nos pasan las cosas. Pero el ser humano tiene la ventaja de adaptarse a la situación, y eso es algo de lo que estoy muy agradecido.

El amor es algo tan extraño y, a veces, perverso, pero en todos los casos es hermoso y perfecto. Yo tuve el placer de enamorar, de llegar al corazón de la misma mujer 2 veces diferentes, y no hay nada más lindo que enamorarse de una persona una y otra vez de diferentes maneras.

Esta historia comienza de una manera un poco común, por no decir cliché, En el baile de graduación del colegio.

Bueno no exactamente en ese momento, en realidad fue cuando la ví cruzar la puerta del salón de clases, muchos dirán que es demasiado cursi pero así es como pasó por casi dos años solo me atrevía a besarla en mis pensamientos, a decirle cuánto la amaba en mis sueños y, la verdad es que siempre sentía vergüenza y miedo a que me rechace así que solo me limitaba a saludos y despedidas a la entrada y salida de clases, hasta que un día los directivos dieron un aviso, ese fin de año, en el que ella y yo terminabamos el colegio habría un baile escolar por primera vez.

En ese momento lo ví claramente, esa era mi oportunidad de declararle mi amor, así que me arme de valor y un mes antes del baile antes de la entrada de clases le dije

-Michelle, tengo algo que decirte, me podrías esperar en la plaza de la otra cuadra a la salida?-

Nunca sentí tanta ansiedad, mis piernas estaban muy temblorosas, y mis manos estaban tan mojadas de los nervios que lo único que se me ocurrió fue ocultar las de su vista en mi espalda, estaba realmente nervioso y lo estaba tanto que se me hacía muy difícil hablarle y hasta mirarla a los ojos, ella me miró y me sonrió de una manera tan tierna que lo único que hizo fue hacer que mi corazón latiera mucha más rápido de lo que aguantaría, lo siguiente que hizo fue poner sus manos en mis mejillas para que la viera a la cara, y con su voz angelical ella me dijo

-Sin contacto visual no es lo mismo-

Y sonrió cerrando sus ojos de una manera tan tierna que confirmaba mi amor por ella, a lo que siguió diciendo

-Claro ahí te espero Sami-

Luego de eso me guiño el ojo izquierdo y se fue. En ese momento sentí como que algo en mi cabeza se descomprimia, mis piernas ya no aguantaron más y caí arrodillado y largue un suspiro de esperanza, y agradecimiento por no haberme desmayado en ese momento.

Ese día lo único que podía pensar era en que se terminen rápido las clases y ya poder ir a hablarle, esa misma tarde después de esas clases tan aburridas como siempre, salimos del edificio y fuimos a la plaza. “La Plaza de los Amores”, bautizada así porque siempre se juntaban parejas para declararse su amor, o darse el primer beso de parejas, ese primer beso que es mágico. Todos los días había una pareja diferente y lo que más me extrañaba es que, en ese entonces mi bisabuela me había contado una historia de ella y mi bisabuelo, que se habían conocido en ese mismo lugar y por azares del destino se enamoraron y un tiempo después en esa misma plaza se declararon su amor por el otro, y también lo que me dijo fue que en ese punto de la ciudad hacía mucho tiempo atras hubo algo que pasó que ella no sabía bien que fue, ya que con el paso del tiempo esa historia se fue deformando un poco. Algunos dicen que dos brujas, una buena y una mala tuvieron una lucha y la bruja buena se sacrifico para que la mala no pueda hacer nada malo a la gente que ahí vivía, otros dicen que un gran rayo de color medio rosa cayó de un cielo que no tenía nubes y le pegó a una pareja, la primera pareja, que se enamoraron en ese mismo instante, pero ya nadie sabe qué fue exactamente lo que pasó ese día.

Michelle salió primero que yo con sus amigas y cuando llego a la esquina que da a la plaza le dijo a sus amigas que se adelantaran y que más tarde las iba a ver, se despidieron no sin antes hacer muchas preguntas a las que ella les decía que es una sorpresa, y yo por supuesto con mi nerviosismo como siempre presente, me quedé esperando a que llegue al centro de la Plaza y me empeze a mover hacia ella, mi amada, pero cuando estaba solo a unos metros de distancia, se le acerca uno de los "chicos guapos” del colegio para hacer lo mismo que yo, o eso creía, invitarla al baile, estuvieron hablando por casi diez minutos y luego Dylan se fue, yo al ver como sonreía con él lo único que pude hacer fue mirar y después salir de ahí lo más rápido posible.

Al llegar a mi casa mi mamá me preguntó si estaba bien, si me había pasado algo a lo q yo le dije que estaba todo bien, ella siguió preguntando pero yo ya no decía nada, así que le dije que me iba a mi habitación a dormir un rato, pero en realidad fui a mi habitación a llorar en mi cama, y así me quedé dormido. Al otro día fui a clases una vez más con sentimientos de dolor y soledad, en el momento en que me cruce con Michelle y no sabía qué hacer o decir, ella se acerco a mi con cara de enojo y furia,  ella me dió una bofetada y me dijo

-POR QUÉ ME DEJASTE ESPERANDO, POR MEDIA HORA ESTUVE AHI ESPERANDOTE!!!! Y NO APARECISTE!!! - 



Wolf

Editado: 23.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar