Dos Vidas. Dos Mundos

Tamaño de fuente: - +

2

Narra Julian

Estoy sentado en una de las mesas de la cafetería D'Vante con un hombre que se llama Roberto y es mi maldito Alfha, _que jodido_,  lo peor de todo es que parece que esta obligado a hacer esto con la cara de cul...,  digo, con la cara de enojo que tiene. _¿Como termine en esta situación?_

Horas antes 09:15

Mi tía se fue a trabajar y yo me quedé en la casa, mirando la tele mientras acariciaba la cabeza de Rufus

—mimado— le digo y el timbre interrumpe mi tranquilidad

Con toda la flojera del mundo me levanto del sofá siendo seguido por mi can _o no, ese olor_. Abro la puerta encontrandome del otro lado de la reja al peli-negro que estaba vestido de manera informal

—¿nesecita algo?— le preguntó al acercarme a la reja

—en realidad si, me gustaría hablar contigo—

—¿y de qué?—

—no me permites pasar—

—discúlpeme pero por razones de seguridad no lo hare—

—entiendo, pero bueno. Como ya te habras dado cuenta somos... destinados y me gustaría conocerte, si no te molesta y estas desocupado—

Dudo un poco pero al final termine cediendo sin saber por que, supongo que por mi instinto omega de querer conocerlo. Le pido que espere un momento así buscó mis llaves y dejó al perro con el vecino terminado yendo con él a quién sabe dónde.

En la actualidad

—y ... Julio—

—Julian—

—claro, disculpame. ¿Trabajas o estudias algo?—

—trabajo medio tiempo de veterinario y estudio psicología— respondo sin interés

_ponle interés Julian_ reclama Juan; mi omega

acaso no ves la cara de perro que tiene, parece obligado a estar aquí— menciono por medio del lazo

—disculpe pero no hace falta que haga esto, si no esta interesado solo digame y...—

—¡no!— respondió nervioso —disculpame— dijo por haber levantado la voz —no es eso, solo se me hace complicado esto de hablar frente a frente con... alguien. Siempre es a través del telefono y por cuestiones laborales—

—esta bien, ¿y en que trabaja?—

—soy empresario. ¿Como terminaste con tu perro?—

—fue un regalo de mi abuela meses antes de morir. Cuando me lo dio parecia una bola de pelos con patas— dije sin poder evitar hablar de él de forma alegre

—se nota que lo quieres mucho—

—asi es, aunque a veces es desobediente y travieso. ¿Y usted tiene alguna mascota?—

—no, mi trabajo ocupa la moyor parte de mi tiempo aunque de niño tenia un canario—

Sin darnos cuenta al final logramos encontrar de que hablar aunque eran temas variados, pasabamos del trabajo a la familia y de esta a los animales. Cualquier cosa con tal de que el silencio no gobernara el lugar hasta que mi celular empezo a vibrar; lo tomo y veo que era el que ocupó para el trabajo por lo que no me sorprendi al ver un número desconocido

—¿sucede algo Julian?—

—o no, no es nada— apago el celular y lo pongo en el bolsillo de mi campera

_cuanto dinero habre perdido_ pensé al rechazar la llamada

Seguimos hablando de todo un poco, temas relevantes o no; con o sin importancia hasta que decidimos marcharnos del café. Ambos nos dividimos la cuenta a la mitad cosa que no me molesto, me agrado el hecho de que no se quisiera hacer el caballero y pagar todo él sólo.

Salimos del café y empezamos a caminar por las tranquilas calles con aquel toque otoñal, mi estación favorita. Roberto me acompaño hasta mi casa siendo atropellado por Rufus, quien al verme salio corriendo de la casa del vecino. Ocultando una risa tire del collar y lo jale a mi lado permitiendole levantarse del suelo

—lamento mucho eso—

—o tu perro me odia o le gusta utilizarme como saco de boxeó—

—nos vemos Roberto — dije y abri la reja siendo pechado por Rufus que empezo a correr por todo el jardín

—Julian, si quieres podemos volver a... salir para conocernos más—

—claro— respondi automáticamente

—¿me darias tu... número de celular?—

Luego de intercambiar números y otra fecha para juntarnos ingrese a la casa apoyando mi espalda en la puerta

_maldición, ¿por que acepte?_

Mi cabeza daba vueltas tratando de encontrar una respuesta diciendome a mi mismo que era culpa de mi omega interno _¿por que no naci beta?_

Prendi mi celular recibiendo al instante una llamada de otro número desconocido, acepte la llamada conectando mi celular al cable USB de la computadora para rastrear la llamada por precaución

—diga— respondi alterando la voz por medio de la computadora

—«Victor Nikiford, $50.000 como pago inicial y $50.000 al terminar el trabajo»—

—hecho— dije y colgue la llamada recibiendo los $50.000 pesos al instante

Me tire en el sillón grande de la sala colocandome mis audífonos y la música al tope ignorando todo. Si alguien venia Rufus me avisaria.

Tres días después

Narrador omnisciente

Tras pasar tres largos días Julian se estaba preparando para visitar a su víctima que estaria presente en una ceremonia importante. Con su bolso negro que estaba cargado con un rifle de larga distancia, una bereta y un cuchillo de bolsillo subio a  la azotea del edificio más cercano sin preocuparse de que lo vieran ya que era de noche y la luna estaba cubierta por nuves grises.

—¿listo Juan?— le preguntó a su omega interno al ver a su victima en el jardin, apartado de los demás

_listo_

Apoyo el rifle sobre un poco de arena para evitar que por el disparo se moviera el arma y no le diera al blanco. Una sola bala nesecito para deshacerse del alfha aunque en donde se encontraba había sentido el olor a alfha al momento de disparar, perl al darse vuelta aquella persona ya no estaba

—ese olor— penso

_nuestro alfha estuvo aquí_



C.G.Alejandra21

Editado: 10.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar