Dulce perfección

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 14

BEN

 

 

Mis tardes a partir de ese día estaban dedicadas a ella, solía gastar mi tiempo en el hospital tonteando sólo para hacerla reír más seguido. Estar con ella significaba no pensar en Kat, Irina es la mejor forma que encontré de escapar de lo extraordinario.

 

Sin embargo, aún no era capaz de contarles a mis amigos sobre ella. Ni siquiera sé porque no puedo hacerlo, quizás me daba miedo sus reacciones, sabía lo mucho que Travis y Luke querían que empezara a salir con otras chicas de nuevo, pero Alex... Él está en contra de eso, siempre se encargaba de recordarme que tenía que guardarle luto a Katherine y lo entendía un poco, ella era como su hermana, su muerte aún nos duele a ambos.

Además, tampoco sabía si en verdad debía decírselos, no estoy saliendo con ella, sólo pasamos tiempo en su habitación escuchando música y platicando, no somos algo más.

 

 

—Voy a ir a la tienda de danza. —Le digo a mamá cuando recibo mi paga.

—En verdad te agrada esa chica del hospital.

—Necesita un amigo. No es fácil para ella pasar por todo esto, apenas comenzó a ir a la terapia grupal, y... quiero darle algo.

 

Debo aceptar que aventurarme a su mundo fue una de las cosas más difíciles que he hecho. No era lo mismo entrar a una tienda musical en dónde ya sabía a qué departamento dirigirme para comprar el CD que Kat quisiera más, incluso sin que me lo pidiera, conocía tan bien sus gustos musicales que cualquiera que eligiera terminaba gustándole, pero con Irina todo era diferente. Cuando entré a aquella tienda de danza no supe hacia dónde dirigirme, vi estantes llenos de ropa muy brillante, otros cuantos exhibían accesorios que supongo utilizaban en clase, las paredes estaban decoradas con muchísimas fotografías de bailarinas que quería creer eran famosas, no sé muchas cosas del mundo de la danza como sé del musical.

 

Me sentía tan perdido entre las zapatillas extrañas que estaban en el aparador. Las únicas que conocía eran las de punta, que incluso venían en tamaños y formas muy diferentes, junto a ellas se exhibían otro tipo de zapatos de lona, algunos de piel y por debajo se encontraban unos sneakers de danza que en mi vida había visto.

 

—¿Puedo ayudarte con algo? —Una empleada amable se acerca a mí—. Esos son un nuevo modelo, se ajustan mejor a tu pie para tener mejores resultados.

—No soy bailarín. —Me disculpo—. Ahmm... Estoy buscando un regalo para una amiga, pero no sé qué escoger de todo esto.

—¿Conoces sus medidas?

—Es muy delgada, supongo que cualquier cosa le queda.

—Tenemos un increíble modelo, es un nuevo leotardo que apenas llegó.

 

Me hizo seguirla para enseñarme el leotardo que recientemente les llegó, sin embargo, no me convenció del todo, no sabía cuál es el color favorito de Irina y tampoco su talla, fue por eso que regresé el leotardo a su lugar.

 

—Gracias, pero seguiré buscando.

 

Recorrí la tienda por lo menos tres veces, no podía comprarle unas zapatillas de punta porque era como comprar una guitarra, no es lo mismo una Gibson a una Fender, supongo que lo mismo pasaba con aquellos zapatos de bailarina. Estuve a punto de abandonar mi misión cuando dirigí la vista a una vitrina que estaba cerca del lugar designado para pagar. Allí se exhibían algunos CD's de ballet clásico, muchos accesorios para diferentes disciplinas, y además, ahí encontré lo que estaba por comprarle a Irina.

 

 

[...]

 

—Te traje un pequeño regalo, espero que te guste.

 

Le entregué una pequeña caja, ella la miró y esbozó una sonrisa. Desprendió el lazo rosado que liberó la envoltura, al abrirla sacó el collar que había elegido para ella, lo tomó y admiró por unos segundos el dije de la bailarina de ballet que colgaba de el.

 

 

—¿Te gusta? Me costó mucho trabajo elegir, algún día espero que me digas para que sirven todos esos zapatos raros, definitivamente la danza no es mi mundo.



AnnieGz

#366 en Joven Adulto
#1399 en Novela romántica

En el texto hay: musica, ballet, romance

Editado: 25.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar