Dulce perfección

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 16

BEN

 

 

Mi turno en The Hall’s Corner había terminado. Apenas terminé de entregar mi último pedido, me deshice del chaleco rojo que formaba parte del uniforme, estaba listo para salir de ahí.

 

Fue una mañana complicada, me costó levantarme. Anoche llegué más tarde de lo normal a casa porque Sam se había metido en problemas. Tuvimos que interceder en una disputa que seguramente terminaría en la comisaría envolviendo a mi hermano en un inconveniente que se haría mayor si mi mamá lograba enterarse.

 

Moría de sueño, sin embargo, no quería perder la oportunidad de ver a Irina, había estado planeando algo para ella. Por primera vez llevaría mi guitarra al hospital para poder tocar una canción, la elegí meticulosamente de una larga lista que elaboré aquella noche que no podía dormir. Esperaba que lo disfrutara, así que busqué un sonido que fuera de su agrado, aún no la conocía por completo para saber si realmente mi música lograra deleitarla, no obstante, hacia mi mejor esfuerzo por impresionarla.

 

Me encontraba guardando la guitarra cuando recibí una llamada de Luke.

 

—Estoy libre hoy, ¿estás en Hall’s?

—No, estoy en mi casa pero pienso salir. Voy al hospital, que te parece si nos vemos ahmm ¿después de las siete?

—Nadie está disponible, Travis y Alex trabajan hasta las seis y no me parece entretenido quedarme aquí. Así que, te acompañaré al centro médico, así conozco a la chica a la que le das tú tiempo, alias, la futura novia de Ben Miller.

—Bien, más te vale llegar rápido.

 

Esperé a Luke envuelto en momentos de ociosidad, di un tour por toda mi casa ofreciendo un concierto para mis muebles, toqué unas cuantas canciones que vinieron a mi mente e incluso me fumé un cigarrillo. Estaba seguro de que él haría todo lo posible por estar aquí lo más rápido que el transito lo permitiera, mucho más porque la visita al hospital involucraba algo que él deseaba: conocer a Irina.

 

—Hay ciertas reglas que tenemos que seguir.

—Ben, suenas tan como Anna.

—Lo sé, es ella quien me advirtió del reglamento. Pero es básico para convivir con Irina ¿de acuerdo?

—Sí, sí, suéltalo.

—No menciones su enfermedad, te imploro que no hables de su físico ¡por favor! Y sobre todo, no quiero que se te ocurra compararla con Kat.

—No pensaba hacerlo Ben, pero está bien, prometo no hacer todo eso.

 

Llegamos al final del corredor en dónde se encontraba la habitación 503, giré la perilla y entré intentando que el estuche de la guitarra no se golpeara contra la puerta.

 

Luke entró detrás de mí, la habitación se encontraba completamente en silencio, la cama estaba vacía. El reproductor que tenía sobre aquel mueble había desaparecido junto con los CD’s de Tchaikovsky y la fotografía de Irina bailando ballet, ya no habían más medicinas en la cómoda de madera, todo se hallaba perfectamente en su lugar como cualquier otra habitación vacía de este piso.

 

—¡No es posible!

—¿Estás seguro que esta es la habitación?

—¡He estado viniendo diario a verla, Luke! ¿Cómo crees que me voy a equivocar de habitación?

 

Salí de ahí en busca de Anna, quería una explicación acerca de lo que estaba sucediendo. Cuando necesitaba respuestas cualquier cosa que tuviera que ver con ellas desaparecía, en este momento, Anna era quien las tenía y no sabía en dónde se había metido. El corredor se encontraba vacío, el silencio dominaba los pasillos y no lograba localizar a una enfermera que hubiera estado cerca de ella.

 

Recién vi salir a Mónica de la habitación 507, la intercepté antes de que se escapara. Ella debía saber en dónde se encontraba Anna, esperaba que así fuera.

 

—No tengo idea Ben, no la he visto desde el mediodía. Debe estar en el cuarto piso.

—¿Sabes qué pasó con Irina?



AnnieGz

#359 en Joven Adulto
#1391 en Novela romántica

En el texto hay: musica, ballet, romance

Editado: 25.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar