Eclipse

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 11: Caos

-¡División azul de sigilo preparen armamento inmediatamente!- ordenó con su delicada y agitada  voz a las tiendas frente a ella

Los soldados empezaron a salir apresurados de las tiendas con cierto gestó de duda, buscando todo el equipamiento de batalla. Unas bolas de fuego volaron por sobre el campamento en dirección a los esbirros de Wyatt que se acercaban peligrosamente, creando así un destello de pirotecnia de color anaranjado. Vernard llegó a la división de Rose con un aire de seguridad y valerosidad que había logrado mantener intacta de alguna manera

-Seguiremos con el plan, en un momento llegarán la unidad de investigadores, prepárense-

-Entendido- respondió la infante -¡Vamos, rápido!- apresuró a los soldados

Tres desconocidas sombras se posaron delante de ellos sacando velozmente unas guadañas de sus espaldas sin dejar ver sus rostros que estaban cubiertos por capuchas

-¿¡Qué pasó con la unidad de defensa!?- gritó el chico del chal violeta perdiendo la serenidad finalmente y desenfundando su espada y escudo    

Segundos después, se podían escuchar los encuentros entre armas por todo el campamento acompañados de alaridos infernales

-Se infiltraron en todo el lugar- concluyó Rose en su pose de batalla con su mano lista para hacer un corte limpio y Ares junto a ella

La chica se lanzó contra uno de los peones con su hoja apuntando directo a la cara para ser bloqueada en un instante por una de las guadañas, Ares apareció por detrás intentando rasgar su espalda en un movimiento rápido de igual manera que como lo habían practicado con Axel, viéndose atrapado por una barrera invisible que posteriormente lo estrellaría fuertemente contra el cuerpo de Rose: aventándolos contra las tiendas de los soldados varios metros atrás

-Son más veloces que Nadir y tan poderosos como mi madre- pensó tirada entre la carpa con la explosiones detonando a su alrededor –No creo que podamos hacer mucho contra ellos- susurró para ella misma

Una mano se hizo presente frente a la niña –Vamos, tenemos una misión que terminar- dijo una conocida voz mientras la ayudaba

-Líder de investigación Hubble…- miró al chico de cabello cobrizo acompañado de una parte de su unidad ligeramente maltratada

-¿Cuántos soldados te quedan Paladín azul?- preguntó con sus ojos verdes fijos en la mirada de la chica

Rose sacó la pistola de bengalas, introduciendo un cartucho azul con una mecha encendida para proseguir a dispararla al cielo, dejando un camino de humo brillante de color índigo. Rápidamente, los tres soldados de su división que patrullaban la zona se presentaron con sus trajes desgarrados y con síntomas de agotamiento

-Parece que solo quedamos cuatro y no en las mejores condiciones- respondió a la pregunta de Hubble

-Ya veo…- analizó -¿Podrían ustedes hacerse cargo de nuestra seguridad para tomar nuestras notas de Wyatt?-

-No creo que podamos protegerlos a todos al mismo tiempo- dijo Rose observando al grupo de ocho personas y guardando la pistola de bengalas

-Suficiente para nosotros- contestó determinado el chico

-Pero algunos morirán…-

-Lo sabemos, pero cuando entramos al R.N.S le juramos lealtad a Zuirland ¿No es así Rose?- alzó un brazo al aire y se giró a su escuadrón -¿¡Que haremos soldados!?-

-¡Morir por el bien de Zuirland!- respondieron todos, incluyendo a los tres integrantes de sigilo

La infante quedo perpleja ante tal sentimiento –Bien… pongámonos en marcha-

Hubble sacó unos lentes de su bolsillo de aspecto semejante a unos binoculares de madera con tallados en cobre capaz de localizar casi cualquier cosa

-¡Lo encontré!- dijo atisbando su objetivo irradiando un céfiro esmeralda brillante –Cincuenta metros al sur- se quitó los lentes –Está aniquilando a la unidad de hechiceros, tenemos que apurarnos-

Empezaron a correr en formación 2-B; consistía en cuatro integrantes que diseñaban un cuadrado con  los Investigadores en el centro para poder protegerlos equitativamente. Las veloces sombras los rodearon en un abrir y cerrar de ojos para asesinarlos

-¡Paladín azul!- gritó uno de los investigadores a la niña

-¡Ya los vi!- contestó ella -¡maniobra de defensa tres!- ordenó a la división de sigilo

-¡Strahlen!-

Los relámpagos blancos salían disparados por todas partes junto a un ruido ensordecedor, los esbirros usaron el acero de sus guadañas como escudo para repeler las descargas de energía desviándolas al suelo. Otro encapuchado aterrizó en el centro de la formación: creando un estallido y matando a dos de los investigadores al instante. Mientras el resto se reposicionaban nuevamente, las otras siluetas destrozaban a los integrantes uno por uno desde todas las ubicaciones

Hubble tomó la mano de la desconcertada chica para salir corriendo con Wyatt como su objetivo -¡Su sacrificio no será en vano!- vociferó para sí mismo



Raimbow eye

#5653 en Fantasía
#1207 en Magia

En el texto hay: fantasia, fantasia magia, accion

Editado: 23.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar