Eclipse

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 21: Confusión

-No pensaras hacer algo tan estúpido ¿Verdad mocosa?- advirtió Eleonora al verse amenazada con el llameante filo de aquella hoja -¿No estarás dispuesta a confiar en una deidad?-

-Solo mi hermano está autorizado para llamarme así (Si es que puedo considerarlo de esa manera)- respondió con determinación –Ahora, yo que usted me preocuparía mas por su bienestar y el de su compañero concejala-

-Sabes perfectamente lo engañosos e hipócritas que pueden llegar a ser los dioses, los serafines no son muy distintos a ellos. Deberías analizarlo mejor escuincle-

La chica se abalanzó rápidamente con su zusehen a la arrogante Eleonora que ya había previsto el ataque utilizando su arco como escudo y desviando las llamas por toda la sala: incendiándola de inmediato

-Ese es problema mío señora, le aconsejaría que se retirase- exclamó Rose empujando la espada contra la ballesta de acero de su contrincante

-No tienes oportunidad contra mi Kastan, ni siquiera con tus “bonitos juguetes”- La firme mirada de la concejala se posaba en la infante, antes de verse interrumpida por un grito de dolor indetectable a simple vista: provocando un pequeño brinco de Rose por la impresión de ver a Ares mordiendo fuertemente el tobillo de aquella mujer que retrocedía unos pasos, adentrándose a la hoguera

-Parece que ya no hay vuelta atrás- pensó mientras se lanzaba nuevamente en una ofensiva. En el trayecto, pudo vislumbrar la batalla que acontecía entre Fabricio y el minotauro a las afueras del hogar, la superioridad de su “hermano” era más que evidente –Nada mal sedentario- una media sonrisa se dibujó en su rostro mientras se enfocaba en su pelea

La mujer al ver a la bestia, apuntó una flecha en dirección a su mandíbula para poder zafarse de aquel agarre del cual era prisionera, prosiguió a disparar, solo para ver como su dardo era cortado fugazmente por la mitad por una espada envuelta en violáceo y cuyo espadachín ahora sostenía a la criatura entre sus brazos

-No parece que tú seas una serafín, así que solo te lo preguntaré una vez ¿Dónde has conseguido el poder de Alfie?- preguntó Eleonora con la parte inferior del peroné bañado en una cortina de sangre que traspasaba su largo vestido verdoso

-No es momento de hablar concejala- contestó la niña que parecía tomarse la batalla enserio

-De hecho, ya termino hermana- entró triunfal Fabricio con ese gesto de tranquilidad que lo caracterizaba, arrastrando el cuerpo inconsciente de Ambrose, el cual había vuelto a su forma humana –Si no quiere ver a su compañero morir por el desangrado, le recomendaría que lo llevara directo al hospital- aconsejó tirando al derrotado minotauro a los pies de la mujer

Eleonora dirigió su mirada cargada de odio a la fortalecida Rose -Esto no ha quedado así Kastan- levantó a Ambrose en sus brazos –La próxima vez me aseguraré de destruirlos- abrió un portal entre las brasas violetas que habían consumido casi por completo la estructura de la morada –Y ya me aseguraré de avisarle a todo el concejo y a tu noviecito sobre esto niña- desapareció rápidamente, dejando un rastro de líquido rojo en el último lugar que se vio

-¿Noviecito?-

El edificio empezaba a colapsarse sobre los tres individuos que aún permanecían en su interior, la deidad rápidamente se posó detrás de la niña para envolverla con sus agraciadas alas blancas en lo que se denomina escudo. Una nube entre arena y polvo se levantó junto a un sonido ensordecedor: asustando nuevamente a la infante incluso sabiendo que estaba protegida por aquel amparo

-Fuiste muy valiente ahí hermana- la relajante voz de Fabricio apaciguó los sentimientos de Rose que se aferraba fuertemente a Ares en el suelo –Te felicito- los élitros se apartaban suavemente de la presencia de la niña –Bueno, es hora de irnos mocosa- empezó a caminar en busca del corcel que había sido espectador de aquella catástrofe

La infante recogió su arma y la empuñó extendiéndola al serafín que le daba la espalda –Primero responde ¿Quién eres realmente? ¿Mi hermano? ¿O acaso eres un peligroso asesino como lo relatan las viejas escrituras de las que tanto, mi madre me contó?-

-No seas ridícula mocosa- burló –Sabes muy bien que puedes confiar en tu hermano- continuo su caminata

-¿Cómo sé que no estas mintiendo Fabricio?- preguntó una vez mas la confundida chica

-Ya te hubiera degollado ¿No crees?- subió al caballo –Además, agrediste a una funcionaria del estado, serás juzgada si decides quedarte- tendió su moreno brazo –Sube, tenemos un largo camino que recorrer-

-¿Prometes que me lo explicaras todo luego?- aceptó la ayuda del serafín

-Si mocosa, lo que tú quieras saber- contestó poniéndose en marcha y ocultando nuevamente su forma divina



Raimbow eye

#5650 en Fantasía
#1202 en Magia

En el texto hay: fantasia, fantasia magia, accion

Editado: 23.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar