Ecos del silcencio

Tamaño de fuente: - +

• Sinopsis •

El agua de la lluvia puede ser la vida y la muerte. Mucha agua ocasiona riadas que matar a miles de personas, destrozan hogares y separan familias, pero a su vez es el agua más preciada, es pura y sin ella la vida no existiría. Es un doble filo de una misma arma y por más que uno quiera negar, no se puede vivir sin ella.
Aquella noche un trueno cruzo el oscuro cielo mientras la lluvia seguía cayendo y se colaba entre los recovecos de la tierra colocada hasta llegar al cuerpo de Akua que permanecía sepultado y vivo.
Una gota penetro por su nariz y la boca de la joven se abrió en busca del aire que no encontró. Sus ojos se encontraron en plena oscuridad y su cuerpo preso bajo un tremendo peso.
El agua seguía colándose entre los huecos libres e inundaba la tumba. Akua quiso gritar pero no tenia voz, no podía respirar a penas y menos moverse. 
Nunca supo de donde salió aquella fuerza y determinación, o quizás todo era movido por el odio de su mente que recordó cada segundo de lo que había sucedido horas atrás.
Lucho como nunca antes había hecho y escarbo con sus manos desesperadas.
En un viejo bosque abandonado, lejos de la civilización, entre gruesos troncos de los arboles y tierra llena de hojas, una mano salió al exterior. La mano de Akua apareció en medio de aquella oscuridad.
En ese momento Akua volvió a nacer y en contra de su primera vez, debió luchar para salir y respirar el aire pero también cuando su cuerpo se encontró fuera, lo hizo lleno al completo y ciego por el odio y ganas de sangre.
                                        •••

Prohibida la adaptación de la obra sin permiso de la autora. 
No se permite plagio ni copias. 
Historia con derechos reservados.



Green_tango

Editado: 19.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar