Efímera

Tamaño de fuente: - +

3

A veces sentía ese impulso por observarlo, su mirada se dirigía hacia el asiento de al lado, y ahí estaba él, leyendo el libro. Podía pasar una estación completa contemplándolo, tal vez sin darse cuenta, y varias veces había sido descubierta: él levantaba la vista de su libro y notaba que Bianca lo miraba. El chico le sonreía al mismo tiempo que ella apartaba la mirada, sintiendo el calor subir por sus mejillas, temblando como su hubiera hecho la travesura más increíble del mundo. Luego, por el rabillo del ojo, volvía a echarle un vistazo con disimulo por unos segundos, ella advertía que él suspiraba y ambos volvían a su lectura.

Así eran todos los días, de estación a estación, muy cerca uno del otro, robándose miradas silenciosas, curiosas e inocentes. Incluso ese miércoles fue de esa forma; no obstante, con una diferencia: ella pensaba hablarle. Se había puesto su falda preferida y apenas un toque de brillo labial. Y haciendo de lado todos los prejuicios que tenía sobre ella misma, tomó aire.

Realmente se animaría.



Brisa Novas Passo

#8644 en Otros
#3388 en Relatos cortos
#13357 en Novela romántica
#2122 en Chick lit

En el texto hay: sentimientos

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar