Egeo - El secreto de Poseidon

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 08

 

Mientras tanto Rinott observaba su reloj, eran las 7:08 am, no había pasado ni una hora cuando Caesar lo llamo para informarle del cambio que había surgido en su plan. En cuanto estaciono el auto a un lado de la avenida, salió viendo los daños repartidos por el pavimento, la gente de los alrededores estaba congregándose sobre el automóvil que estaba hecho pedazos allí. Rinott se encamino hacia los demás y solo pudo divisar a Griffin con su ropa manchada de sangre y golpeado. Espero a estar a su lado para ver los daños que habían causado.

-¿Qué paso?

-No… no lo sé… -respondió Griffin sin alzar su rostro.

-¡Tú!... ¡Cabrón de mierda! ¿No eres ni capaz de mirarme a la cara?

-Rinott yo…

-No quiero volver a repetirlo Griffin, ¿Qué paso?

-Estaba llevando a la chica como me pediste, ella se desmayó y luego el auto… se estrelló, choque…

-¿Contra qué chocaste? –viendo el automóvil hecho pedazos.

-No lo sé…

Rinott se acercó a él, solo sentía que toda la rabia se contenía en su voz; Griffin reflejaba su miedo al tenerlo a esa distancia.

-Vuelves a repetir esa oración y puedes ir rezándole a los peces –le susurro Rinott, sus ojos solo se abrieron y le miraron fijamente; Rinott podía sentir el miedo emanando de cada poro de su piel.

-Lo juro Rinott, no sé lo que fue, iba manejando y ya había dado el aviso a los guardaespaldas para que nos escoltaran y es como si un muro hubiera aparecido de la nada, en cuanto pude mande la señal por el celular a los muchachos para que los persiguieran. Apostolos estaba al margen así que en cuanto vio la señal empezó a perseguirlos.

-¡Espera!, en un principio dijiste “persiguieran”.

-Así es…

-¿Con quién estaba Hanae?, si muy bien te di las ordenes donde te decía que la tenías que llevar a ella. ¡En ningún momento te mencione a otra persona!

-Cuando la recogí estaba sola, pero al chocar, apareció un hombre, forzó la puerta para abrirla y llevársela.

-¿Qué hombre?

-No lo sé Rinott, pero él fue quien se la llevo.

Detrás de Rinott aparecieron las hermanas de Griffin, Adonia y Adara.

-¿Qué te paso? –pregunto Adara al ver el estado de su hermano.

-El estúpido de tu hermano no es capaz de cumplir con un simple encargo –Respondió Rinott en su lugar.

-Púes bien lo podrías haber hecho tú Rinott –salió en su defensa Adonia.

-Créeme Adonia, si lo hubiera hecho yo, no habría pasado esto, ahora solo queda que los demás la hayan encontrado. –En ese momento Rinott recibió una llamada de Apostolos –Dime que la tienes Apostolos.

-No jefe… la chica huyo y no tenemos idea de su paradero –Rinott solo pudo observar a Griffin y sentir como la rabia se apoderaba de él.

–Bien, necesito que barran la zona, manden a alguien a que vigilen el apartamento y manténganme informado.

-¿Qué sucede? –preguntó Adonia.

-Hanae desapareció.

-Hoy es el primer eclipse –replico Adara.

-Porque tu madre sea la diosa de la sabiduría no tienes que recordarme lo obvio Adara.

-¿Qué le dirás a Tritón?

-De eso me encargo yo.

 

 



Annie-maria

Editado: 18.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar