Egeo - El secreto de Poseidon

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 18

 

 

Rinott ahora mismo se encontraba en el edificio central de Atenas,              “Tatsis” viendo sobre la ventana, sabiendo que Tritón está a punto de explotar de un momento a otro.

-Me impresiona como nadie descubre que una empresa multimillonaria de tecnología es manejada por un dios medio –comento Rinott en voz alta, al sentir entrar a Tritón.

-Cállate Rinott, no estoy ahora para tus juegos…mejor dime, como vas a traer a la chica… -pregunto Tritón.

-Aun lo estoy analizando. –de pronto Tritón soltó una gran carcajada.

-Aun… aun… lo estás analizando… -Rinott sabía muy bien que este solo era el despertar de este dios –Me crees estúpido muchacho, y sin verlo venir lo lanza sobre la pared rompiéndola de paso. Rinott no pudo protegerse a tiempo, sus manos fueron automáticamente hacia su rostro donde corría un hilo de sangre de sus labios.

-No tengo otra respuesta de momento –Rinott lo miro fijamente y prosiguió –la hubieras acabado hace un año de ser así –Tritón empezó a cambiar de color, tomo nuevamente a Rinott y lo lanzo, soltándolo y cayendo sobre la mesa, rompiéndola de paso.

-Ya sabias muy bien que no era posible, el eclipse empieza a dar poder a los dioses.

-¿Ya te sientes más poderoso? –Tritón lo miro realmente enfadado.

-No me hagas enojar Rinott. Los malditos ancianos son los que se vuelven poderosos, sus hijos somos solo un fruto desafortunado de ellos, una simple manzana podrida en su camino.

-Que lastima… hubiéramos terminado esto más rápido. ¿Deberías utilizar tus poderes? –gimiendo se llevó la mano a la costilla riendo al sentirla fracturada.

-Sí que lastima… -viéndolo reír en el piso –no puedo utilizar mis poderes entre humanos, porque los kidemónes pueden rastrearnos. –la mirada escéptica de Rinott fue hasta Tritón.

-“Los Kidemónes, guardianes del Olimpo a órdenes de los tres ancianos, es un simple rumor” –pensó Rinott, mirando a Tritón desplazarse hacia el escritorio.

-Pensé que los kidemónes eran solo un mito –musito Rinott levemente, Tritón no contesto solo se acercó hacia el escritorio sacando un puro y empezando a fumarlo.

-Muchacho los mitos no existen entre dioses. Es muy raro verlos, pero si se incumple las leyes, ellos son los responsables de juzgar a un dios o semidiós. Y la verdad quiero ahorrarme el momento de castigo.

-Interesante… y por qué no aparecieron antes… cuando hemos torturado, o cualquier otra cosa.

-Todos tienen su precio.

-Son guardianes del Olimpo.

-Con más razón aun…Tienes que encontrarla Rinott. –Tritón fijo su mirada de nuevo en Rinott. Este se volvió con frustración hacia la ventana, el tiempo corría con devastadora rapidez.

-Tengo a todo el  mundo registrando hospitales, casas, calles, estaciones de policía, pero hasta el momento no hay nada, es como si se hubiera evaporado de la tierra.

-¡Maldita sea!… ¡necesito a esa chica…!

-Es una chica insignificante, podremos encontrar otra.

-No Rinott, esta chica es una clave… tengo un haz bajo la manga.

-Y esto implica los de la línea… ¿no es así?

-Puede ser.

-Nunca me has dicho que es lo que tienen los últimos de la línea, además del “ secreto de Cronos”, parece un cuento de hadas.

-Aun no lo he confirmado en totalidad, -se volvió hacia la ventana en el que hace un momento Rinott estaba -tengo a alguien trabajando en ello. Pero necesito a los últimos para poder cumplir.

-Bien…

-Ahora espero que traigas a esta chica.

-Podría hacerlo si me dejaran utilizar mi visión.

-Te pueden rastrear… los otros Kidemónes. Y aún no he comprado la lealtad de todos.

-Tu eres un dios, deberías despistar a los Kidemónes.

-No los tentemos.

-Piénsalo Tritón… podríamos acortar el tiempo. El primer eclipse llego, sus poderes estarán aumentando… no podrán evitarlo. Los vamos a encontrar.

-Podría funcionar… -susurro para sí. –Hazlo –le ordeno a Rinott.

-¿Y tú en el momento que vas a hacer? Tengo curiosidad.



Annie-maria

Editado: 23.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar