El alma quebrada: El descenso a la locura

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 6

Al día siguiente se despertó para trabajar en la tienda de arte. La tienda pertenecía a La señora Cristin Howard, una vieja amiga de la madre de Erika que había pedido que cuidara de la tienda mientras no estaba. Cristin y su hijo tenían que salir ese fin de semana y no tenía a quien dejarle encargada la tienda más que a su hija menor de 16 años, ya que su esposo trabajaba hasta noches.

Erika desayuno, se ducho y preparo su moto para ir. Mientras estaba de camino a la tienda de arte, se puso a pensar que si le hubiera mostrado la carta al oficial quizá habría hecho algo más que solamente esperar. Erika habría llamado al celular de Lucas el día anterior pero solamente contestaba la operadora, después del trabajo pensaba en ir a la casa de Lucas para ver si no había noticias de él.

Finalmente estos pensamientos desaparecieron de su mente cuando llego a su destino, y como siempre la recibieron Caroline y Víctor, hijos de Cristin y amigos de Erika desde la infancia.

—Que bueno es verte de nuevo —dijo Cristin.

—Lo mismo puedo decir —respondió Erika.

—Gracias por cuidar nuestra tienda.

—Claro, no hay ningún problema.

—Creo que nos divertiremos hoy —dijo Caroline.

—Así será —dijo Erika con una sonrisa en su rostro.

Víctor estaciono el auto enfrente de la tienda y entro.

—Hola Erika, me da mucho gusto verte —dijo Víctor.

—A mí también me da mucho gusto verte — respondió Erika y abrazo a Víctor.

—Bien, ya nos vamos —dijo Cristin a Víctor.

—Nos vemos luego, hablamos después Erika —dijo Víctor.

—Cuídate mamá, te quiero Hermano —les dijo Caroline.

—Yo no —respondió Víctor con una sonrisa en su rostro.

Cuando se fueron, Erika y Caroline atendieron la tienda. En un momento de silencio Caroline pregunto a Erika:

— ¿Alguna vez has sentido algo por mi hermano?

—No, es un chico lindo, sin embargo, nunca me ha llamado la atención… de todas formas yo tengo novio.

— ¿y de verdad lo amas?

—No lo sé, he estado saliendo con él un poco más de seis meses aunque siento que solamente le estoy haciendo perder su tiempo, pero si es uno de mis mejores amigos.

—Se llama Lucas ¿verdad?.... por cierto, donde está el.

—No lo sé, estoy muy preocupada, no sé que habrá pasado con él.

— ¿De qué hablas?

Antes de que Erika pudiera responder la pregunta de Caroline, recibió una llamada de casa de Lucas, lo que tranquilizo por unos momentos a Erika.

— ¿Hola? —dijo una voz femenina. — ¿Con quién hablo?

—Usted debe ser la madre de Lucas —contesto Erika.

—Así es y por eso llamo… tú debes ser Erika ¿me equivoco?

—Si soy yo…

—Estoy muy preocupada por mi hijo y quería saber si no estaba contigo.

—No está conmigo, yo también estoy preocupada por él.

—Lucas no llego a dormir a casa y ahora no lo puedo encontrar por ningún lado… bueno gracias, si sabes algo sobre el avísanos.

—está bien.

La llamada no hizo más que preocuparle más, quiso llorar pero no pudo, el sentimiento de impotencia la tenia ocupada pensando si Ash le había hecho daño, temía lo peor.

— ¿Quién era?... por tu cara puedo suponer que no fue nada bueno —dijo Caroline.

—No, fue sobre Lucas, está desaparecido desde ayer… debería ir a preguntar a la fabrica —respondió Erika.

— ¿Qué fue lo que paso?

—recuerdas que te había contado sobre un chico llamado Ash.

—Claro… era uno de tus mejores amigos junto con John.

—Si así era… él hace seis meses intento matarme a mí y a Lucas, no solamente eso, la policía encontró múltiples asesinatos que podrían estar ligados a él… el punto es, que el día de ayer volvió, estaba en la fábrica donde trabaja Samanta.

— ¿Samanta no sabía nada?



AnyurGM

Editado: 08.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar