El Alpha ~disponible En FÍsico~

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

—Lele hola- Me saludó kyle con entusiasmo- Pasa.

—Gracias- Alargué la primera vocal.

Entré y vi a los que supuse que eran sus padres, mirándonos atentos ¿Tengo algo en la cara?

—Mamá, papá, ella es mi amiga Leanne - Me presentó Kyleigh.

—Hol...-

—¡MIA!- Fui interrumpida por un chico de cabellos castaños- Eres mía...- Gruñó acorralándome contra la pared mientras olfateaba mi cuello como un chucho.

Me quedé en shock durante unos segundos, hasta que por fin reaccioné.

—Mm- Murmuré nerviosa y sorprendida- ¿Podría alguien quitarme a este tipo de encima?

En cuanto esas palabras salieron de mi boca el chico gruñó todavía con su nariz enterrada en mi cuello y apretó el agarre de sus manos en mis caderas.

—¿Kyleigh? ¿Una ayudita? - Dije con súplica.

—Amm el es mi hermano Thiago- ¿Me lo acaba de presentar? LO QUE QUIERO ES QUE ME LO QUITE DE ENCIMA.

—Pues... encantada- Dije con algo de gracia aunque todavía nerviosa, pero vamos ¿Quién no estaría nervioso en esta situación tan extraña?

—Thiago suéltala ya, la estás asustando- Intervino por fin su madre.

—NO- Gruñó el que ahora se que se llama Thiago- Mía.

—Si si, yo Jane tu Tarzán, pero suéltame.

Separó su cara de mi cuello para mírame a los ojos y, joder, este tío está mas bueno que el chocolate.

Sentí a Kyleigh agárrarme del brazo para seguido tirar de el consiguiendo separar a su hermano de mi.

—Bueno, nosotras tenemos que hacer deberes así que... - Pausó unos segundos, a ella también se la notaba nerviosa- Adiós.

Y dicho eso ambas subimos corriendo las escaleras y nos metimos en su cuarto cerrando la puerta.

—¿A que a venido eso? - Pregunté

—Pu... Pues

—¿Es un lobo, verdad?

—¿Lo sabes?

—Yo... bueno... he... he leido historias y eso - Respondí como si fuese lo mas obvio.

—¿Historias?- Preguntó sin terminar de creerme.

—¿Eres loba Leanne? - Preguntó de nuevo, yo me limité a morder mi labio- ¿¡Entonces sois mates!? - Chilló ella con entusiasmo.

—Pero yo no sentí nada, bueno si, sentí algo pero no creo que quieras saber el que - Respondí divertida.

—No me digas que... -Se interrumpió a ella misma- O joder que asco.

—No esta tan mal- La mire pervertídamente y ella me lanzó un cojín - Era broma mujer.

—Bueno ahora en serio, ¿Tú no lo sentiste? - negué- ¿Has tenido ya tu primera trasformación? - Volví a negar - Puede que sea por eso.

—¿Podemos cambiar de tema y empezar ya con el trabajo?- Pregunté, no quería hablar de ello. 

—Ah, si, cierto- Pausó- Empecemos.

— Bien- Me tumbé sobre su cama con mi cuaderno mientras ella se sentaba en el escritorio.

— ¿Terminaste? Yo ya he terminado mi parte- Preguntó mirandome despues de una hora de haber empezado.

—¿Ah?- Pregunté confusa quitando la mirada de mi teléfono.

—¡Lea se suponía que ibas a ayudarme!

—Es que me da pereza- Bostecé.

—Ya da igual, ya esta terminado- Se tumbó a mi lado.

—Espero que no se te haya olvidado poner mi nombre.

—Lo puse, pero no te lo mereces.

—Suenas como mi madre- Me burlé.

Kyleigh estaba a punto de responder cuando llamaron a la puerta, ella se levantó y abrió.

—¿Qué quieres Thiago?- Habló con cansancio.

—Vengo a por ella- Y dicho eso, entró a la habitación me puso sobre su hombro y empezó a caminar.

—¡QUÉ COÑO HACES, BAJAME, MALDITO SIMIO!

Thiago gruñó y entró a una de las habitaciones cerrando la puerta tras el.

—Yo te voy a dejar en el suelo y TU no te irás- Ordenó mientras me bajaba.

En cuanto mis pies tocaron el suelo, corrí hacia la puerta aunque no pude ni dar tres pasos cuando sus brazos me rodearon por la cintura.

—¿¡Qué haces, sueltame!?

—Eres mía Lea, no pienso dejarte ir- Enterró su nariz en mi cuello, otra vez, ¿Es que no se cansa?

—Yo no soy tuya- Lo empujé y el levantó la cabeza mirándome dolido.

—Claro que lo eres, porfavor no te vallas, no me dejes- Murmuró con la voz débil mientras acariciaba mis mejillas ¿Va a llorar? joder.

—Mierda, no llores- Dije nerviosa.

—No me dejes- Suplicó mientras se arrodillaba pasando sus brazos alrededor de mi cintura y apoyando su cabeza en mi vientre.

—Vale vale, no te dejaré, pero levantaté- Y por fin se levantó.

—¿No me dejarás?- Preguntó notablemente emocionado.

Lo miré nerviosa intentando encontrar una forma suave de decirle la verdad.

—Mira yo...- Puse mi mano sobre su hombro- Yo no siento nada por ti.



Molly

#6611 en Fantasía
#2831 en Personajes sobrenaturales
#1204 en Paranormal
#441 en Mística

En el texto hay: hombres lobo, mate, magia

Editado: 08.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar