El Alpha ~disponible En FÍsico~

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 9

Estaba demasiado nerviosa así que junto a Kyleigh decidí ir a pasear a Eros, mi mascota, un precioso Rottweiler que mis padres me regalaron por mi quince cumpleaños.

—¿¡Qué haces loca!?—. Me gritó Kyle al ver mis intenciones de soltar a Rocky, pero que tiene de malo, estamos en un parque canino hay muchos mas perros sueltos ¿Acaso ellos pueden divertirse y Rocky no, por el simple hecho de que alguien dijo que es una raza peligrosa? El no lo es, no le hará daño a nadie.

—Voy a soltarlo—. Dije y seguido le solté la correa y este empezó a correr y saltar a nuestro alrededor, caminaba siempre a mi lado.

— ¡Sujeta a tu bestia!—. Me chilló una señora al ver que mi precioso perro se acercaba a la rata que tenia ella como mascota, que cosa mas fea tiene cara de loca, como la dueña.

— ¡Mi perro esta mejor educado que tus hijos, señora!—. Le chillé de vuelta, ¿Quién se cree que es para insultar a mi bebé?

— Lele, átalo y Vámonos—. Me susurró Kyleigh.

— No pienso atarlo, vámonos príncipe—. Le dije a Eros y este empezó a caminar a mi lado.

— ¿¡Lo has llevado suelto!?—. Me gritó mi madre al ver a Eros entrar corriendo— Sabes que no puedes llevarlo suelto Leanne.

— ¿A no? ¿Y quien me lo va a prohibir?—. Respondí cruzándome de brazos.

— La policía tal vez—. Respondió ella con obviedad.

— Uy si que miedo, mira como tiemblo—. Dije con ironía moviendo mi mano delante de ella como si temblara y antes de que me diese tiempo a reaccionar sentí un fuerte golpe en la nuca.

¡Me acaba de golpear con la mano abierta!

— Lo siento mami—. Susurré haciendo un puchero y me di la vuelta caminando hacia las escaleras arrastrando a Kyle— Vieja amargada—. Susurré para mi misma refiriéndome a mi madre.

— ¿¡QUÉ HAS DICHO!?—. Oí a mi señora madre gritar desde la cocina.

RUN, BITCH, RUN  

Me gritó mi cabeza, y por primera vez en mucho tiempo le hice caso y salí corriendo dejando atrás a Kyleigh al oír los pasos de mi madre dirigiéndose hacia mi dirección.

Me di la vuelta para comprobar si venia y la vi con una espátula de cocina en la mano.

— CORRE POR TU VIDA KYLE QUE VIENE LA LOOOOCAAAAA—. Le grité mientras me escondía debajo de mi cama.

— Estas jodidamente loca—. Respondió mi amiga mientras entraba riendo, cerrando la puerta tras ella— ¿Donde estas? 

Sentí la confusión en su voz y cuando se acercó a la cama la agarré de un tobillo, ella chilló a pleno pulmón y cayó de culo al suelo mientras yo salía de debajo de la cama arrastrándome como una sanguijuela mientras me reía.

— MALDITA—. Me gritó y empezó a golpearme con la almohada mientras yo seguía riendo.

— Mañana te conviertes—. Dijo cuando ya estábamos mas calmadas.

¿La razón?

*Flashback*

Seguía riéndome a pleno pulmón mientras que Kyle ya se había cansado de golpearme.

— CÁLLATE YA LEANNE—. Gritó mi madre abriendo la puerta de golpe y lanzándome una chancla la cual esquivé como toda una Ninja.

— CHÚPATE ESA SEÑORA—. Le grité de vuelta levantándome mientras la señalaba con mi dedo índice hasta que sentí como jalaba con fuerza de mi oreja hasta que quedé de rodillas aullando de dolor.

— ¿Dijiste algo?—. Preguntó ella elevando una ceja.

— No no no, no dije nada mami—. Respondí con súplica, sentía que en cualquier momento acabaría arrancándome los pendientes.

— Eso pensé—. Dijo soltándome por fin mientras salía de la habitación.

—Maldita loca—. Susurré, cuando de repente giró su cabeza como la niña del exorcista, rápidamente agache mi cabeza esquivando su mirada, hasta que oí la puerta cerrarse.

Miré a Kyleigh y empezamos a reír bajito, su cara de enfado me daba risa pero no iba a reírme en su cara, no quería que me sacase colgando por la ventana como una vez hizo mi padre.

*Fin flashback*

*Flashback*

-9 años antes-

Me asomé por la ventana a pesar de que papá dijo que no lo hiciera, ya que a pesar de vivir en un primer piso podía caer y lastimarme, pero tenía demasiada curiosidad por saber por que había tanto ruido fuera.

Al asomarme lo único que vi fue a dos niños jugando con un patín cuando retrocedí para entrar a la casa sentí a alguien agarrarme del pie sacándome por la ventana por completa hasta que quedé completamente boca abajo, con mi dedo índice podía tocar el suelo.

—¿Qué te dije sobre asomarte por la ventana?- Oí la voz de papá, era él el que me sujeta de una sola pierna que a un conejo.



Molly

#700 en Fantasía
#444 en Personajes sobrenaturales
#122 en Paranormal
#46 en Mística

En el texto hay: hombres lobo, mate, magia

Editado: 08.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar