El amor da una segunda oportunidad

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

Jamie

Entró en una gran oficina, los muebles son sencillos y tiene un ventanal con una vista increíble de la ciudad. Espero parado a que vuelva la mujer que me dijo que entre.

Dos minutos después está de vuelta.

-Por favor tome asiento. Su nombre.

-Me llamó Jamie.

-Muy Jamie, qué experiencia de trabajo posee?

-Trabaje en el área administrativa de varias empresas.

Desde que sentó nunca me miró, pero se ve una mujer joven incluso diría que lo es más que yo. Noto que escucha toda mi explicación y cuando terminó, justo en ese momento me mira y se queda un segundo observando.

-Por lo que me dice diría que está más que capacitado para este puesto. Me gustaría probarlo tres meses y si todo va bien quedaría efectivo. Si está de acuerdo empezaría mañana.

-Me parece bien. Entonces nos vemos mañana señorita, perdón su nombre.

-Me llamo Alejandra y soy la vicedirectora de la empresa. Lo espero mañana a las ocho y le voy a explicar su trabajo.

-Perfecto señorita Alejandra, a esa hora puntual estaré acá.

Alejandra

Nos despedimos con un apretón de manos, se ve muy educado y quizás sea la persona que tanto estaba buscando. Ahora también me voy yo, quiero comprar todo lo que necesito para preparar la comida de Peter.

-Peter ya me voy, no te olvides que te voy a preparar tu comida favorita. Quien te dice puede que haya un postre muy especial.

-Amor ya tengo ganas de que sea de noche y sobre todo de probar ese rico postre, que me puedo imaginar cual es.

Me despido con un beso y me voy raudamente antes de que me cierren los negocios.

-Familia les traigo una buena noticia.

-Hijo se te ve muy contento. Cuál es la gran noticia.

-Mamá ya tengo trabajo y empiezo mañana temprano.

-Felicitaciones hijo, me pone muy bien que lo hayas conseguido y es lo que buscabas?

-Muchas gracias papá. Por lo que me dijeron hoy creo que si, pero mañana me van a explicar bien.

-Hoy voy a preparar un festín para celebrar que tienes trabajo.

Esa noche nuestros personajes viven realidades muy diferentes.

Alejandra

Ya tengo todo listo para Peter, la comida me salió muy bien y me puse su vestido favorito. En cualquier momento tiene que estar llegando. Suena mi celular, alguien me mandó un mensaje, es de Peter.

“Ale perdón, pero no voy a poder ir. Mi familia me necesita en casa por una reunión impostergable. Guarda esa comida rica que hiciste que mañana sin falta voy. Peter”

No puedo creer que me vuelva a hacer lo mismo, preparó todo para él y después me pide que se lo guarde. Mejor dejó todo como esta y me voy a dormir, no sé si podré conciliar el sueño, pero seguro podré llorar abrazada a la almohada.

Jamie

Me acuesto temprano para no llegar tarde mañana mi primer día de trabajo. Desde que levantó la vista y me miró, sus ojos son de un hermoso celeste cielo, no puedo dejar de pensar en ellos. Algo que me da vueltas es la soledad que se veía en ellos, más en una mujer que parece tenerlo todo. Se la ve eficiente, distante y profesional; estoy seguro que nadie pensaría que esa mujer sufre en su fuero íntimo. Mejor dejo de pensar en ella y me duermo, si no mañana no me va a ir bien.

A la mañana siguiente

Alejandra

Me veo horrible, las ojeras me llegan al piso, casi ni dormí y tengo que ir a la oficina. Encima hoy empieza el chico nuevo, espero que no sea como todos los anteriores. Me voy a duchar para sacarme el cansancio y luego ir al trabajo, eso si hoy no pienso ir a saludar a Peter, si me quiere saludar que venga él.

-Hijo te ves muy guapo con ese traje, seguro que te va a ir muy bien.

-Muchas gracias mamá. Me voy porque no quiero llegar tarde. Hasta luego

-Hasta luego hijo.

Jamie

Por suerte llegó puntual, en la mesa de entrada me entregan una credencial para que pueda entrar sin problemas como un trabajador más. Cuando llegó al piso ella ya está en su oficina, se la ve muy elegante y muy concentrada en su trabajo. Golpeó la puerta, me hace señas para que pase y me siente.

-Bueno quedamos así, mañana cerramos el trato. Hasta luego. Buen día Jamie, listo para trabajar.

-Buen día señorita Alejandra, muy preparado para lo que usted me diga que tengo que hacer.

-Bueno, si me acompaña le muestro dónde va a trabajar.

-Claro después de usted.

Salimos y me muestra un escritorio que está pegado a la puerta de su oficina.

-Este será su lugar de trabajo. En la computadora está cargada mi agenda de la semana, necesito que me avise las reuniones con quince minutos de anticipación. Por ahora lo dejo para que se familiarice con todo y si lo necesito lo llamaré.

Jamie

Terminó la oración dio media vuelta y se fue. Me quedé mirando todo, pensé que era algo administrativo, pero no, seré el secretario de la elegante señorita. La verdad no me agrada esto pero necesito mucho el trabajo. Así que me esforzaré para poder llevar adelante el trabajo lo mejor posible.

 

Al parecer el trabajo de Jamie no es lo que pensaba pero lo hará por necesidad. Alejandra parece una mujer fuerte por fuera pero por dentro sufre en silencio. Veremos que tiene el destino para nuestros personajes. 



Alexia

#2508 en Novela romántica

En el texto hay: amor, engaños y obsesión

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar