El amor da una segunda oportunidad

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25

Alejandra

Estos días fueron abrumadores, testificar contando lo que me hizo Peter y escuchar a otras mujeres que pasaron lo mismo por él. Al parecer la investigación de Paul encontró otras chicas que habían estado en pareja con él y habían sufrido violencia de su parte. Pero hoy termina mi sufrimiento, estamos esperando el veredicto y cuántos años de condena tendrá.

-Señores del jurado han llegado a un veredicto?

-Sí, señor juez.

-Entonces por favor digan cuál es el veredicto?

-Encontramos a Peter culpable de agresión y maltrato a las personas que fueron su pareja, usando su poder para tenerlas sometidas.

-Ya está el veredicto, voy a tomar un momento para decirles cuál será la condena.

Nos abrazamos con Jamie, no quiero hablar hasta saber cuántos años estará preso, se que en ese momento podré celebrar mi libertad.

Una media hora después, lo que pareció una eternidad, volvió el juez. Cruzo los dedos esperando que sobre él caiga todo el peso de la ley.

-Luego de haber escuchado los testimonios, ver todas las pruebas y el veredicto del jurado, he decidido que el acusado Peter tendrá una condena de treinta años. La sentencia se ha dictado, el juicio ha terminado.

-Ale lo lograste, por fin podrás estar tranquila y en paz.

-No puedo creer que este pasando, ya no voy a tener más temor y podré andar tranquila por la calle sabiendo que ese desgraciado estará tras las rejas. Sabes que quiero hacer ahora amor.

-No se, pero haré lo que tu quieras.

-Quiero que festejemos, tomar hasta no dar más y así olvidar el pasado para ver de ahora en más cómo será nuestro futuro.

-Dónde quieres que te lleve amor?

-Cualquier lugar me parece bien si estoy con vos, solo quiero celebrar la nueva vida en libertad que vamos a tener.

-No se diga más amor, ya se donde vamos.

Jamie

Nunca la había visto tan contenta a Ale como hoy, se reía y sonreía todo el tiempo. Después de cenar fuimos a su casa para seguir con la celebración. Brindamos con champagne hasta que perdí la cuenta de cuántas botellas habíamos descorchado. De repente Ale me tomó de la mano, me lleva al dormitorio y me tira sobre la cama.

-Ahora quiero festejar como a mi me gusta.

Esta a horcajadas mío, me saca la remera y luego me desabotona el pantalón, lo bajó junto con mi bóxer con un poco de dificultad, pero no me lo saca del todo. Toma mi pene con la mano para introducirlo en su boca, veo como entra y sale, rodea la punta con su lengua. Verla y sentir lo que hace me pone a mil. Noto que al principio cubre sus dientes con sus labios. De a poco me va llevando a su ritmo, cada tanto me mira con una picardía en su mirada que me seduce al punto de hacerme llegar a un orgasmo increíble cuando lo roza con sus dientes. Eyaculo en su boca, se endereza y su mirada se ve triunfadora, como si hubiese ganado el mejor premio del mundo. Ahora me toca a mi devolver el favor. La tomó de los hombros y la acuesto a mi lado para poder terminar de sacarme la ropa.

-Ay señorita Alejandra ahora me toca disfrutar de la dulzura de su cuerpo.

Alejandra

Me saca la ropa tan rápido que ni me doy cuenta, me quedo sin nada de ropa. Me mordisquea y me besa desde el cuello hasta mis senos que los cubre con sus manos. Un hormigueo recorre todo mi cuerpo cuando chupa mis pezones y lo siento erguidos. En el momento que su lengua toca mi clítoris ya no controlo nada y menos cuando introduce un dedo en mi vagina. No se si es tanta atención o todo el alcohol que tomé pero el orgasmo me atraviesa por completo. Apenas me empiezo a recuperar cuando siento que me penetra, su comienzo es suave pero intenso. Sus embestidas me inclinan al precipicio y me hundo en la pasión de su amor, asciendo al cielo con la última embestida y siento que no puedo ser más feliz que en este momento junto a este hombre que amo y me ama. Me doy cuenta apenas cuando el orgasmo nos llega a los dos, él sale de mi y se apoya en mi pecho. Los dos estamos agotados por el sexo y el exceso de alcohol. Nos quedamos profundamente dormidos mientras acariciaba su pelo.

-Buenos días princesa, cómo me gusta despertar a tu lado.

-Buenos días mi príncipe, es muy lindo despertar entre tus amoroso brazos.

-Ahora que no hay obstáculos para nuestra felicidad quiero disfrutar de cada momento a tu lado. Me gustaría escaparme con vos este fin de semana y pensar solo en nosotros.

-Si, necesito despejar mi mente de todo lo malo que me paso en este último tiempo. Pero lo que más me gusta es poder estar dos días a solas contigo.

-Muy bien señorita ya tenemos planes para el fin de semana, ahora me gustaría desayunar a usted y que luego me prepare algo rico para comer.

Jamie

No la deje hablar y le hice el amor disfrutando de cada parte de ella. Después nos levantamos y juntos preparamos el desayuno. Nunca la había visto tan feliz, cantaba y bailaba mientras preparaba todo, me alegra ser parte de este momento. Se que dos días lejos de todo la van a ayudar a sacar esos fantasmas que todavía dan vueltas por su cabeza.

-Estaba pensando que cuando lleguemos a la oficina voy a reservar un hotel y comprar los pasajes para el fin de semana.

-Me parece bien. A dónde me vas a llevar?



Alexia

#5411 en Novela romántica

En el texto hay: amor, engaños y obsesión

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar