El amor da una segunda oportunidad

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 41

Jamie

Temprano llevamos a las bebés con mis padres y aprovechamos a pasear un poco por el parque. Hicimos las compras de todo lo que necesitábamos para pasar dos días sin salir de casa. Ale se veía bien, pero se que esta preocupada por las bebés aunque sabe que están cuidadas.

-Amor ya está listo el almuerzo, porque no vienés a sentarte a la mesa.

-Ya estoy acá Ale. Aproveche a darme una ducha rápida mientras cocinabas.

-Se extrañan mucho nuestras hijas, hay mucho silencio en la casa.

-Ya nos acostumbramos a su presencia y si no están se siente el vacío.

-Lo que rescató de esta experiencia es que ellas se puedan acostumbrar a estar en otro lado cuando vuelva a trabajar. Por ahora tengo suerte que me permitan seguir haciendo lo desde casa.

-Te doy la razón en lo de las niñas. Con respecto al trabajo ellos saben que sos la mejor en lo tuyo y ni locos te van a dejar ir, por eso te dan todo lo que necesitas.

-Te parece amor que es así. No creo ser tan indispensable.

-Claro que es así. No lo digo yo, me la han dicho ellos siempre. Cada vez que iba a lo oficina preguntaban por vos, cómo estabas, cómo iba el embarazo y sobre todo me decían que estuvieras tranquila que nadie iba a ocupar tu lugar.

-Muchas gracias amor por contarme esto que me da más energía para poder volver a trabajar pronto. Que te parece si lavamos la vajilla y vamos a descansar un poco, así también no extrañamos tanto a las bebés.

Alejandra

Lavamos los platos y dejamos todo ordenado. Antes de acostarme le mande un mensaje a Belén para saber cómo están las niñas, por suerte todo va muy bien. Nos acostamos con Jamie y después de mucho tiempo dormí de corrido, lo que me permitió descansar muy bien. Cuando nos levantamos puse en marcha el plan para la cena muy especial.

-Qué raro me esta llamando mi mamá. Sera por las nenas.

-Si contestas sabrás porque te llama amor.

-Tienes toda la razón como siempre amor. Hola mamá. Las bebés están bien?

-Hola hijo. Si, se portan de maravilla.

-Por qué me llamaste mamá?

-Tu papá me pidió que te llamara para que vengas un momento hasta casa porque necesita hacerte una consulta.

-No puede hacérmela por teléfono.

-Si, pero quiere que lo ayudes con algo y para eso tienes que venir.

-Esta bien, voy pero no quiero tardar mucho para no dejar sola a Ale.

-Claro hijo, no te va a retener mucho. Te esperamos.

-Nos vemos mamá. Amor voy hasta lo de mis papás y vuelvo rápido.

-Esta bien amor. Fíjate que las bebés estén bien y manda saludos para todos.

-Lo haré amor. No me extrañes porque volveré pronto.

Alejandra

Jamie se despide con un beso, ni bien sale me pongo a trabajar para la gran cena. Preparó la comida y mientras esta en el horno me ducho, me voy a arreglar bien porque hace mucho que no dedicó tiempo para verme mejor. Una vez lista preparó la mesa con velas para que sea más romántica. Todo el tiempo estuve pensando las palabras que iba a usar para pedirle a Jamie algo muy especial. Por fin ya tengo todo listo y no debe tardar mucho en llegar.

Mientras Alejandra preparaba todo Jamie llegaba a la casa de sus padres.

-Hola papá, vine porque mamá me dijo que me querías hacer una consulta.

-Hola hijo. Si, acompáñame al deposito que quiero mostrarte algo.

-Voy con vos papá. Mi mamá y mi hermana qué hacen.

-Las dos están con las bebés, están durmiendo pero no pueden dejar de mirarlas.

-Las entiendo porque con Ale nos pasa lo mismo, por eso nos costo mucho dejarlas venir.

-Hablando de Alejandra, cómo se encuentra?

-Bien, se que extraña a las nenas pero sabe que pronto volverá a trabajar y no podrá llevarlas con ella. Ahora se quedó preparando la cena.

-Entonces te muestro rápido para que no se enoje Alejandra si tardas mucho. Compramos con tu madre unos columpios para las nenas y quería saber si estas de acuerdo para llevarlos a tu casa e instalarlos.

-La más feliz va a ser Ale, porque desde que entró en la casa se vio jugando con las bebés en el parque. Es un gran detalle de su parte.

-Es el primero de muchos para nuestras primeras nietas. Su llegada nos ha hecho muy felices a todos y queremos darle lo mejor.

-Papá sabes que no hacen falta cosas materiales, lo más importante es que ustedes siempre les den su cariño.

-Lo se hijo, pero mientras podamos lo haremos. No tengas dudas que ellas siempre tendrán todo nuestro amor.

-Qué rápido pasa el tiempo. Mejor me voy porque ya hace una hora que me fui y Ale me debe estar esperando con la comida. Aunque extraño a mis hijas no quiero despertarlas, dale mis saludos a mamá y mi hermana.

-Ve tranquilo hijo, yo le doy tus saludos. Mañana cuando las vienen a buscar los esperamos para que cenen con nosotros.

-Hasta mañana papá

Jamie

Me despido rápido de mi papá porque seguro Ale debe tener todo listo para la cena. Lo bueno es que estoy cerca y no voy a tardar mucho en llegar.

 

Las bebés están con los abuelos y ellos tienen dos días para poder estar solos. Ale aprovechó este momento para hacer algo especial para Jamie y pedirle algo. Qué será eso que le quiere pedir? 



Alexia

#2473 en Novela romántica

En el texto hay: amor, engaños y obsesión

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar