El amor da una segunda oportunidad

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 52

Alejandra

Hoy por ser el primer día recorrimos las calles de la ciudad. París es una ciudad increíble y muy luminosa. Volvimos al hotel tomados de la mano, pedimos la cena a la habitación porque preferimos estar solos que en un restaurante. Mientras comíamos charlamos mucho, pero en un momento surgieron los celos de Jamie por su hermana Ericka.

-Espero que mi hermana loca se este portando bien y ayude a mis padres a cuidar de nuestras hijas.

-Jamie no seas así que tu hermana es una mujer joven que puede divertirse. Nuestras niñas las están cuidando sus abuelos.

-Ya se que es joven, pero no quiero que ande por ahí con cualquier desconocido.

-Me parece que estas un poco celoso y no es de ahora. Desde que viste a John cerca de tu hermana es que estas así.

-No es así, no estoy celoso solo quiero cuidarla para que ningún mal hombre se le acerque.

-Hay amor, ella sabe cuidarse muy bien y no necesita que vos la protejas. Además creo que John es un buen hombre y te lo ha demostrado. Cuando necesitaste él estuvo para ayudarte y para ser sincera yo tengo que agradecerle que por él te conocí. Me parece que si algún día se da que estén juntos tu hermana va a tener un hombre que la cuide mucho, como vos lo haces conmigo.

-Puede que tengas razón en lo que dices, lo voy a tener que pensar.

-Bueno ya basta de hablar, ahora que terminamos de comer te voy a dar tu sorpresa. Me vas a tener que esperar un momento y cuando te diga quiero que cierres los ojos.

-A la orden mi señora, acá la espero.

Jamie

Me besa para ir corriendo al baño mientras yo me levanto de la mesa y la espero sentado en el borde de la cama. Por suerte no tarda mucho porque antes de abrir la puerta me habla.

-Amor ahora cierra los ojos y no me hagas trampa.

-Ya cerré bien los ojos y no veo nada.

-Muy bien esposo puede abrir los ojos.

Cuando abro los ojos me quedo boquiabierto, es una imagen de sensualidad exquisita con el camisolín que lleva puesto.

-Solo quiero admirar la belleza que tengo delante porque me quedé sin  palabras. Estas tan hermosa y ahora sólo quiero hacerte el amor.

-Qué te parece tu sorpresa?

-Hasta ahora me encanta.

Alejandra

Camino lentamente hacia él que me abre los brazos para recibirme. Separó sus piernas para acercarme un poco más y tomar su cara entre mis manos, lo beso con dulzura en los labios.

-Acá estoy toda para vos amor. Me parece que tienes mucha ropa así que voy a tener que sacarlas.

-Puedes hacer conmigo lo que quieras.

Tomó el borde de su remera y la comienzo a subir, él me ayuda levantando los brazos y se la saco por la cabeza para tirarla sobre una silla que esta cerca. Me arrodilló para sacarle las zapatillas con las medias, desabrocho el botón del pantalón para luego bajar el cierre. Se levanta un poco para que pueda deslizar el bóxer junto con el pantalón para dejarlo junto a la remera. Ante su asombro cubro su pene con mi boca. Cubro los dientes con mis labios, lo hago entrar y salir, rodeó con mi lengua la punta. Siento como su respiración se agita con cada movimiento que realizó. Hasta que al rozarlo con mis dientes eyacula en mi boca y él llega al orgasmo.

-Hay esposa mía si que hoy a sido toda una sorpresa. En este instante me gustaría ver que hay debajo de ese encaje negro.

-Si me permite le puedo mostrar que hay por debajo.

Jamie

Se para tomando el camisolín por el borde inferior y lo comienza a subir muy despacio, se lo saca por la cabeza para dejarlo junto a mi ropa. Hace lo mismo con la trusa, me mira como diciendo esto es lo que hay.

-Lo que veo me fascina y solo quiero venerar cada centímetro de tu bello cuerpo.

Me paro frente a ella, la tomó por la cintura para llevarla a la cama, la recuesto a lo ancho para colocarme a su lado. Me deleito recorriendo su tersa piel, que se eriza con mi toque. Me posicionó sobre ella que me deja el cuello para que yo vaya dejando una estela de besos hasta sus pechos, siguen siendo increíbles a pesar de haber amamantado a dos niñas. Me recreo chupando sus pezones que se endurecen con mi atención. Retomó mi camino por su vientre hasta llegar a su entrepierna, ella sabe lo que voy a hacer porque emite un gemido que sale de sus entrañas. Soplo sobre su clítoris, lo saboreó con mi lengua trazando círculos e introduzco un dedo en su vagina. Su cuerpo se contonea de una forma muy deliciosa. La llevó al orgasmo, cuando me voy a colocar el condón Ale me recuerda que no es necesario.

-Amor no necesitas ponerte condón, no te olvides que me di la inyección anticonceptiva.

-Creo que esto se va sentir mucho mejor.

La sensación de piel con piel cuando la penetró, siento como me envuelve el miembro y me quedo así un momento antes de comenzar a moverme lentamente, quiero disfrutar de estar dentro de ella. Estoy experimentando la mejor de las sensaciones y quiero hacerla durar. Me giro sobre mi espalda sin romper nuestra unión, la dejó a ella que lleve el ritmo, algo que me gusta mucho ver el placer en su cara. Se aferra a mis brazos para poder moverse cada vez más rápido. Me doy cuenta que esta casi por llegar y me incorporó para quedar frente a frente, la sensación de su interior es todavía más increíble. La tomó por la cintura para poder llegar más dentro de ella y así lograr que el orgasmo la colme por completo, cuando llega lo hace tirando la cabeza hacia atrás gimiendo mi nombre. Con una última estocada llegó a mi orgasmo. Apoya su cabeza en mi hombro mientras la abrazo.



Alexia

#5351 en Novela romántica

En el texto hay: amor, engaños y obsesión

Editado: 10.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar