El amor de Isael

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

 — ¿buenos días? —  Miró a Henry y suspiró.

— Buenos días Henry — me dirijo directamente a la cafetera — gracias por el café — me sirvo mi taza de café y lo llevó a mis labios, apoyó mi cadera en la encimera y veo a Henry, él está jugando con la comida — ¿pasa algo? 

— he estado pensando Merlina — enarcó una ceja pero él no se ha fijado — pondré más empeño en mis estudios — contuve el deseo de tirarme al suelo y dar gracias a Dios por que Henry estaba al fin reflexionando acerca de su vida — no mereces renunciar a tu vida por mi culpa y yo he estado pagandote mal, haré que te sientas orgulloso de mi.

 

Caminó hacia él y revuelvo su cabello.

— me alegra escuchar esas palabras Henry, ¿qué harás mientras comienzan las clases? — él levanta el rostro hacia mi, sus ojos color miel me han recordado la mirada de cariño de mamá.

 

— buscaré un trabajo, mis días de ir a  parar a la delegación han terminado — solté el aire y di gracias a Dios en silencio.

 

— voy a alistarme, preguntaré en la cafetería si hay algo en lo que puedas trabajar — me diriji a mi habitación, me sentía feliz por la decisión de Henry.

 

Isael

— lo siento — el chico se inclinó y recogió rápidamente las páginas que habían caído cuando "accidentalmente habíamos chocado " sonreí al notar que él se detuvo a leer el anuncio, su mirada de sorpresa me alegro.

— ¿el mago necesita un ayudante? — asiento y veo una gran sonrisa en su rostro, meto mis manos en los bolsillos de mi pantalón y me siento satisfecho por que el chico ha caído — ¿usted lo conoce? — vuelvo a asentir 

—debe ser interesante trabajar con el mago, aprender de él — me entrega las hojas y suspira.

— ¿no lo intentarás? — no tomó las hojas, la noche anterior me di cuenta que el chico estaba encantado con los actos de magia.

— no creo que yo sea el adecuado para el puesto, acá dice que necesita chicos de 18 años en adelante, apenas tengo 13 años — sonrió de medio lado mientras pienso que el chico es mas alto para su edad, estaba seguro que contaba con 18 años, tome las hojas entre mis manos y me centre en la parte en donde decía 18 años y lo cambie a 13 años, di un empujoncito mental en el chico.

Miró las hojas.

 

— eres el indicado para el mago, tienes trece años como indica el anuncio.

 

El sonríe y asiente.

 

— iré a la dirección — sonrió y lo veo a los ojos.

 

— vamos — caminamos a la par, todo el camino hacia el edificio, lo hicimos en silencio, trataba de entrar más a la mente del chico para ver sus recuerdos pero no podía hacerlo, fruncí el ceño por que a lo largo de los años, no había tenido ese problema, pude hacerle cambiar de opinión en lo que respecta a lo que había leído en la edad pero era lo único que había podido hacer en su mente, había una barrera que no me dejaba entrar más en su mente.

 

La gente iba apresurada a sus respectivos trabajos, el chico no se fijaba en las personas que pasaban a nuestro lado empujando, ni el bullicio de los autos al tocar sus bocinas.

Me miró y sonrió cuando nos detuvimos frente al edificio en el mejor punto de la ciudad, el portero me saludo y abrió la puerta de vidrio, nos dirigimos al ascensor y pulse el botón hacia el piso donde estaba mi departamento.

— ¿como te llamas chico? — he pegado mi espalda en la pared del ascensor.

— Henry Villa...— frunce el ceño — he hecho justamente lo que mi hermana me ha repetido hasta el cansancio que no haga... he hablado con un extraño y he venido a su casa — su cuerpo se pega al ascensor y su respiración se acelera, me doy cuenta que está nervioso y con justa razón. Me doy un manotazo mental en la frente.

 

— Henry, lamento haber sido tan descortés contigo, mi nombre es Isael y soy el " mago " — su cuerpo sigue pegado a la pared del ascensor y su respiración es más acelerada, suspiró y extiendo mi mano con la palma hacia arriba, una llama de color azul se ha proyectado, los ojos de Henry se han abierto más y veo que su cuerpo va relajándose ya que se está despegando de la pared del ascensor, en ese momento las puertas del ascensor se han abierto, el chico mira hacia afuera. Cierro mi mano y la llama de fuego se ha extinguido.

— vamos — escuchó sus pasos seguirme,  al llegar al apartamento saco mi llave y entró, el chico lo hace juntamente conmigo.

 

— ¿ por qué no se activo la alarma contra incendios? Es fuego después de todo — me siento y apoyó mis codos en los brazos del sofá.

 

— dado que serás mi ayudante puedo decirte que no sólo controlo el fuego en mi mano, también lo que está a mi alrededor — él se deja caer en el sillón frente a mi, su mirada recorre el moderno apartamento que está reluciente de tan limpio.



Kgerals

#291 en Fantasía
#49 en Magia
#928 en Novela romántica

En el texto hay: brujos, maldicion de amor

Editado: 14.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar