El amor de Isael

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 5

— Regina te presentó a Henry, mi nuevo ayudante — el chico levantó la mirada y nos observó a ambos, su mirada se centró  en Regina. Luego se puso de pie y extendió su mano hacia ella.

 

— es un placer bella dama — sin evitarlo sonreí, este chico era una cajita de Pandora. Mi hermana estrechó su mano.

— vamos Henry, te llevaré a casa. El día de mañana comenzaremos con las prácticas.

 

Él hace un puchero de decepción.

 

— ¿has almorzado Henry? — Regina me mira con reproche, vaya lo había olvidado por completo.

 

 — lo siento Henry, lo olvidé por completo. Vamos al comedor  —  lo guíe hacia el comedor, él se sentó y yo a la cabecera, Regina frente a nosotros.

Los segundos pasaron y Henry miraba a todas partes esperando que apareciera alguien con los alimentos.

— ¿que deseas comer Henry? — pregunté.

 

— con el hambre que cargo, me comería un caballo —  Regina llevó sus manos a sus labios y me miró horrorizada, pongo los ojos en blanco.

 

— ten cuidado con lo que hablas frente a un mago chico, ¿en serio deseas un caballo? — Henry niega.

 

— me gustaría una hamburguesa o una pizza, no lo sé, no logro distinguir lo que mi estómago desea.

— bien — moví las manos y ante los ojos del chico apareció una pizza y una hamburguesa, según había ido aprendiendo de la sociedad de ahora, les encantaban las papas fritas y las gaseosas.

 

— ¡wow quiero aprender! — tomo un trozo de pizza y la llevo a su boca, cerro los ojos y hacia ruiditos extraños.

 

— demasiado grasa Isael — no preste atención a Regina ya que un susurro llegó a mi oído.

 

— " Azriel la encontró amo" — me pongo de pie.

— debo atender un asunto — miro a Regina — por favor provee lo que necesite Henry en la mesa y sirvete tú hermana.

Salí apresurado del comedor y al llegar al salón, llevaba mi mandíbula apretada.

 

— ¿la has dejado sola? ¡muestrate Black! — el guerrero antiguo aparece delante de mi, con una rodilla en el suelo y su cabeza baja.

 

— él se marcho amo, pero ella ha quedado muy emocionada — aprete los puños con fuerza.

 

— se supone que es inmune, un hechizo de amor no debe tener poder sobre ella.

 

— creo que si lo tiene.

 

— ¿hay sombras además de ti en su apartamento? — Black negó.

 

Me centré y me desvanecí, llegué a su apartamento tal como Black era enviado... Como una sombra.

 

Merlina estaba sentada frente a su espejo, cepillaba su cabello, mientras la televisión transmitía una película de amor. Me acerque a ella y pude oler el delicioso aroma que desprendía de su cabello.

Vestía una camiseta de tirantes junto a unos shorts cortos, su piel suave estaba expuesta.

Pude vislumbrar el lunar que tenia en su hombro izquierdo, hizo su cabello a un costado dejando al descubierto el lunar.

 

Suspiró y me sentí molestó por que sabia que lo hacia por Azriel, nosotros los brujos podíamos hacer los hechizos de cambia forma y estaba muy seguro que se le había presentado como todo un adonis o como escuchaba a las chicas decir en las cafeterías " todo un dios griego".

 

Merlina no mostraba sus pensamientos pero ya dudaba si lo hacia sólo conmigo.

— ¿usted? — la miro sorprendido por que era difícil que me viera en la forma que estoy — ¿ que hace aquí Isael? ¿donde está Henry?

Sonreí y me acerque a ella, puse mis manos en sus hombros, ella dio un respingo.

 

— es difícil que yo esté aquí Merlina, estas soñando conmigo —atrevidamente desciendo mi cabeza y beso su cuello lentamente, aspirando su olor a limpio — si sueñas conmigo, significa que te has sentido atraida por mi.

 

— está loco — se mueve pero estoy dejando rastros de besos en su cuello, su piel esta erizada y la veo a través del espejo, sus ojos están cerrados, estaba usando mi hechizo de seducción, nunca lo había necesitado pero en este caso tuve que recurrir a el ya que me daba cuenta no era del agrado de Merlina.

 

Baje un tirante de su camisa y bese su hombro, en el lunar.

— dejame amarte Merlina — ella negó.

 

— debo permanecer virgen Isael — mis labios se han quedado pegados en su cuello ante su declaración.

 

— ¿por que debes permanecer virgen?— Merlina estaba sumida en el hechizo de seducción, su cuerpo luchaba para ser saciado por la pasión que estaba despertando pero ella lograba dominarse, aunque estaba tan relajada que me daba cuenta que estaba revelando información intima.

 

— no lo sé, mi madre siempre me dijo que a los veinte años cumplidos todo se iba a revelar, pero debía permanecer virgen.



Kgerals

#344 en Fantasía
#58 en Magia
#1025 en Novela romántica

En el texto hay: brujos, maldicion de amor

Editado: 14.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar