El amor de Isael

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 16

Mi mirada se desliza por toda la habitación, toda la casa está en silencio, mientras recorro cada habitación asegurándome que todo está bien.

─ Isael ─ me giro, mientras Merlina avanza hacia mi ─ ¿podemos hablar?

─ ¿pasa algo? ─ ella avanza y al estar cerca de mí se abraza a sí misma.

─ es lo que deseo saber ¿Qué es lo que está pasando?

Suspiro.

─ ven, vamos a sentarnos ─ caminamos hacia la sala, con un chasquido de mis dedos se enciende la luz, ella se sienta, puedo notar que tiene ojeras y se ve más delgada ─ soy un mago real Merlina, no de trucos como tú crees, practico la magia pero no la negra. Tengo mil años de edad y así como yo, existen más. También existe el mal, los brujos que han deseado tener más poder y no les ha importado el medio para obtenerlo, por eso en medio nuestro surgieron guardianes, ellos fueron entrenados para destruir lo que amenaza al mundo entero. Existe una profecía, de que iba a nacer una con poderes innatos, destinada para acabar con la magia, con todo lo que se ha corrompido.

 

─ ¿acabara con todos? ─ asiento ─ ¿hasta contigo? ─ vuelvo a asentir y ella se pone de pie, se acerca hacia mí y niega ─ no, tú eres bueno Isael.

─ soy mago y eso representa un peligro para la guardiana pero no debemos preocuparnos, tú no lo eres. Pero afuera los Baary no lo sabe ni el consejo de magos, piensan que tú eres la guardiana. La mujer destinada a destruirnos.

El rostro de Merlina se llena de lágrimas y se separa de mí, pasa el dorso de su mano por sus mejillas, cierra los ojos y al abrirlos ella me mira con tristeza mientras en sus manos se empieza a formar una bola de fuego azul.

 

─ ¿Qué?─ susurro.

─ no sé por qué hago esto Isael ─ las lágrimas surgen más ─ solo sé que ahora lo puedo hacer, sé que puedo ver visiones. Dime que soy como tú, no alguien que te puede hacer daño.

Ella no deja de llorar mientras en mi corazón se ha alojado el dolor.

─ ¿mataste a Olen? ─ ella continúa llorando y luego niega ─ ¿tienes un reloj antiguo en tus manos?

Vuelve a negar.

─ no le he hecho daño Isael, no lo haría─ desvió la mirada y ella lo interpreto como rechazo por que su llanto se hizo más fuerte ─ no te haría daño a ti, nunca.

Camino hacia ella y la atraigo hacia mis brazos mientras ella llora sobre mi pecho, mi corazón duele puedo tener entre mis brazos a la mujer creada para destruir nuestra raza.

**********************

 

─ Regina ─ ella está en el comedor concediendo todos los caprichos de Henry para almorzar ─ iré al bosque con Black, por favor no salgan.

─ ¿Por qué al bosque? ─ deja de producir tanta comida y se centra en mi ─ ¿paso algo? ─ Niego.

─ solo iré a revisar que todo está bien, no salgan, la niebla esta creada para perderlos y no encontrar el camino a casa ─ ella asiente y Henry me continuaba ignorando como lo venía haciendo desde hace unos días.

Camino con Black y muevo mis manos para abrir un camino en medio de la niebla hacia el bosque, era tan espesa, la había colocado para impedir que los Baary, el consejo y quien fuera no pudiera entrar a la casa a hacerle daño a Merlina, avanzamos en silencio, al entrar al bosque moví mis manos y esta se cerró.

─ Amo ─ Black se detiene ─ ¿la entregara?

Bajo la cabeza

─ sabes que puede estar arrancándome el corazón y bañándolo del fuego azul y aun así no le haría daño.

─ ¿entonces qué hacemos aquí?

─ solo necesitaba hablar ─ sonrió y miro a mi alrededor ─ un día, Anne me lo dijo que me volvería débil ─ Black sonrío con tristeza.

─ la señorita no es mala, ella tiene un gran corazón, está sufriendo por Olen, todos los días pregunta si hay una manera de traerlo de vuelta.

─ puede que no lo sea pero hay una teoría acerca de que cuando la guardiana se haga dueña de sus poderes, olvidara quien es para convertirse en la exterminadora de magos, brujos.

 

 

 



Kgerals

#294 en Fantasía
#49 en Magia
#914 en Novela romántica

En el texto hay: brujos, maldicion de amor

Editado: 14.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar