El Asesinato de Andrew Klein

Tamaño de fuente: - +

-FRANK ELLIS-

El único agrio recuerdo, que tal vez me gustaría olvidar, pero esto también es el inicio de una amistad.

-¿Así que?, April Klein ,¿en serio?, ¿mi hermana?,como puedes jugar con ella, te dije a ti y a todos que con ella no se juega, si queréis los rollos, ¿no pudiste elegir a otra?, después de todo ganaste tu apuesta imbécil, de montón de chicas la elegiste a ella, ¡te voy a partir la cara idiota!- y ahí se armo la pelea de hace un año que tuve con nuestro ex capitán Andrew Klein.

En ese tiempo las cosas iban en serio con su despampanante hermana April, pero esa noche en la fiesta bebí demasiado, que quería avanzar con ella a un siguiente nivel, todo se intensifico y perdía el control por la lujuria de tener a April Klein, porque ella era una diosa y no se nos permitía tocarla, se que no debí tomar demasiado si no las cosas no hubieran empeorado.


¡Hey!, no se adelanten y saquen conclusiones que no sucedieron, tampoco piensen en ideas equivocadas, esta claro que no la viole, para dejar en claro, ella no quiso y me empujo haciendo que cayera al suelo, es por eso que esa reacción por parte suya hizo que me ponga furioso, no puedo negar que estaba muy borracho, pero tampoco la iba a lastimar.
Estaba preocupada por mi, y lo mejor que podía hacer era botarla de la habitación, y como el imbécil que soy la asuste y la bote a gritos.

Un poco más calmado y tranquilo salí para  hablar con ella por lo sucedido, pero no se encontraba por ningún lugar  de la fiesta, seguí buscándola, hasta que fui  retenido por los lobos y decidieron por mi a que debía continuar la fiesta con ellos, estaba claro que en sus planes incluían a las chicas, bebiendo alcohol sin frenesí.
Más mi objetivo era no hacerlo y esquivar las proposiciones que me daban, ya que fue  algo que había dejado de hacer hace semanas y hoy me di cuenta que ya había perdido los límites.
Fue tanto el alcohol que ingerí que ya en esos instantes había perdido la cuenta , me sentía mas lento y tonto, había una estupenda diversión absoluta, comenzaron a jugar con lo tradicional que realizábamos en cualquier reunión si deseábamos ligues rápidos, y esto era "encerrados 1 minuto en el paraíso", consistía en que girabas una botella y si te apuntaba a ti con la pareja que te tocaba ya sea hombre o mujer, tenias que entrar en el armario o el baño, y lo que ponía mas emocionante al juego era que tenías que llevar contigo dos vasos de alcohol y la diversión iniciaba ahí dentro, lo sabia porque lo he jugado muchas veces, y ese no eran los únicos juegos creados por los muchachos, ya que aquel juego como decía el capitán nos da una lección de: "que si quieres algo en la vida, tienes que ser rápido"

Después de todo yo no podía jugar.
Por el simple hecho de que tal vez me encontraba en una ¿relación? con April, y si en serio quería que pase algo entre los dos no podía cometer alguna estupidez, pero venga ya, estaba muy pasado de copas, y simplemente no podía decir que no, la otra parte de mi decía que ella me dejo y me trato de una manera no muy cortes como si fuera a hacerle daño, después de todo la presión de los chicos no me dejaba pensar con claridad, que sin pensarlo acepte automáticamente, me dije a mismo que seria mi ultima noche y ella no lo sabría, eso fue lo que pensé en ese momento.

En esos instantes al parecer la botella y el juego no querían que jugase y eso fue un alivio en esos momentos, pero mágicamente cuando llega una despampanante morena a jugar, la maldita botella se detiene entre los dos, todos empezaron a soltar silbidos,y nos animaron para entrar al armario, dentro pensé que no iba a pasar nada, más fue ella la que empezó un juego de coqueteo, que nos llevo a besos y caricias, no podía detenerme, y por un momento pensé que era April, estábamos a punto de hacerlo, cuando la puerta es abierta con brusquedad, y una rubia con los ojos llorosos y la mirada de odio nos miraba fijamente, salió del lugar hecha una furia, y es ahí donde me di cuenta que lo había jodido todo, y reaccione tarde porque había cagado cualquier posibilidad de tener una  relación  con ella.
Me puse mi camisa y no voltee a mirar a la morena, en esos momentos ella no era importante, por el simple hecho de que April lo era, salí del armario  y todos me echaron miradas de un "estas muerto", mientras que otros con la mirada me advertían, ¿en serio April Klein?, salí rápido del lugar sin importarme las miradas de los demás, corrí a la salida y ahí estaba furiosa avanzando hacia su auto limpiándose con sus manos el rostro, sabía que había sido el causante de sus lágrimas y eso me hizo que me sienta aún  más culpable.
Abrió su puerta y yo la cerré inmediatamente, tenia que explicarle lo que ocurrió adentro, pero su pregunta me agarro desprevenido, pensando en si es bueno decir la verdad o mentir.

-¿Fui tu apuesta Frank?,¿soy un trofeo mas?, ¡acaso me estabas enamorando para obtener lo que querías y dejarme!, para ponerme en esa estúpida lista, ¿crees que no lo sabía?, ¡dime cuanto valgo!, ¿dinero, popularidad o tal vez una oportunidad para que mi hermano te elija como sub capitán?, ¡dilo vamos!, no eres con el primer idiota que me topo, ¡ríete vamos, te acompaño, ya esta ganaste tu apuesta, que pena que no pudiste llegar lejos!, mira querías ver esto, si estoy llorando por Frank, el idiota que me ha destrozado, tranquilo que mañana me olvido de ti y quien eres- me gritaba y me miraba con enojo, con las lagrimas brotando por su mejilla, se muy bien que hay varios que quieren acercarse a ella y tiene razón, algunos lo quieren hacer con buena intención, pero otros no. Andrew ya nos advirtió  de no acercarnos a ella, porque si no se las verían con el y se iba encargar de hacerte la vida mierda en cada entrenamiento, lo admito mi intención si era acercarme a ella para que me hiciera llegar a Andrew, en mi estaba que duraríamos unos cuantos meses y después la dejaría ya teniendo una posición en la popularidad  y el equipo, ¡lo que sí se!, es que no es bueno beber alcohol cuando ocultas una verdad, porque te hace decir demasiadas estupideces.



HopeStar

#615 en Thriller
#346 en Misterio
#246 en Suspenso

En el texto hay: mentiras, verdades, amistad

Editado: 05.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar