El asesino de la bañera

Font size: - +

Tres: Recuerdos

"Los recuerdos son como las alas de una mariposa si las tocas demasiado ya no podrá agitar sus alas."

~Narra Elizabeth~

Elizabeth volvía del cementerio como cada día luego de la muerte de su madre, decidió ir al puente como lo hacia cada vez que necesitaba pensar con claridad, ya era cerca de las 20:30 de la noche, la vista era era hermosa, estar ahí la despejaba la hacia sentir en paz, en eso logra ver a un joven a lo lejos, se posiciona a su lado y admira el paisaje luego el joven habla.

-Este lugar es perfecto para pensar con claridad ¿no?.

Suelto un suspiro con pesadez. -Si es perfecto me ayuda a relajarme y olvidar los problemas.-

-También a mi y me ayuda a inspirarme para escribir.-

-Escribes?. 

-Algo, me gusta hacerlo y creo que se me da bien. Responde él desconocido.

-Eso es algo interesante.

-Y ¿Que te trae por aquí?. Pregunta el desconocido.

-Sólo estaba de paso, necesitaba despejar mi mente.

-Elegiste el mejor lugar.

Elizabeth recibió un mensaje de liliana preguntándole donde estaba, en eso mira la hora y nota que ya se hacía tarde.

-Ya debo irme se despide del desconocido.

-Espero volver a verte. Responde el joven. Pero ella no alcanzó a escucharlo.

~Unas semanas después~

El despertador se podía oír fuertemente por todo la habitación, Elizabeth al escuchar con pereza levantó la mano en busca del molesto sonido, tomó el despertador en sus manos y lo lanzó con fuerza contra el piso logrando romperlo, pero el molesto sonido no cesaba, entonces con pereza se levantó de la cama y al observar la hora en su celular exclamó.

-Mierda se me hace tarde gruño con furia.- se dirigió al baño a darse una ducha rápida para luego dirigirse en busca de sus cosas para ir a la universidad.
En el camino compro un expreso para tomar en el camino. Se hacía tarde y tenia un importante examen.
Elizabeth iba corriendo hacia su clase cuando derrepente choca contra algo derramando su bebida contra el objeto maldice en voz baja, levanta la mirada encontrándose con el joven que conoció en el puente unas semanas atrás. 

-Lo siento tanto. Exclamó Elizabeth apenada.

El joven le dedica una sonrisa dulce y responde -No importa, pero podrías enseñarme donde queda la enfermería y de paso la dirección si puedes.

Elizabeth algo aturdida exclamó - Porsupuesto sígueme. 

Se dirigían con calma hacia la enfermería en lo que el desconocido habla.

-Nos volvemos a encontrar dice dulcemente.

-Así es. Respondo de una forma amable.

Llegamos la enfermería y no encontramos a la encargada entonces tomó un paño para ayudarlo a limpiar su chaqueta en lo que platicamos, me cuenta que fue transferido y que estudia literatura inglesa y que le encanta escribir, es un joven muy agradable.
Luego de que su chaqueta queda limpia lo guío a la dirección cuando llegamos me da las gracias, parecía querer decir algo más pero no lo deje por que solté una maldición al recordar que no fui a mi clase y no tome la prueba, deje al joven con la palabra en la boca y salí corriendo hasta mi respectiva clase.

Al acabar la clase espero un momento y aprovecho para enviarle un mensaje a liliana que no asistio a clases por que ayer por la noche fue a ver a sus padres.
-La prueba es muy sencilla, pero me han restado puntos por llegar tarde a clases.
Luego de enviar el texto fui hacia el patio y ahí esta el desconocido, ahora que me doy cuenta aún no me ha dicho su nombre, me acerco a el y me disculpo por no haberme despedido y salir corriendo.

-Hola, perdón por lo de hace rato tenía una prueba y ya iba muy tarde.

-Descuida.- dice riendo, si no era por ti me hubiera costado mucho encontrar la dirección. - Ya nos hemos encontrado dos veces, me derramas café y aun no se tu nombre.- dice divertido.

-Ni yo el tuyo. Digo con el mismo tono.

-Mi nombre es Esteban Gallagher un placer, ¿el tuyo es? 

-Elizabeth Carvajal, el gusto es mio. Me dedica una sonrisa y me pregunta que especialidad estoy cursando.

-¿Y que carrera sigues?.

-Estoy en el área de psicología.

-Interesante.

-Si, la mente humana es algo realmente fascinante. En eso me recibo una llamada de Liliana.

-Debo contestar, espero volver a verte pronto le digo mientras me despido.

-Adiós también espero verte pronto.



Ocampos92

Edited: 10.12.2018

Add to Library


Complain