El asesino de las rubias ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo V. Natalia Gólubev. Parte I

Brighton Beach, Condado de Brooklin, Nueva York.

Viernes 17 hs, The Panter's Club

¿Qué pasa cuando proyectas los sueños que jamás alcanzaste en la humanidad de tu pequeño hijo? Muchos dirán que es una carga, el peso insostenible de las frustraciones propias asfixiando la inocencia y conspirando, además, contra la propia creatividad del pequeño deportista. No es la primera vez, ni será la última, que un padre corre los límites mismos del abismo, dispuesto a empujar a cualquiera que se interponga en los objetivos y la vida que planeó para sí, aunque la viva a través de otro que no tiene la más mínima intención de complacerlo.

«Hoy es un día de fiesta para todos los asiduos asistentes de nuestro hermoso club; sin embargo, es en extremo imperioso, igual que lamentable, que el consejo de socios resuelva esta misma tarde si el Sr Michael Ivanov debe o no continuar formando parte de esta hermosa familia que entre todos supimos construir. Son de público conocimiento los recurrentes improperios, amenazas, insultos y demás vejaciones a los que se han visto sometidos todos los padres cuyos hijos comparten actividad con el pequeño Nikolay. Ante esta situación, y al ver que las actitudes de Michael no decrecen sino por el contrario; hemos llegado a un punto límite dónde debemos decidir si expulsarlo de la Institución o permitirle seguir perteneciendo a The Panters»

—¡Debe irse inmediatamente! —exclamó un viejo de barba canosa, parándose abruptamente de la grada.

—¡Sí, que se vaya!

—¡Vete a tu casa y no regreses!

—No podemos perder de vista una cuestión fundamental —intervino Natalia luego de pedir la palabra, en medio de un insoportable bullicio —, este es un club familiar; donde nuestros hijos vienen a divertirse; recrearse, sociabilizar, hacer amigos; no es la NBA. Usted Señor Ivanov debiera alegrarse viendo competir sanamente a Nikolay.

—Mi hijo los está llevando a ganar el campeonato estatal y ustedes no hacen más que poner piedras en su camino —les recriminó.

—¡Tienen 13 años Maldito brabucón!

—Bueno ahí lo tienen —dijo Michael sonriendo—, yo también recibo todo tipo de agravios por parte de los buenos e inocentes papis —remarcó ilustrando con comillas su calificación.

—Propongo que pospongamos la votación para el día lunes —dijo Gerard, padre y víctima predilecta del acusado—, hoy es un día de fiesta; todavía debemos terminar con los preparativos; dejemos lo que no vale la pena para la semana que viene.

—Hasta tanto se defina su situación, Sr Ivanov, le rogamos encarecidamente que no asista a la celebración de esta noche —sentenció la mujer del dueño del club en un intento desesperado por mantener la paz y el espíritu festivo en un ambiente caldeado.

—¡Solo intenten detenerme! —farfulló antes de retirarse, enojado con medio mundo, convencido de la existencia de un complot en su contra que alteraba no solo el desempeño de su hijo como figura destacada del equipo juvenil; sino y sobre todo; sus aspiraciones como padre y manager de una futura estrella del baloncesto.

Brighton Beach, Condado de Brooklin, Nueva York.

Viernes 23hs, The Panter's Club, fiesta aniversario de inauguración.

«Gracias a todos por venir esta noche. Hoy nuestro bien amado club celebra ni más ni menos que sus primeros cien años de vida y es un placer para mí, estar parado en esta misma tarima en la que mi bisabuelo sentó las bases de lo que comenzó como un sueño y se ha convertido, con el apoyo de todos ustedes, en una hermosa y extraordinaria realidad.

Como sabrán todas las disciplinas deportivas que se practican en este lugar, han tenido un crecimiento exponencial en la última década llevándonos, luego de un incansable trabajo de los entrenadores, a jugar por fin instancias decisivas en el torneo estatal. Sin ir más lejos, el básquet, en la categoría sub 15 disputará, en los días venideros, la semi final por primera vez en la historia. También quisiera destacar el trabajo realizado en hockey sobre hielo y sobre patines, en tenis, natación, gimnasia artística, gimnasia rítmica, handball, vóley; todos ellos con un desempeño sublime que han colocado al club en lo más alto de Brooklin despertando la envidia de todo el Condado.

Amén de los jóvenes, verdaderos artíficies de todos los logros alcanzados y los que seguramente están por venir, quisiera agradecer muy especialmente a todos los padres, abuelos, tíos, que han tomado un compromiso con el club no solo trayendo a sus familiares a practicar deporte sino, también, conformando pequeños comités que facilitan la tarea de la comisión directiva a la hora de tomar decisiones con miras a mejorar en el futuro; por todo eso que enumeré les agradezco a todos de corazón y los invito a seguir disfrutando esta fiesta que recién comienza, es la fiesta de todos ustedes, ¡arriba Panteras!»

—Aquí estamos ya ¿Qué eso tan importante que necesitabas decirme? —preguntó Natalia parada en medio de la desértica cancha de básquet.



Sebastian L

#47 en Detective
#28 en Novela negra
#12 en Novela policíaca

En el texto hay: misterio, crimenes, suspenso

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar