El Beso de Judas

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

"Deja de tener miedo de lo que podría ir mal y piensa en lo que podría funcionar".  

🎲🎲🎲

Hana.

La noche llego, estoy un poco nerviosa, falta poco para ir a un lugar desconocido, todo sea por encontrar a Max.

Ami se encuentra en la puerta esperándome, ella utiliza un vestido negro por arriba de las rodillas ajustado a su figura. Me despido de pelusa asegurando con llave la puerta.

— ¿A dónde iremos? — pregunto ajusta el cinturón de seguridad.

— Al club "La tinieblas" — responde encendiendo el auto.

— Vaya nombre — musito —. ¿Queda lejos?

— Está ubicado en Rosewood— responde.

Todos los huesos de mi cuerpo se tensan al escuchar el nombre, no sé si este haciendo lo correcto, pero he escuchado rumores que en ese lugar ocurre más de los días asesinatos y violaciones. El tiempo transcurre cuando nos alejamos cada vez de la ciudad y el letrero con el nombre plasmado en letras gigantes nos da la bienvenida cuando cruzamos al otro lado.

Rosewood se ha convertido con el tiempo en el lugar más peligroso de la ciudad de Londres, por la gran mayoría de peleas ilegales, delincuencia que abundan día a día, destacando que el principal comercio de ese lugar es la droga, antes solía ser un lugar pacífico, pero desde que la mafia rusa se mudó en este lugar, todo cambio.

Las calles están solitarias, excepto por un grupo de chicos reunidos en una esquina, se nota que son pandilleros, nos observan fijamente cuando el auto gira a una esquina de ellos.

— Relájate — habla Ami —. Mientras no llamemos la atención estaremos bien.

— Parece que tienes experiencia en esto.

— Es una larga historia — declara.

Lo primero que admiro al bajar del auto es al dichoso club "Las tinieblas" con letras en grandes muy llamativas, debo admitir que tenía un concepto diferente a este lugar con las paredes llenas de grafitis, destruidas y contaminadas de moho, al contrario, se encuentra en un muy buen estado, el color crema con marrón se destacan muy impecable en medio de poca luz de los postes iluminados.

— ¿Sorprendida? — sonríe —. Andando, tenemos prisa.

Le muestra una especie de credencial a los dos guardias de negro con aspecto intimidantes. Al momento que nos adentramos en el club, un chico nos coloca a cada una pulseras de neón, el sonido de la música penetra mis oídos. El lugar está repleto de gente que es imposible que un alfiler cabe en este sitio.

Ami me empuja guiándome en medio de la pista, mientras ella se mueve al ritmo de la canción, nos detenemos en el bar, le pide al barman dos whiskys.

— No gracias, no bebo — rechazo el vaso.

Ella levanta sus hombros y se toma los dos tragos.

— Espérame aquí, ya regreso.

Se escabulle entre las personas de la pista dejándome cerca del bar, detallo todo lo relacionado al lugar, a pesar de ser un club que se encuentre en uno de los barrios peligrosos está muy bien estructurado, la pista de baile es grande, posee asientos estilo sofás de color rojos y negros que a simple vista se ven cómodos dando un toque de elegancia al lugar.

En la planta alta no se puede apreciar mucho porque está cubierto con mantas de color azul, destacando que dos guardias más se encuentran parados al inicio de las escaleras. No es para menos si las letras "V.I.P" resaltan.

— Hermoso ¿No crees? — menciona una chica a mi lado.

— Si es increíble — murmuro.

— ¿Jamás te había visto por aquí? — me inspecciona —. ¿Cuál es tu profesión?

— ¿Profesión? No tengo ninguna...

— Han, debemos irnos — Ami aparece totalmente seria.

La chica a mi lado sonríe con cinismo mirando de arriba hacia abajo a mi amiga.

— Rabbit, cuanto tiempo — menciona.

¿Rabbit?

Ami la ignora y me toma del brazo alejándome de aquella chica, ella levanta su vaso en modo de despedida, dejándome totalmente confundida.

Estoy por preguntar el motivo de llegar a los exteriores del local, sin embargo, me trago mis palabras cuando visualizo la figura de un chico recostado en la pared con una botella de Jack daniels en su mano.

— Ya estamos aquí — ante las palabras de Ami, el chico nos voltea a ver.

— ¿Qué necesitan?

— Hana él es Edgar, Edgar ella es Hana — ignora las palabras de su conocido.

— Bien — dice.

¿Edgar? Por supuesto.

— Tú conoces a mi hermano — espeto tomándolo por sorpresa —. Maximiliano Hall.

El chico toma una perspectiva tensa y nerviosa cuando me acerco a él tomando de su chaqueta de cuero.

— ¿Sabes dónde está mi hermano? — musito —. ¡Dímelo!

— No sé nada — dice soltándose de mi agarre.

Niego varias veces sin darme por vencida, el sabe algo y sea como sea averiguare donde se encuentra Max. Se que esta mintiendo, aquella noche los dos se veían nerviosos a los exteriores de mi casa, una noche antes de que Max desapareciera.



Genesis Mera

#3422 en Joven Adulto
#9804 en Novela romántica

En el texto hay: misterio, traicion, amor

Editado: 31.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar