El Cantar De Las Almejas

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7: La Guarida de Las Almejas

Regresé a casa con mi vista en el piso. Estaba muy confundida y conmovida al mismo tiempo. Miré hacia Doña Mary, me llevaba tomada de la mano con un rostro lleno de preocupación. Era la primera vez en mucho tiempo que me hubiera gustado poder hablar ¿le sucederá algo a Harry? ¿a Clam? ¿su familia está a salvo? Volvi a mirar mis zapatos sin poder emitir sonido alguno

-¡Maddie! - Mamá llamó mi atención desde la puerta -¿cómo les fue? - le preguntó a doña Mary, examinando que todo en mi esté bien - ¿nada para contar? - Miré a Doña Mary. 

- De hecho... - Apreté su mano y dejó de hablar ¡Claro! Digamosle a mamá que un niño en silla de ruedas me dio un paseo a la muerte, de seguro le encantará - la pasó mejor de lo que creí

- ¿Es cierto Mads? - solté a Doña Mary para tomar el cuaderno, mamá observaba curiosa como le mostraba un "SI" con aquel dibujo ocurrido - Maddie, en en serio ¿de dónde sacaste ese cuaderno?

Dibujé una ligera sonrisa y entré a la casa. Mamá quedó petrificada en la puerta.

Me tiré a la cama y volví a observar el cuaderno; cada dibujo había sido hecho por alguno de los niños de esa casa. Tenían firmas al final de cada hoja que no había notado antes. La firma que más se repetía era una en especial...

-Fue idea de Clam - El chico mayor habló de repente. - dijo que querían ayudar a una nueva amiga 

- Tom, ella debe ser su novia - le susurró una niña de cachitos, otrra chica de mi estatura se juntó con ellos y la codeó algo molesta - ¡No me golpees Linda!

- Chicos, no molesten a Maddie - Harry habló de repente, había estado callado mientras doña Mary curaba su herida en la frente

- Mira quien lo dice - repuso doña Mary haciéndole doler la herida, Harry soltó un quejido - ¡¿Qué hubiera pasado si la lastimada era Maddie?! Su madre se volvería loca

- Ya te dije que lo siento, el barbudo de la nada... - Harry dejó de hablar de repente, alejó la vista de sus otros hermanos curiosos

- ¿El barbudo... regresó? - preguntó uno de ellos, la niña de cachitos se escondió detrás de la chica Linda junto con la otra niña de su edad

- Niños, relájense, el barbudo no puede volver a acercarse a esta casa.¡Sólo quería asustarte Harry!

- Cuando se vayan del pueblo, me relajaré.

- No teman Milly y Molly - Tom trató de calmar a las más pequeñas que estaba a punto de llorar - incluso si viene acá ¡Clam le dará una paliza! - les mostró su puño con mucha confianza

- Es verdad - afirmó Linda y los demás niños asintieron

- Tampoco volverá a hacerte nada a ti Harry - el gordito lo aseguró con seriedad. Harry le brindó una sonrisa y asintió. Yo... estaba muy confundida.

- Clam es el mejor - Molly se me acercó -Si eres su novia debes cuidarlo también

- ¡Ella no es su novia! - chilló Linda - ¿les puedes decir que no lo eres? Me están fastidiando

- No te puede "decir" ella no habla - el gordito me defendió

- Al menos podría mover la cabeza

-Clam dijo que ella parece un robot, por eso le hicimos el cuaderno. Qué boba eres - repuso Milly

Tomé el cuaderno y les mostré el "NO" que tenía a un niño con los brazos en X. También dibujado en palitos

- ¿Lo ven? No es su novia. - 

- O no quiere responderte - Linda fingió lanzarle un golpe a Molly

- Pero ¿en serio no puedes negar con la cabeza? - Milly se dirigió a mi -Clam nos dijo, que si quieres que los adultos sepan que odias algo debes negar muy fuerte - empezó a sacudir la cabeza con exageración, su hermana gemela la imitó

- Y si preguntan si tienes hambre, debes asentir muy fuerte - Molly fue la que habló esta vez - por eso ya no mentimos solo porque no hay comida

- Hay mucha comida gracias a que hablamos bien

Linda acarició la cabeza de las dos gemelas y bajó la vista al verme. Los niños se quedaron sorprendidos cuando con sinceridad, esbocé una sonrisa.

- Wow Clam no mintió. Si puedes sonreír- comentó Harry mientras doña Mary se ponía de pie

Mostré el "Gracias" a los niños. Esperaba volverlos a ver pronto.

 

Quedé mirando las gomas brillantes pegadas en el techo de mi habitación. Había una pequeña en forma de almeja... Aquella vez, Clam no se estaba burlando de mí, está enseñado a tratar así a sus hermanos y le recordé a ellos. Clam y Harry no son ladrones, son dos niños sin recursos que quieren lo mejor para su familia. Sé que probablemente no son hermanos de sangre, pero de alguna forma todos se complementan como tales. 

Y ese niño asqueroso, no es Clam. Es solo su doble, ahora lo sabía. 

Me llevé una sorpresa al encontrarme con el susodicho en el desayuno. Entró algo agitado y al verme se puso erguido. Brindó una mirada pedante y se sentó frente a mi en la mesa.

-Maddie, traes ahora ese cuadernillo y la pizarra junta -¿No es molesto? - al negar fuerte con la cabeza; mamá dejó caer la bandeja con el pan, el chico frente a mi también parecía haber tenido una reacción

- ¡Dios mío! también lo vi - comentó doña Ally, ayudando a mamá a recoger los panes.

Mamá corrió a sentarse junto a mi y me acarició la cabeza

- Maddie ¿segura que estás bien? - asenti fervientemente y le sonreí. Mamá me dio un abrazo y doña Ally no pudo evitar unirse. Pude detectar a Doña Mary en la cocina brindandome una sonrisa. El chico frente de mi dejó de sonreír al ser atrapado por mi ¿se está burlando?

- Disculpa la demora Ally, pero tenía unos pendientes

- ¡No te preocupes Greta! Siéntate ahí - la señora que había llegado se encaminó hacia el clon de Clam. Se sentó junto a él y se sacó los guantes de seda que cargaba, también guardó sus gafas en su cartera. Dio un suspiro al ver a Doña Mary conversar con mamá

-Ally por Dios, te he dicho que eduques a la servidumbre. Luego llegan a creer que son igual que nosotros. Dios no quiera que te pida sentarse en la mesa.

-¿Disculpa? - mamá volteó desde la cocina -¿educar a quien?



Ronnie JC

Editado: 16.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar