El Caporal. Saga Ranchos Nº 3

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

__¡Marcos!__ el grito de Julián se hizo escuchar por el gran campo. El mugido de las vacas impedía que lo escucharan. Levanto su mano y le hizo señas al hombre que estaba con unos caballos que estaban amansando __Ven un momento.

El hombre curtido por el sol se acercó con paso rápido.

__Diga usted patrón__ al momento de acercarse al hombre más joven se quitó el sombrero y limpio el sudor que cubría su frente con la manga de la camisa.

Julián miro a su viejo capataz. Era un hombre valeroso y muy trabajador. Tenía varios años viudo. Se aproximaba a los sesenta años, nunca le faltaba fuerza ni gallardía. Él lo admiraba mucho.

__ Viene una comisión del gobierno a solucionar el problema que tenemos con los terrenos baldíos__ dijo muy preocupado__ ven a mi oficina, necesito decirte algo .

Los dos hombres entraron a la casa que era de una sola planta. Estaba rodeaba por maderos rústicos y los acabados del interior también eran en ese material. El padre de Julián era un amante de la naturaleza y por eso acondicionó la casona, como era llamado por los empleados y los vecinos del lugar. Aun los muebles y muchos de los accesorios eran tallados en rústicos rollos de madera, la casona era simplemente, era hermosa.

__ Entra y cierra, por favor__ dijo Julián al ingresar a la oficina__ yo quiero hacerte una propuesta __ suspiro. Sabia de ante mano que el hombre no iba acertar de buena ganas ese turbio negocio.

El hombre lo miro y entre cerro los ojos sospechando.

__ ¿En que lio me va a meter esta vez?__ dijo el capataz muy serio. El hombre se mantuvo de pie frente al escritorio de su patrón no se quiso sentar a pesar de que Julián le hizo una seña para que lo hiciera.

__¡Tranquilo amigo!__ sonrió con malicia __ simplemente quiero que te hagas pasar por mí.

__¿Qué?__ dijo el hombre que aun sostenía su sombrero en la mano y lo giraba rápidamente, para controlar el nerviosismo. El adoraba a ese joven pero cada vez que tenía alguna descabellada idea él y sus muchachos se veía en problemas __ Que yo sea usted. No me dirá que tiene alguna hembrita preñada.

__ ¡Dios no! __ dijo riendo por la forma de hablar del hombre ___ y como alguna hembrita te oiga hablar así...

__ No me cambie de taburete __ dijo con brusquedad el viejo __¿Qué pretendes con que cambiemos de lugar? No quiero.

__ Oye pero si ni siquiera sabes el motivo__ dijo Julián a la defensiva.

Julián se removió en el mueble de madera caoba muy reluciente.

__ Mira. Me quiero hacer pasar por capataz__ dijo. Él apoyo los codos en la mesa y se recargo en el escritorio. La camisa de cuadros en blanco azul y rojos te tensiono por la dureza de su espalda.

__ Porque quieres ser peón, cuando eres el patrón __ argumentó el hombre.

__ Quiero saber que piensan los delegados del gobierno. Muchos de los lugareños quieren despojarme de mis tierras __ dijo molesto Julián.

__ ¡Eso no lo pueden hacer! __ bramo el capataz__ esas tierras usted se las compro a don Óscar Martelo, además los alrededores del rancho El Manantial, también pertenecen a los Martelos y ellos podrán testificar que son suyas, compradas y no invadidas__ dijo el hombre molesto de que se dudara de la honorabilidad y honradez de su joven patrón.

Los terrenos baldíos hacían sido invadíos por inescrupulosos ladrones. Se apoderaban de los terrenos, para luego venderlos a los necesitados a valores muy elevados o los daban en arrendamientos solo con la excusa de robarles a los pobres campesinos del sector. La delincuencia se estaba acrecentando en el sector de San Onofre y era algo muy preocupante para los lugareños y sobre todos para los dueños de terrenos que aún se mantenían vírgenes o que no habían cultivado.

__Si, en eso tiene razón, pero yo estoy preocupado por las tierras que rescate de las apuesta de juego de mi padre... Alonso Espejo no quiere dar su brazo a torcer, él está injuriándome con que yo le robe las tierras.

__ Eso también lo puedes refutar__ el viejo golpeo el sombrero en su pierna __ Patrón usted era muy joven, y su papá cometió muchos errores y tal vez no lo recuerde, pero él hizo un contrato. Él se quedaría con las tierras siempre y cuando usted no lograra sacar el rancho a flote, le dio diez años. Y usted lo logro.

__ ¡Pero no tengo papeles de eso! __ exclamó molesto __ no quiero utilizar el maldito documento donde implica involucrar a mi hermana en el asunto.

Marcos Agudelo, bajo la mirada triste.

__En eso no podemos hacer nada__ dijo triste __la joven debe casarse con el hijo de ese tahúr.

__ ¡No! No quiero que ella se vea involucrada con ninguno del rancho Los espejos.

__ Eso ella mismo lo decidirá __ dijo el viejo capataz __ Sí, pero lastimosamente el papel en san Onofre es el que manda __ dijo cansado el hombre.

__ Bueno sabes lo que quiero, así que comunica a todos que a partir de hoy yo soy el mayoral del rancho El Caporal.

__ Si su padre estuviera vivo....

__ Pero, no lo está y yo no voy a dejar que me quiten mis tierras. Me voy a pegar como una lapa a los del comité del gobierno. Les haré la vida imposible para que nunca más quieran regresar por estas tierras. Mis tierras.



Miky

Editado: 29.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar