El Caporal. Saga Ranchos Nº 3

Tamaño de fuente: - +

capítulo 4

Sonia miraba la cara de Marcos Agudelo asustaba; hasta al más pacífico trabajador lo hubiera hecho correr. Solo la mujer joven que ayudaba en la casa era valiente como para acercarse a la bestia sin amansar que estaba refunfuñando en el pórtico de la casona.

Estaba recién bañado y vestía adecuadamente como para representar su papel de dueño de El Caporal.

__¿Qué pasa Marcos?__ pregunto Sonia al ver el rostro endurecido del hombre.

__¡Que el muy maldito me volvió a embaucar!__ rumió con furia.

__¿El joven? __ dijo ella con una sonrisa.

__Ese cretino quiere que yo sea el patrón__ dijo y miro a la mujer que se le acerco con una taza de café caliente. Dio una aspirada al cigarrillo, luego lo arrojo y lo piso con la punta de la bota vaquera __ y como siempre no pude decirle que no__ recibió la taza y con un gesto le agradeció.

__ ¿Tú lo quieres mucho, verdad?__ la mujer lo miraba con arrobo, estaba enamorada del hombre pero él aún se mantenía enamorado de su esposa fallecida.

__ Sonia yo conozco a ese jovenzuelo desde que era un crio__ suspiro melancólico. El destino no le había dado hijos __ él era un pillo__ sonrió al recordar el sinnúmero de travesuras que hacía de niño y en los muchos problemas que él se metía por defenderlo.

__Pero, porque quiere ahora que lo remplaces__ dijo ella curiosa.

__No que lo remplace, que lo suplante__ alzo su voz muy molesto.

__¡Ah, perdón!__ ella se sonrojo por el exabrupto.

__Lo siento__ él la miro apenado. Ella no tenía la culpa del embrollo en que estaba metido __ lo que pasa es que él esta muy preocupado por la comisión que va enviar del gobierno sobre los terrenos baldíos. Alonso Espejo está tratando de quitarle parte del rancho El Caporal al joven__ dejo caer los hombros con tristeza.

__ De que se preocupa. Ese rancho no lo heredo él de su padre __ dijo la mujer algo confundida.

__ No. El joven tuvo que trabajar muy duro para poder recuperarlo de unas deudas. Don Óscar Martelo lo ayudo con unas tierras y unas cuantas vacas y de ahí él comenzó. Luego después de muchas penurias y luchas logro pagar la enorme deuda y sacar adelante el rancho y esto enfureció al señor Alonso. Él deseaba quedarse con las tierras que son muy fructificas para la caña de azúcar. Pero el joven lucho y logro sacarla a flote, quitándole la oportunidad de quedarse con las tierras de los Vélez.

__ El señor Óscar puede ayudarlo ahora y declarar ante la comisión del gobierno, como testigo__ dijo la mujer.

__ Don Óscar murió hace mucho y su viuda era una joven y se volvió a casar__ suspiro __ se casó con el hijo de don Óscar.

__ ¿Cómo así? La viuda se casó con el hijo del muerto__ ella abrió los ojos de par en par.

__ Él nunca se casó con ella. Solo lo inventó para proteger su fortuna de Roberto Ferrero.

__ Él no es uno de los fundadores de San Onofre__ dijo ella algo confundida.

__Si. Al comienzo fueron cuatro los amigos que llegaron por estas tierras y colonizaron. Pero una mujer los separo. Anastasia Suarez, ella se enamoró de Óscar Martelo y Roberto Ferrero no lo soporto y trato de matarlo, y así quedarse con la viuda que ya en ese tiempo estaba embarazada de hijo de Oscar. Al ver que sus planes de venganzas se veían estropeados, Roberto Ferrero indispuso a Óscar con Alonso. Alonso engañado y resentido se convirtió en un tahúr, pagando don Leónidas el padre de Julián.

Oscar prometió vengarse por el daño y utilizo Lucelie Gonzales para arrebatarle lo que más apreciaba, a su hijo adoptivo. Por eso Lucelie y Roberto son esposos. El viejo fue astuto le hizo conservar el apellido a la joven y que ella le diera un hijo y colocara el apellido de Martelo para poder perpetuar su nombre, por si su hijo no lograba descubrir el engaño de Roberto Ferrero.

__ Ah por eso ellos se casaron__ dijo la mujer al comprender la trampa tan elaborada.

__ Si por eso__ sonrió __ todo fue una trampa diseñada por el mismo Oscar Martelo. Buen señor.

__¿Y los hijos de él no pueden ayudar al patrón? __ dijo la mujer preocupada por su joven patrón.

__ Eso espero. Y que Alonso Espejos no se salga con la suya__ miro atentamente el auto que llegaba por el camino principal dejando una polvoreada detrás de él __ parece que llego nuestra visita.

__ ¡Ay, que Dios que nos agarren confesados!__ dijo nerviosa la mujer y al mismo tiempo se santiguaba.

__ Tranquila. Por el momento me voy a cobrar una de las muchas que me ha hecho el patrón__ sonrió con malicia.

Carolina bajo del auto desaliñada, colorada por el calor, sus vestidos estropeados y cansada.

__ Buenas tardes __ saludo de muy mal humor __ por favor el señor Vélez.

Sonia se acercó a la joven y la miro con curiosidad.

__ ¿Se encuentra bien? __ dijo al verla tan mal arreglada.

__ No. La verdad es que no__ dijo irritada __ he tenido un mal día.

__ ¿Usted es la censista del gobierno? __ pregunto el capataz, que ahora era el patrón.

__ Sí señor. ¿Les llego la notificación de la llegada de un grupo de trabajo?__ dijo ella buscando entre unas carpetas unos documentos y se lo extendió al hombre que la atendía__ aquí esta. Verifíquelo por favor.



Miky

Editado: 29.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar