El cazador

Tamaño de fuente: - +

Hallazgos

Ya es casi de noche cuando me despido de Becca, por más insistente que fui no aceptó quedarse a dormir conmigo argumentando que esta noche ya habría más personas en el campus y que ya no quería causarme más molestias -que en absoluto era así-, pero de todas maneras le he dicho que me llame en caso de que ocurran cosas extrañas de nuevo.

La verdad es que todo esto me tiene muy intranquila y más teniendo tantos espacios en blanco, es justamente por esa razón que pienso ir a la biblioteca esta madrugada para poder averiguar algo, ya que no creo que los policías hayan llevado todas las evidencias, tal vez pueda encontrar alguna cosa que me ayude a llegar al fondo de todo este desastre. – algo grande se acerca y tengo que detenerlo-

Luego de recoger el desorden que dejamos Becca y yo, tras nuestra tarde de chicas me voy a mi habitación para descansar un momento antes de ir a darme una relajante ducha y pensar en algún plan para esta noche.

Ya se acerca el momento de partir rumbo a la biblioteca, gracias a mi capacidad de mi mente de poder transportar mi espíritu a diferentes lugares pude tener idea de las instalaciones –pensaran que con esa habilidad podría averiguar cosas sin ingresar a la biblioteca, tal vez tengan algo de razón pero haciendo esto no podré olfatear ningún rastro-, pero a pesar de estar preparada y con distintas pociones que serán de gran utilidad ante cualquier eventualidad, me encuentro algo nerviosa. Miro el reloj que marca las 01: 30 –llegó el momento-, tomo mi pequeño bolso que contiene las distintas pociones y ungüentos junto con una linterna –por las dudas- . Al constatar que todo esté listo me despido de Horus y me dispongo a abrir un portal – es la mejor manera de entrar de forma rápida y sin ser vista- ya que se trata de un portal de pequeña magnitud, lo que significa que no desprenderá ningún destello evitando alertar a los guardias.

Una vez dentro de las instalaciones de la biblioteca me dirijo rápidamente a las escaleras que dan acceso al área restringida para visitantes, durante mi trayecto de subido logro oír una voces que se van acercando y lo más rápido que pude esparcí el polvo de cristal sobre mí haciendo que mi cuerpo sea translucido y por ende no visible para los humanos. Con mucho cuidado termino de subir las escaleras llegando al cuarto piso y me encuentro con un largo pasillo que tiene una sola puerta al final de ella, lo que obstruye mis pasos es la línea de “no pasar” puesta al inicio de éste por los policías.

Logro pasar por debajo de las líneas y muy cuidadosamente empiezo a observar cada detalle, además de lo primero que percibo el cual me sorprende porque es el mismo aroma que estaba impregnado por la carta de amenaza que habían dejado sobre mi capa.

Al paso que me voy acercando el aroma se intensifica como si fuera que el ser el cual lo desprende se encontrara allí, un intenso ruido me saca de mis pensamientos ya que se originó de la habitación a la cual me dirijo alertando a los guardias de seguridad, pero por el momento no tengo de qué preocuparme porque el efecto del polvo cristal aún sigue lo que en verdad me preocupa es lo que pueda hallar allí dentro y debo apresurarme antes de la llegada de algún humano.

Corriendo me acerco a la puerta y con la ayuda de mi mente logro destrabarla sin problemas, me introduzco a la habitación y emito la luz de mis manos para tener mejor visibilidad. Empiezo a observar a todos lados, se trata de una habitación amplia con un gran ventanal de cristal que da al cielo permitiendo que la luz de la luna de directamente sobre un pedestal que se encuentra en el centro mismo, tiene el aspecto de que el libro estaba allí en una caja de cristal ya que hay varios pedazos de vidrios regados por el suelo. Me acerco con cuidado de no cortarme y encuentro sobre el pedestal un sobre sellado –esto debió ser lo que dejaron causando el vidrio roto- es lo primero que pienso, tomo el sobre en mis manos no pasando desapercibido el aroma que desprende el cual ya es bastante conocido por mi y lo guardo directamente en el bolso que traje conmigo.

En el momento que me giro para seguir buscando más detalles que me ayuden a llegar a una explicación a todo lo ocurrido me veo envuelta en una especie de humo denso que me asfixia, me quedo paralizada por la impresión ero luego de unos momentos de aturdimiento empiezo a actuar y lo primero que hago es emanar calor en todo mi cuerpo para así liberarme del agarre en el que me encuentro. Siento un intenso escalofrío cuando escucho una voz en mi cabeza diciendo: “Aléjate por tu propio bien” luego de eso empiezo a irradiar fuego de la ira que siento pero por suerte logro controlar no ocasionando ningún daño al lugar pero si liberándome del detestable agarre, cuando me recupero del impacto de fuerza y me estabilizo para seguir atacando a ese ser al cual desconozco ya no lo veo por ningún lugar y lo único que oigo es a los guardias subiendo las escaleras apresuradamente ya que aparte del estallido anterior la alarma de incendios también se activaron.

Rápidamente abro la puerta de la misma manera de cómo entre y empiezo a correr por el extenso pasillo, ya el efecto del polvo cristal desapareció y debo tener cuidado para poder salir de aquí sin ser vista. Necesito un lugar más amplio para abrir nuevamente un portal e irme de aquí, mañana tengo un gran día en la facultad y luego debo empezar las averiguaciones allí.



A. A. Ojeda

#1197 en Paranormal
#437 en Mística
#6535 en Fantasía
#2813 en Personajes sobrenaturales

Editado: 11.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar