El clan de las hechiceras místicas, noche de brujas

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 11. Investigaciones por todo lo alto

—Es broma ¿verdad? ¿Cómo que no sabe quiénes somos?— Preguntó Meiga.

—Alomejor le han borrado la memoria.

—Dos torres— Dijo Álvaro sentado. Solo estaban ellos cuatro ya que la del rosto oculto desapareció.

—¿Que has dicho?—Preguntó Meiga.

—Dos Torres, esa ciudad oculta algo. A parte de ser un psíquico también soy investigador.

—¿Que investigabas ahí?

—La muerte del clan de las hechiceras místicas.

—¿Qué relación tiene la ciudad con ese clan?

—No lo sé, pensaba averiguarlo pero me atraparon hace una semana.

—Imposible, ayer estuviste con nosotros en la tienda—Dijo Elvia.

—Pues no era yo.

—Joder— Respondió Meiga.

—¿Te gustaría ver a tu tío Ramón?— Preguntó Mirela.

—¿Esta aquí?

Se dirigieron hacia la tienda. Meiga iba la última con el móvil en la mano.

—Mar, quiero que busques información, dime todo lo que sepas sobre las dos torres.

—Si Mar ¿te puedo pedir un favor? Por favor me gustaría que buscaras información sobre las dos torres, gracias. De nada Meiga, me encanta que seas tan amable.

—Em… bueno, por favor Mar ¿me puedes hacer este pequeño favor?

—No hay problema, ¿ves como no es tan difícil? Mañana en la cena te cuento lo que encuentre.

—Gracias— Colgó la llamada.

 

 

 

 

Martes 24 de Julio del 2021. Eran las 11:00 de la mañana.

Tizen estaba intentando enseñar a Meiga a conectarse con su clan fallecido. A través de la meditación podía conectar con las almas conectadas a ella.

—Respira tranquilamente, con los ojos cerrados piensa en tu clan, en los momentos maravillosos que pasaste, solo los buenos.

En el mundo astral, un mundo donde almas de cualquier ser, vivo o muerto, podían comunicarse a través de la meditación, Meiga estaba ahí parada sin saber que hacer o a que mirar. Todo estaba con tonos blancos y azules.

—¿Meiga?— Detrás de ella, una voz muy familiar hizo brotar las primeras lagrimas.

—¿Luz?— Se giro tras escucharla.

—Hola pequeña.

—Como… es increíble— Dijo abrazándola, la respuesta fue mutua.

—Meiga, escucha muy bien lo que te voy a decir. Tu ya no eres una niña y debes descubrir la verdad que se esconde detrás de todo esto. Antes de que me matasen extraje toda la información esencial de mi cabeza a un lugar escondido, los brujos psíquicos pueden leer la mente si no la fortaleces.

—¿Entonces no me puedes ayudar a descubrir quienes o por qué lo hicieron?

—Solo sé que los brujos psíquicos tienen que ver con esto, pero desconozco el por qué. Y me hice un hechizo para borrarme la memoria con tiempo.

—¿Puede estar en Dos Torres? ¿Te suena?

—No te lo puedo decir con seguridad. No lo recuerdo.

—“Meiga, ¿puedes hablar?”—Era un mensaje de Daniel. Salió del mundo astral y volvió a la tienda de magia.

—“Si ¿Qué pasa?”

—“Esta noche tienes que estar atenta, y tráete el diario, lo necesitaras”.

—“No salgo nunca sin él”.

Ya eran las 20:30, habían quedado hace días toda la clase para verse de nuevo, una clase que hacía tiempo que ya que no existía, eran compañeros entre los años 2017 hasta el 2019 y todavía mantenían el contacto, aunque como era de esperar, no todos podían venir esa noche.

—Hola, cuánto tiempo— Saludo Meiga a las demás.

—¿Cómo estás?— Preguntó Txell.

—¡Martina! ¿Estás embarazada? Felicidades— Dijo Laura.

—Hace tres meses ya—Dijo Martina.

—Solo somos, uno, dos, tres…nueve— Dijo Marina.

—Después vendrán las cuatro que faltan. Bueno, ¿qué os contáis? ¿Qué tal va la vida?— Preguntó Jaba.

—Solo vendremos nosotras, esos dos se han perdido por ahí— Dijo Ari. Refiriéndose a los dos únicos chicos que estaban en clase.

—¿Tienes la información?

—Hola Mar ¿qué tal estas? Espero que no te haya molestado mi favor de ayer.

—Te odio.

—Yo también— Dijo con una sonrisa burlona— Tengo la información, los tengo en casa, unos archivos bastante polvorientos por cierto.

—Lo supongo ¿Qué tienes?

—No mucho la verdad, la historia que te conté y algunos datos más.

—¿Que datos?

—Principalmente iban a construirlo de ladrillos pero alguien quiso que fueran de piedras, piedras de cuevas o rocas de cuevas.

—¿A qué te refieres?

—Son piedras extraídas de cuevas, como si fueran minerales, alguien lo asigno, no dijo ni su nombre ni ningún dato de su identificación.



Heart Moon

#1860 en Fantasía
#352 en Magia
#900 en Thriller
#441 en Misterio

En el texto hay: magia y misterio, secretos de un clan

Editado: 24.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar