El cofre de Bronce

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3 Perseguido

Jude sintió como un vuelco al corazón lo invadía con fuerza.

-¿Cómo usted?

-Sí, un chico especial. Un restaurador.

-Estoy confundido.

-No hay tiempo. Mira chico...

-Me llamo Jude- decía él con rapidez porque no creyó poder soportar el hecho de aquel hombre le dijera "Niño o chico" en toda la conversación.

-Bueno Jules.

-Jude- corrigió con los dientes apretados.

-Como sea, es peligroso que estés en ese pueblo. Si tú ves estas cosas no estás a salvo- pateó una piedra- Las personas que viven en ese pueblo odian a los que pueden ver espíritus y cosas muy extrañas.

-Pero...

-No Jude- negó con la cabeza- Tienes que venir conmigo.

-No iré con usted si no me explica.

-No hay tiempo para explicaciones.

-Claro que sí, no entiendo nada. Todo el pueblo parece odiarme.

-Porque saben que eres un restaurador. No te han hecho nada porque no quieren creerlo pero se pondrán en contra tuya. Por más que quieras estar a salvo no podrás. Te perseguirán.

Jude pudo notar como uno de los ojos del hombre estaba inyectado de sangre y le dio escalofríos.

-Pero no puedo ir con usted.

-Entonces ve a que te mate tu propia gente.

-Pero quiero ayudar a los niños.

-Pero... Mira, empaca tus cosas y ven conmigo. Prometo explicarte todo pero no debes levantar sospechas o me obligaran ir por ti.

-¿Qué?

-Anda, prometo decirte todo pero corre- lo tomó del hombro con fuerza y le pateó para obligarlo a correr y así lo hizo.

Corrió directo al pueblo en donde había gente en sus labores habituales pero a medida que avanzaba los demás lo miraban de forma hostil y Jude sintió como una gota de sudor recorría su sien y llegó a casa donde estaba su madre recogiendo los huevos de las gallinas. Deseaba con todo su corazón en advertirle a su madre lo que probablemente estaba a punto de ocurrir con ellos pero le tembló el labio inferior mientras se metía a su cuarto y empezó a empacar.

Tomó una bolsa y metió su pantalón, zapatos nuevos y calcetines limpios. Tenía la tentación en dejarle una carta a su madre para que no se preocupara pero mejor lo dejó así. Parecía como si le dejara una carta de despedida y no quería hacerlo porque tenía la tentación de llorar.

Pero cuando se llevó la bolsa al hombro, los pueblerinos lo rodearon.

-Mi madre no está.

-No queremos hablar con tu madre, Jude- decía una mujer que sonreía de una manera forzada. La mujer tenía el cabello entrecano y el vestido más sucio, los hombres tenían la barba perlada de sudor pero más tétrico eran sus rostros.

-¿A dónde vas Jude?

-A la escuela...

-La escuela está a las afueras del pueblo y es muy peligroso...

-¡Niño maldito!

-¡Por tu culpa mis bebés murieron!

-No hice nada, déjenme ir...- el viejo Nicolás lo tomó de los hombros con fuerza y Jude pataleó para tratar de liberarse mientras que la mujer del viejo le quitaba sus cosas.

-¡Suéltenme!

-Mejor déjate matar niño o tu madre sufrirá por engendrar a un extraño como tú.

-Con ella no se metan...

-Yo sabía que ella escondía algo- habló la señora chismosa de hace semanas y Jude la miró con furia pero al pisar el pie malo del viejo tomó la bolsa y corrió como pudo.

-Suelten a los perros.

Se escuchó un ladrido y después otro y otro hasta que una jauría de perros perseguía a Jude mientras los pueblerinos reían y exigían el cadáver de Jude que, deseaba con todo su corazón tomar velocidad.

Los perros le pisaban los talones y el bosque quedaba más lejos o eso lo imaginaba.

-¡Vayan con el cazador!

Se oyeron gritos mientras él seguía sin mirar atrás y ahora contaba con poco tiempo para perder a sus perseguidores.

Al ver un arbusto se tiró para esconderse tras ella mientras esperaba el momento para que los demás diesen con él y su corazón latía con violencia y cuando sintió una mano dio un respingo, vio a aquél hombre que le había revelado que era como él y suspiró aliviado.



A.L Blackgrimm

#5487 en Fantasía
#1161 en Magia
#2390 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: espectros, adolescente, restaurador

Editado: 20.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar