El comprador

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXIV


Alexander me miraba con detenimiento parecía algo nervioso.

—¿Como supiste que estaba aqui?—le pregunte iniciando la conversación.

—Uno de mis trabajadores te vio hace unos dias  trabajando en este local y bueno  decidí venir a verte y saber como estas— respondió  un poco ansioso.

No le quite la mirada en  ningún  momento, a pesar que  estaba un poco nerviosa de tenerlo frente a mi.

—Ya veo—respondi—pensativa—.Escuche que vendistes todas las propiedades donde tenias tus otros negocios y que te ha ido muy bien con la venta de lacteos y ganado —comente.

—Si la  verdad es que me ha ido muy bien con esta nueva etapa que he comenzando en mi vida— respondió en uno tono suave.

—Me imagino que no fue facil alejarte por completo de todo lo que te rodeaba—comente  imaginandome por todo lo que tuvo que pasar.

Él bajó la mirada por un momento,  me contó que los primeros meses fueron difíciles. Despues de venderle una gran parte de propiedades a Joshua Saldivar y a otros compradores, tuvó un atentando en la carretera, tres autos  donde se transportaban hombres fuertemente armados comenzaron a dispararle, Alexander y sus hombres respondieron en seguida, varios murieron ese dia entre ellos Felipe su fiel guardespaldas.

Alexander descubrió quien fue el causante de dicho atento tanto de la boda y el de la carretera, se trataba de Rene Castro un narcotraficante novato. Pero aunque habia decididó no responderle como estaba acostumbrado cambió de opinion, ya que se dió cuenta que debia demostrarle a todos que él seguia  siendo Alexander foster. Eso fue una gran estrategia ya que no tuvo más atentados.

—Fue dificil, pero valio la pena cambiar, claro no lo hubiera logrado si no me hubieras abierto los ojos el dia que te fuistes Diana—agregó Alexander—. Si he cambiado ha sido porque me he dado cuenta que he perdido personas importantes en mi vida por mis malas decisiones y una de esas fue perderte a ti. Quiero que sepas que no sucedió nada entre esa mujer y yo, Aunque quería ir detrás de ti, no pude hacerlo, no quería deternerte y obligarte a vivir de nuevo esa vida, tu te merecías ser libre—me dijo con sinceridad—. No se si es demasiado tarde para decirte lo que mi corazon gritar con desesperación— dijo tomando mis manos—. Te sigo amando con toda mi alma, no ha pasado ningun minuto que no piense en ti, se que te hice daño, pero me arrepiento de todo. La verdadera razon por la vine hasta aqui, fue porque quiero recuperarte y pedirte una nueva oportunidad, quiero demostrarte lo mucho que he cambiado. Por favor Diana aceptame de nuevo en tu vida—finalizó sin soltar mi mano.

Mi corazón comenzo a  sentír alegría y dolor, a pesar del cambio de Alexander  debia pensar primero en el futuro de mi hija.

— Tu propuesta me ha sorprendido, debo pensarlo Alexander. Dame unos dias para tomar una decisión—le respondi confundida—. Te llamare cuando tenga una respuesta para ti—agregue quitando mis manos de las suyas—. Ahora debo seguir trabajando—le dije con algo de prisa no quería que estuviera aqui y se topara con nuestra hija.

—De acuerdo, estare esperando tu respuesta. Que tengas un buen dia— dijo poniendose de pie con una expresión de nostalgia—. Tomate el tiempo que necesites— mencionó antes de salir del local.

Lo vi alejarse  en su camioneta, mis sentimientos estaban revueltos. Quince minutos después Jorge junto a Elena habian regresado del parque, cuando la vi la abrace en seguida, mi pequeña tenia el nombre de mi madre, un hermoso  cabello castaño, pero lo que mas resaltaba eran sus ojos casi oscuro como los de Alexander. Faltaban pocas semana para su cumpleaños, cumpliría tres años. Al verla, pense que tal vez debia  darle una oportunidad a Alexander,  no solo para que mi hija tuviera a su padre, sino porque lo seguia amando intensamente.

La señora Martinez se me acercó en ese momento.

—Decide con tu corazon, si debes irte vete, no te preocupes por nosotros, Karla nos puede ayudar. estaremos bien—le dijo dulcemente.

La mire con amor, ella se habia convertido como una madre para mi. Karla era otra empleada como yo, era una joven humilde y trabajadora, sobre todo queria mucho a los señores Martinez.

Con esos elementos estaba segura de tomar una decisión.

 



Evelyn Romero

#184 en Novela romántica
#58 en Otros

En el texto hay: romance, mafias, accion y drama

Editado: 01.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar