El Crimen Que Nos Une

Tamaño de fuente: - +

Patrones

Pablo: 
Emergencia! 
Nos vemos en tu casa en una hora.

Yo: 
Ya lo sabes? 
Sobre el incendio?

Pablo: 
Si. 
Nos vemos en 20 minutos.

No tardó ni un minuto cuando vibró el otro celular. Era un nuevo mensaje de Desconocido:

Desconocido: 
Hasta ahora no se sabe exactamente el origen del incendio pero todo provino de los anteriores del auto.

Yo: 
Te refieres a que no pudo haber sido la gasolina o algo así?

Desconocido: 
Si, siguen investigando, es muy sospechoso que llevaron a revisión al cuerpo. La persona que iba adentro no sobrevivió.

Yo: 
De acuerdo. Gracias.

Cuando llegaron los bomberos y los médicos a la zona del accidente, las personas que se encontraron ahí despejaron el lugar para que los profesionales se hicieran cargo. En cuanto llegaron apagaron el fuego. Hubo 15 heridos, eran las personas de los otros autos que sufrieron un choque gracias al auto que se incendiaba, perdí la cifra de los automóviles que había ahí. Mientras tanto, lo único que queda del auto en llamas era un cuerpo quemado que no se lograba reconocer el rostro. Me quedé junto con Lucero y Tommy a ver todo, hasta cuando taparon el cadáver con una sabana y se lo llevaron en una camilla.

Tan pronto como pude, nos vinimos a mi casa; Lucero insistió en acompañarme y quedarse, y me traje a Tommy, no lo quiero volver a dejar solo. Será muy difícil hablar con Pablo teniendo a ellos dos muy cerca. Llegamos a las 7:30 p.m. y la luna ya se veía en el cielo rodeada de un cielo negro. Lo más extraño fue que en esta ocasión no se encontraba ni una patrulla vigilando mi casa, tenía otras ideas en mente que no me preocupo eso. Mi tía Elena todavía no llegaba de su doble turno, algo me decía que llegaría hasta la madrugada.

Tocaron a la puerta 40 minutos después de haber llegado a la casa. Los toques eran de desesperación a un ritmo rápido. Abrí la puerta y sin esperar invitación Pablo entró inmediatamente.

-Tardaste -le dije cerrando la puerta.

-Perdón -se disculpa mirándome.- No tuve la última clase libre.

-¡Pablo! -los gritos de emoción de Tommy sonaron desde la cocina.

Pablo volteó su cuerpo hacia el origen del grito, Tommy venía a toda prisa con los brazos extendidos para recibir a Pablo con un abrazo. Automáticamente se formó una sonrisa en mi rostro al ver como se abrazaban.

-Enano -veo como sonríe Pablo mirando a Tommy.- ¿Qué haces aquí?

-De eso quiero hablar contigo -le digo.

-Bien -responde Pablo fijando sus ojos ahora en mi.

Tommy y Pablo se sueltan y empiezan a caminar hacia la cocina, yo voy atrás de ellos.

-Hay muchas cosas que discutir...-Dice Pablo. Llegando a la cocina, se detiene en seco volteando dos veces para confirmar lo que sus ojos ven junto a la mesa. Me coloco a un lado de él. Levanta la ceja y abre la boca listo para hablar:- ¿Qué hace ella aquí?

Señala a Lucero haciendo un movimiento con su mentón. Lucero está sentada en una de las sillas de la mesa con los ojos muy abiertos mirando a Pablo.

-Está para cuidar a Tommy por ahora -le digo.

-Okey...-dice, gira lentamente para mirarme aún con su ceja levantada.- Te veré en tu habitación. 

Sin más que decir, se va de la cocina con dirección a mi habitación dejando la puerta abierta.

Por último solamente le dije a Lucero que apagara las luces y dejará únicamente la de la cocina, que se quedarán ella y Tommy en la mesa, si tenían hambre había comida en el refrigerador (era mi comida que me dejó mi tía Elena pero es lo único que puedo ofrecerles ahora). Me fui a mi habitación donde Pablo me estaba esperando sentado en la silla de mi escritorio, dejé la puerta medio abierta, bajé las ventanas y junté las cortinas, desactive mi celular, computadora y cualquier aparato electrónico. Finalmente, me coloqué al centro de la habitación con los brazos cruzados y mirando a Pablo.

-De acuerdo -él rompe el silencio.- ¿Con qué iniciamos?

-Tommy se quedará conmigo por el momento -dije.- Algo sucedió durante el incendio.

Tommy no me había dicho nada hasta cuando íbamos de regreso a su callejón, tal vez estaba esperando un momento adecuado pero estoy totalmente segura de que no mentía, y de esa razón surgió una nueva del por qué dejé a Lucero que se encargará de Tommy este tiempo corto. 



Juana Laura L. M.

#3782 en Thriller
#1662 en Suspenso
#1099 en Detective
#590 en Novela negra

En el texto hay: crimen, misterio, juvenil

Editado: 27.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar