El destino de los guardianes - Kathrinna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14 - Asalto a la Fortaleza

Egios regresa hasta la piedra acompañado de Eldwin, se sorprende un poco al ver todo lo que alcanzo a correr aunque hubiera parecido sólo un instante, dos de los guardias de Safin colocan algunos objetos en el lugar donde el Cultista abrió el portal. Kathrinna espera acompañada de Fiona a un lado, Egios se acerca, mira con cierta extrañeza a Kathrinna que lo mira con tranquilidad, a pesar de todo lo que Jeon había dicho, ¿fue todo mentira?

- Siento haber perdido la caja, creo que me estoy volviendo bueno en eso.
- No te preocupes – le dice ella – la recuperaremos.
- ¿No te preocupa?
- Claro que sí… Xelos y Fovn ya están en posición y pronto iniciarán el ataque, estoy segura que no tendrán tiempo de abrir la caja.
- ¿No necesitaban a Fiona?
- Sólo en caso de que los vacíos se vuelvan una molestia real.
- ¿Qué están haciendo?
- Fuerzan el portal a volver a abrirse – dice Eldwin – es probable que la conexión esté en las ruinas, esté solo es un paso de salida y por ende podemos entrar en su zona mágica para usar los mismos canales y entrar en las ruinas.
- Eh… sí… claro que sí.
- Eldwin sonríe un poco - lo siento… trataré de explicarlo de una forma más fácil. Los portales al mundo dimensional necesitan un centro, la fuerza de ese centro determina que tan lejos puede llegar la persona a través del mundo dimensional. Si el centro es destruido o se cierra, todo el portal se inactiva y es imposible abrirlo para volver, puedes quedar atrapado en el mundo dimensional. Por ejemplo, en mi torre tengo el centro con los pergaminos, pero también varios objetos mágicos alrededor que le dan potencia ya que yo mismo no soy un mago, esa potencia determina qué tan lejos puedo llegar. Aquí, lo más probable es que el centro del portal esté en las ruinas, al abrir el portal se utiliza magia, pero no se cierran inmediatamente, con el proceso adecuado puedes volver a abrirlo y entrar en la zona de transporte.
- Pero entonces, ¿si ellos cierran el centro, quedaremos atrapados en el mundo dimensional?
- Hasta que alguien lo abra, sí…
- Por eso debemos apurarnos – dice Kathrinna.
- ¡Ya está! –dice uno de los guardias.

La capitana se acerca y bajo sus órdenes todos empiezan a entrar al portal, excepto dos de ellos que se quedan a cuidar de los caballos. Al llegar al mundo dimensional, varios guardias utilizan pergaminos mágicos de rastreo e indican la dirección a seguir, el grupo se pone en marcha rápidamente sin embargo no hay ninguna pista de la ubicación de los cultistas.

Continúan a paso rápido siguiendo cualquier pista que pudieran obtener, uno de los guardias finalmente encuentra el rastro de gemas de alma, parecen ser unas pocas que han quedado enterradas, saben con ello que es el camino hacia las ruinas.

- ¿Han tomado medidas para detener el ataque? – pregunta Egios.
- Sí – dice la Capitana – enviamos un grupo de guardias con un hechicero elfo, su tarea es levantar las gemas para evitar que los Vacíos lleguen al pueblo.
- ¡Capitana! – llama uno de los hombres. – mire esto.

El hombre le muestra una huella, al palparla siente la tierra fría. Voltea la mirada y ve muchas más de aquellas huellas siguiendo la ruta de las gemas de alma.

- Ya enviaron a los Vacíos – dice Kathrinna.
- ¿Crees que hayan logrado retirar las gemas a tiempo? – pregunta Egios.
- Hay que apurarnos – dice la Capitana – hay que destruir el centro del portal y dejarlos encerrados antes que puedan liberarlos en los pueblos. ¡En marcha!

La capitana acelera el paso del grupo pero pronto se topan con una gran y profunda grieta, al fondo de la misma cruza un río de energía que muy lejos donde alcanza la vista empieza a alzarse y mezclarse con el cielo. Ante la falta de camino, deciden buscar una salida, son llevados a la orilla de un río, no muy grande pero profundo en medio de enormes acantilados.

- Estamos cerca, hay una red de túneles hacia el sur, esa es la entrada a las ruinas – dice la Capitana.
- Hay que tener cuidado – dice Eldwin – por esta zona suelen caer muchas rocas.

Cruzan las lisas rocas de la orilla, pulidas por el tiempo y el agua hasta llegar a una enorme caverna. Egios va detrás de Kathrinna ayudando a Fiona a sortear los obstáculos, ¿por qué aquellas palabras de Jeon nuevamente inundaban su mente? Kathrinna se mostraba bastante tranquila a pesar de haber perdido la caja... ¿o sólo era su impresión? Después de todo, era su forma de ser. Tantas dudas y sin una forma clara de hallar respuestas. Una pequeña mariposa brillante aparece en la gruta, Fiona se maravilla de ver tal criatura, Los demás saben que es la señal de Xelos. Siguen a la mariposa a través de la roca y poco después llegan a un campamento improvisado, todos los guerreros están alerta y junto a dos hombres más se encuentra Xelos.

- Al fin llegan, supongo que deben saber que los Vacíos fueron puestos en marcha desde hace mucho. – dice Xelos.
- ¿Tenemos alguna noticia de los pueblos? – pregunta Safin.
- He enviado un mensaje mágico alertando del peligro – continua Xelos – me temo que aún no tengo respuesta.
- Capitana, -dice uno de los hombres que está con Xelos - aún no regresa el equipo que enviamos por las gemas de alma.
- Por el momento, no podemos hacer nada por ellos, sólo confiar en que lograron salir.
- ¿Cómo les fue a ustedes? – pregunta el elfo.
- Hemos perdido la caja – dice Egios.
- Vaya… y supongo que eso es malo.
- ¡Claro que es malo! – le dice Kathrinna. – pero estamos confiando en que no podrán abrirla hasta que lleguemos.
- Yo no me confiaría tanto – dice Xelos – Fovn está en el otro campamento esperando nuestras órdenes para iniciar el ataque. Todavía hay remanentes de Vacíos antes de llegar a las ruinas. Nos dividiremos en 4 equipos para atacar la base principal.
- Si logramos cerrar el portal a tiempo, podremos dejar atrapados a los Vacíos en el mundo dimensional – Dice la Capitana.
- Dudo que tengamos el tiempo.
- ¿Qué hay de los refuerzos de Manketh? – pregunta Kathrinna – no veo a nadie.
- Se encuentran con el otro grupo, Ilyos y Sevara están aquí – dice él apuntando a dos elfos oscuros que esperan al otro lado del campamento. ¿Fiona está preparada?
- ¡Sí!... ¡estoy lista! – dice la niña.
- Muy bien, ¡en marcha! – grita la capitana.



Yohiner Moreno

#7055 en Fantasía
#4008 en Thriller
#2262 en Misterio

En el texto hay: misterios y leyendas, magia, epico

Editado: 13.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar