El eco de su sombra

Tamaño de fuente: - +

Capítulo VIII

¿Qué piensas… pudo Connor asesinar a su hija para cobrar el dinero del seguro? —preguntó el sheriff mirando desde la acera la camioneta del sospechoso alejarse.

—Lo único que sé, es que las rispideces dentro del matrimonio irán en aumento; han comenzado a acusarse abiertamente de la desaparición.

—Mandaré llamar a Hayely para interrogarla.

—No lo haga; déjeme ir a hablar con ella a solas —dijo a modo de súplica—, se sentirá más predispuesta a colaborar desde la comodidad de su casa.

—Entonces voy con usted —dijo el sheriff buscando las llaves de la patrulla en su bolsillo—. Aprecio el empeño que demuestra pero no es policía, nada de lo que le diga tiene validez sin la presencia de un oficial.

—Deme un par de horas y le proporcionaré avances significativos…

El sheriff miró a Melvin unos instantes y se volvió hacia Thomas casi con resignación.

—¿Estás involucrándote sentimentalmente o de algún modo con la señora?

—No me tome por un principiante señor.

—Todavía no sabemos quién eres ni por qué estás tan interesado en este caso.

—Confíe en mí; llegaremos al final.

—Tienes hasta el anochecer —dijo ingresando a la comisaría, nada convencido de lo que acababa de permitir.

Sin tiempo para intentar una nueva travesía a pie, tomó prestado un caballo blanco y cabalgó sin demora rumbo a la residencia Duncan esperando encontrar un clima hostil, teñido por las arduas discusiones que de seguro había mantenido el matrimonio una vez iniciado el fuego cruzado que imaginaba no tendría fin.

Esquivando las miradas desafiantes, cual cuchillos afilados, de los vecinos más desconfiados, se fue abriendo camino por los senderos custodiados por altos pastizales que se resistían a ceder ante el paso del tiempo.

Con la misma perseverancia que la vegetación indomable, Thomas debía arremeter contra una mujer que parecía contar su historia en cómodas cuotas, obviando todo aquello que pudiera comprometerla. De allí, que el nuevo detective se propusiera abandonar su lado complaciente y se dispusiera, sin más preámbulos, a pinchar en las heridas abiertas de una madre que se encontraba arañando los límites de la cordura.

­­­­­—¿Tiene alguna noticia de mi hija? —preguntó abalanzándose como una tromba sobre Thomas.

—Me has engañado Hayley —respondió Thomas ingresando a la vivienda sin permiso—. ¿Dónde está tu esposo? Creía que estaría contigo.

—No ha vuelto de la comisaría —dijo abriendo los brazos, confundida—. ¿Por qué dices que te he mentido?

—Connor admitió tener una vida extramatrimonial pero dijo algo muy interesante respecto a ti.

—¿Ah sí? —preguntó elevando las cejas, con la dosis justa de sarcasmo.

—Según parece tú no te quedaste atrás.

—¡Es un maldito canalla! Que descarado, no puedo creerlo.

—¿Sabes la sensación que da mirándolos desde el exterior? —preguntó mirándola fijo—. Que están saldando cuentas pendientes a expensas de su hija. Una gran obra de teatro montada para destruirse mutuamente sin importar los daños colaterales.

—¿Dices que usamos a Keira como trofeo de guerra, como un balón en disputa? —preguntó frunciendo el ceño, ofuscada.

—¿No lo hacen?

—No tienes la menor idea de lo que se siente al perder una hija.

—¿Qué si te dijera que sí lo sé?

—Diría que mientes; me afirmaste que no tenías hijos.

—Ya no los tengo —dijo abriendo sus palmas.

—Entonces no tienes derecho a acusarme de nada; hemos utilizado la misma estrategia.

—¿A qué te refieres?

—Ocultamos información; no mentimos.

—Con una salvedad —sonrió—; yo no intento desesperadamente encontrar a mi hija.

—¿Qué quieres saber?

—Háblame de tu amante.

—Eso es pasado —dijo sentándose en uno de los escalones de la escalera, suspirando.

Thomas se acomodó en un banco que colocó frente a ella y se preparó para oír la campana restante, y dilucidar si aquella aventura pudo haber tenido algo que ver con la desaparición de la niña que continuaba generando más dudas que certezas.



Sebastian L

#79 en Detective
#49 en Novela negra
#160 en Thriller

En el texto hay: misterio, romance, criminales

Editado: 05.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar