El Hachero

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1

Pleno mes de mayo en la pintoresca y clásica ciudad de Piedra Bella. Este, antes tranquilo lugar, se despertó una mañana con la horrible noticia de un asesinato.

La vecina de los Poll, noto que la puerta de la casa estaba abierta cuando salió en busca de su perro, el cual no dejaba de ladrar hacia la casa de sus vecinos. La mujer inmediatamente llamo a la policía y una patrulla no tardó más de unos minutos en llegar desde la estación hasta el número 13 de la calle Floresta.

Uno de los oficiales se quedó con la mujer y su esposo, mientras el segundo entraba a la casa.

_ Linda dijo que posiblemente irían a visitar a su hermana, y seguro han entrado ladrones aprovechando que la casa estaba sola anoche.

Declaró la mujer al oficial.

El segundo oficial, no vio nada fuera de lugar dentro de la casa, o por lo menos hasta llegar a la habitación de la pareja, en donde encontró a la Sra Poll tendida en la cama, boca abajo en un baño de sangre, y se podía ver que la mujer había muerto por hachazos  en la espalda. El oficial también encontró un rastro de sangre, que iba desde el lado derecho de la cama hasta el baño, allí yacía el Sr Poll, estaba simplemente sentado en el suelo junto a la bañera, tenía múltiples heridas, y parecía que se había desangrado en ese lugar.

El oficial salió de la casa con una cara de pavor; asesinatos no era algo que se veía muy a menudo en este pueblo.

El primer oficial, junto con los vecinos que llamaron al 911, observaron al hombre y no dudo en preguntarle a su compañero.

_ ¿Que ocurrió? ¿Encontraste algo?

A lo que el oficial, sin cambiar su expresión, solo respondió.

_ Llama a los de criminalística y a la forense. 

 

La forense, Alegra Binaro, observó ambos cadáveres en la habitación, informó al detective Malcolm, a cargo del caso.

_ Efectivamente, las heridas parecen ser de hacha. Pero igual esperaré la autopsia. 

_ ¿Algun otro dato? Alegra.

Agregó el detective, a lo que la forense respondió negando con la cabeza _ No dudes en llamarme ante lo que sea.

Le recordó el detective andes de ir hacia los oficiales que se encontraban en la horrible escena del baño. 

_ Creo que este hombre debió haber molestado mucho a alguien. Detective.

Le dijo uno de los tres oficiales al verlo entrar.

_ ¡Un enemigo o amante celoso tal vez!_ respondió el detective, para luego preguntar _ ¿Que han podido observar?

_ Al parecer lo atacó en la habitación, pero logró arrastrarse hasta aquí, y posiblemente el asesino lo siguió para rematarlo con un golpe de hacha en el lado derecho del estomago.

Dijo el tercer oficial, que se encontraba de rodillas junto al cadáver.

_ ¿Y la hora de la muerte?

_ No soy un experto forense, pero por la temperatura del cuerpo, creería que no hace más de unas pocas horas terminó de desangrarse. 

Respondió el oficial a la pregunta del detective.

_ Bien, sigan trabajando.

Dijo el detective a los oficiales antes de salir.

Al volver a la entrada de la casa, un hombre de mediana edad y con facciones similares a las de la Sra. Poll, corrió hacia el detective para preguntar de forma muy apresurada.

_¿Donde esta Linda? ¿Y Sam?

El detective trato de calmarlo para explicarle la situación, y luego de unos minutos lo logró.

Ambos se sentaron en el sofá, el detective le explico sobre los asesinatos. Como era de esperar, el hombre, quien se identificó como el hermano de linda, Federico, comenzó a llorar muy afligido. El detective todavía no lo descartó como posible sospechoso, y le preguntó sobre posibles enemigos, amantes, o cualquier persona con quienes pudieran haber tenido un altercado.

_ No tengo conocimiento de nadie que no haya querido a Linda, siempre era amable con todos. Por otra parte, Sam, tenía un gran problema con las apuestas, tal vez algún cobrador o alguien molesto por eso. Pero ¿porque mataron a mi hermana?

Preguntó el hombre, volviendo a cubrirse la cara para romper en llanto nuevamente.

_ A veces los cobradores se desquitan con personas inocentes, Sr Federico.

Malcolm le ofreció un pañuelo, le agradeció por su ayuda. y finalizó al decir.

_Le prometo que encontraré al responsable. Sr. Federico.

 

Tomás, el hijo del detective Malcolm, quien iba a pasar el dia con su padre, esperaba en el auto mientra él hacía su trabajo.

Luego de un rato Tomás se canso y decidio entrar a la escena en busca de su padre.

Al entrar, se encontró con oficiales y técnicos, que trataban de esquivarlo para pasar. Desde lo alto de la escalera Alegra lo vio en la entrada mientras indicaba a otros tres oficiales. Cerro las bolsas rápidamente y pidió a los oficiales que lo sacaran de la casa con la mayor discreción posible.



S. Resileco.

Editado: 23.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar