El Hachero

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 5

Bastián había invitado a Lila un café en la mañana para cortar la semana ese día miércoles. En esta ocasión había quedado de reunirse en la cafetería Florines que se encontraba frente a las oficinas de periódico, el lugar donde Bastián trabajaba, no como periodista ni editor, sino como fotógrafo ayudante de un columnista.

_ ¿Qué tal tu semana?

Pregunto a Lila, se habían sentados en la mesa junto a la puerta.

_ Algo peculiar. Tomás aún está molesto con Malcolm y se queda conmigo. Y Malcolm está molesto con Tomás así que me delegó que lo cuida mientras el caza a los malos.

_ Sí escuché lo de esa familiar y también lo de los Poll. Los oficiales deben estar muy ocupados tratando de resolver ambos crímenes.

_ Malcolm utiliza la excusa del trabajo para evadir responsabilidades. Pero si, los demás oficiales están como locos con los casos.

_ ¿Y que saben hasta ahora?

_ No tienen mucho, solo que al parecer el asesino se basa en una historia o leyenda que cuentan ahora entre los jóvenes.

La camarera les trajo su orden, dos capuchinos con canela y dos rebanadas de bizcocho de limón, especialidad de la casa.

_ Escuche a algunas personas hablando de un árbol en el cementerio.

_Si. Es el cerezo que está en el cementerio, de donde Tomas cayo. Según he escuchado de los chico, en la historia del hachero si cuelgas una cinta con un nombre en ese árbol el hachero irá por él.

_ Son de esas historias de terror que alguien se inventa para asustar a los adolescentes, pero se salen de control y se vuelven más grandes y más imposibles ¿No crees?

Comentó Bastián mientras comía un poco de bizcocho.

_ No lo sé, pero es seguro que ese loco sigue la historia.

Bastián miró a Lila formando una pequeña risa antes de preguntar.

_ ¿A qué viene eso?

Los medios no habían difundido todos los detalles, solo los detalles más importantes relacionados a los homicidios.

_ Una vidente les dijo que el asesino selecciona a sus víctimas de ese árbol y mi hermano sigue su escepticismo con el tema. 

_ Una vez escuché una historia de un hombre que decía que la llorona se le aparecía en sueños y le decía los nombres de sus víctimas. Al final los oficiales descubrieron que él se disfrazaba de llorona y cometía los asesinatos por eso sabía los nombres.

Contó Bastián.

_ ¿Y porque lo hacía?

_ Dijo que era divertido representar a un personaje de leyenda al cometer crímenes. Según dijo, las víctimas se asustaban más cuando veían a la llorona.

_ ¿Crees que ahora ocurre algo parecido con estos asesinatos?

Pregunto Lila mientras ya terminaba sus capuchinos.

_ Creo que los fantasmas tienen mejores cosas que hacer que matar personas. Lila.

 

Malcolm se rindió a la idea de la vidente, todavía no creía en ella, pero quería saber cuánto sabía de los casos. Ben, por su parte, si creía en ese tipo de cosas pero aún así era algo muy difícil para llevar como prueba a un juicio.

Debían hacerle otra visita a la Srta. Oliva.

Al llegar a la residencial, Malcolm noto que algo había cambiado, ahora se encontraban tres canastas con trozos de cinta junto a la puerta.

_ ¿Porque habrá puesto eso allí?

Preguntó Malcolm, Ben solo respondió levantando sus hombros en señal de desconcierto.

_ Bienvenidos detectives _ los saludo la Srta. Oliva al abrir la puerta _ Pasen, los estaba esperando.

_ ¿Sabía que veníamos?

Preguntó Ben

_ Sí, prepare té y galletas para la charla.

_  Gracias, pero venimo por asuntos de la investigación, Srta.

Dijo el detective Malcolm.

Una vez estuvieron acomodados en la sala, con el té y las galletas servidas, Malcolm dijo.

_ Lo que nos dijo en nuestra última vista, debemos saber si lo ha vuelto a ver.

_ Claro. Pero seguramente se preguntarán porque las canastas en la entrada. Él me pidió que los dejara allí y que le informará a los jóvenes sobre las cintas en el árbol. Los coloque en mi página y los chicos no dejan de venir por ellas.

_ ¿A que se refiere? _ preguntó el detective Ben_ ¿usted las a dejado para que los chicos tas tomen y cuelgan nombres en el árbol del cementerio?

_ Claro detective _ Respondió con voz calma la Srta. Oliva _ Por eso el oficial Azzolino se fue de la ciudad.

_ ¡Claro que no! Azzolino tomó sus vacaciones y fue a la casa de su hermana cerca del mar.

Protesto el Malcolm.

_ Detective vaya al cementerio, verá que el nombre del oficial se repite más de 30 veces, es obvio que el tomaría a su familia para huir del asesino.



S. Resileco.

Editado: 23.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar