El hijo de la guerra

Tamaño de fuente: - +

Sinopsis

De Vanaheim poco se sabe, y es que los que habitan en ese lugar han sido precavidos para resguardar cada secreto, para crecer como un reino y no convertirse en la sombra de Asgard.

Las laderas, los vastos bosques y el gran orden del pueblo les permite entrenar a los guerreros más audaces en su historia. Varios han salido de los salones de Tyr para luchar en otras causas, en otras tierras, pero no todos regresan para agradecer a su pueblo de convertirlos en lo que son ahora. Otros se avergüenzan por los brutales entrenamientos, o mienten sobre lo que reside en ese reino.

Sin embargo, los fieles permanecen, como James: se convirtió en mentor cuando cumplió sus 18 años de inmortalidad, satisfacía todos los anhelos de los dioses y se consideraba un gran portador de la espada. Su deber fue entonces entrenar a los niños desde los 10 años hasta que pudieran demostrar la lealtad al reino, pues el rey Harald no deseaba evolucionarlos para que luego se marcharan.

A partir de que los jóvenes estaban siendo tratados mentalmente para quedarse, Harald mandó tropas a deshacerse de los traidores y... envió a James a Midgard a una misión peligrosa.

No muchos están enterados de lo que sucedió allá, sólo se murmura que estuvo a punto de perder su alma, su Fylgja. Y que, desde entonces, no volvió a ser el mismo.

Las ambiciones del reino podrían llevarlos a la ruina, o a una eterna victoria si éste guerrero volvía a esa tierra para hacer alianzas.

El futuro de Vanaheim depende de James, porque el rey Harald no pretende arriesgarse a perderlo todo.

Emprenderemos un largo viaje para restaurar la paz en el reino.



Gabrielle Dess

Editado: 18.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar