El Hilo Rojo de Emma Johnson

Tamaño de fuente: - +

30

Capítulo 30
 


Cuando se trata de amar a los demás, nunca pensamos que es difícil, pero cuando se trata de amarse a sí mismo, esto resulta increíblemente complicado. Es fácil preocuparse y cuidar a los demás, pues la sociedad nos ha enseñado que es la forma correcta de actuar, pero lo cierto es que nadie nos ha dicho que deberíamos amarnos a nosotros mismos primero, ni tampoco nadie nos ha enseñado a hacerlo.

En las relaciones de pareja pasa igual. Te preocupas por tu novio y esperas darle lo mejor para que sea feliz, pero ¿dónde queda tu felicidad? Cuando no te amas a ti misma primero permites que otros influyan en tu comportamiento y se aprovechen de ti si así lo quieren.

Sigo en mi computadora miro mi reloj que dan las 2 de la mañana intento buscar un pasaje donde tenga respuesta pero obtengo los mismo resultado amate a ti misma como carajos algo eso si ni siquiera puedo hacerlo intento pero no logro entenderlo siempre pensé que la felicidad era amar a tu prójimo pero realmente que equivocación si no te amas a ti primero que quedara para los otros.

Si no tienes autocontrol amor propio, personas (y) te van a controlar toda tu vida y ser un peón mas en el amor siendo sacrificado por el bienestar de otros.

Me quedo fundida entre mis pensamientos solo puedo pensar en ellos tres. Mañana se irán dos chicos de mi vida y solo puedo pensar en ellos antes que ami que te pasa Emma y me quedo profundamente dormida.

Escucho ruidos en mi cuarto que hacen que me despierte - joder Rebecca digo parándome de mi escritorio es temprano que hace aquí - Emma vine porque tu mamá me llamo no fuiste a clase dice acercándose- Miro confundida a Rebecca y tomo asiento en la cama - ¿como así? Digo frotándome los ojos - Mira - Rebecca me muestra su reloj - abro los ojos - noo noo puedo creer que haya dormido hasta las 5 de la tarde mi madre porque no me levanto, no me digas que le constaste de Taylor Rebecca digo parándome y señalándola con el dedo y hace cara de que si lo hizo - No todo dice moviendo su cara de un lado a otro, le hago señal de que continué - solo le dije que se va ir a otro país y que por eso estabas un poco decaída no le dije mas nada lo juro - dice- .

Me tiro a la cama nuevamente y Rebecca igual - mi hermano se va mañana a las 11 sale su vuelo hacia New York dice en tono tranquilo.

Volteo la mirada hacia ella - creo que lo entendí digo sonriendo- que cosa pregunta ella.

Nos pasamos la vida preguntándonos qué hacemos en este mundo. Tanto, que pareciera que el amor propio fuera una práctica poco frecuente. Rebecca nos preocupamos más por cómo se sienten los demás que por cómo estamos nosotros mismos.

Vivimos aconsejando y apoyando al otro, sin saber que lo que primero debería importarnos es nuestro propio bienestar. Rebecca me miraba confundida - Si te amaras a ti misma primero, antes que a cualquier otra persona, todo sería diferente. Tu cuerpo tomaría un descanso, tu mente se relajaría y podrías pensar mejor.

Tu sonrisa sería cada vez más grande, pues te permitirías hacer lo que más te gusta y darte más tiempo para ti misma. Cuando te amas a ti misma primero, el mundo gira de otra forma, pero siempre a tu favor. Y quieres decir con esto - pregunta Rebecca.

Que el amor propio siempre debería ser mi prioridad. Digo sonriendo le, sabes lo entendí anoche, mi ultimó pensamiento fue de ellos y no en mi, que diablo pensé yo porque no estoy pensando en mi, en mi bienestar solo en terceras personas - hay me di cuenta que tenia que dejar fluir las cosas amarme primero yo antes de buscar un amor que no sea correspondido.

Creo que decido amarme a mi y no a ellos. Rebecca se abalancéa así ami - te amo lo sabes dice con lagrimas en los ojos, y creo que debes de hacer esto por ti y como lo estas haciendo y descubras ese ser que eres tan maravilloso seras una gran persona, amiga, novia esposa o amante lo harás increíble porque por fin descubriste quien eres. Y te amaras por lo eres a ti misma.

La tarde finalizo sin mas preámbulo le pedí a Rebecca que se quedara esta noche a lo cual acepto sin ninguna objeción. Nunca había dormido tan bien en En mi vida, los dolores se habían ido mis pensamientos se centraban en mi, mis sentimientos todos estaban en su lugar todos en orden, por fin veía con claridad.

Pensé que iba a tomar tiempo sentirme así, pero cuando decidí amarme a mi misma antes que a cualquier cosas el cambio fue inmediato me sentía alegre.

Rebecca aún dormía al lado mio, miro el reloj y veo que son las 10:30 otra inasistencia pero ese día solo quería pensar en mi.

Siento un cosquilleó en mi meñique que no me deja conciliar el sueño nuevamente y lo veo, mis sentimientos comienza a estar revueltos felicidad, confusión miedo mucho miedo y solo puedo gritar REBECCAAAAAAAAA - nunca había visto que alguien despertara tan rápido y menos a Rebecca. Se cae de la cama y con la misma se para - joder Emma te matare dice parándose que es lo que pasa dice arreglándose el cabello.

Le muestro mi meñique -mira le digo entusiasmada - que -dice ella subiendo nuevamente a la cama.

(mierda ella no los puedo ver).

Lo veo Rebecca, lo veo de verdad esta aquí miralo. Que vez dice Rebecca tapándose con la sabana. Mi hilo Rebecca mi hilo rojo digo entusiasmada con lagrimas en los ojos.

Rebecca da un salto que nuevamente se cae - dime que es verdad- dice aun en el piso. Si lo es Rebecca lo veo de verdad aquí esta.

- Rebecca se sienta al lado mio dime con quien estas atada dice seriamente - ¿estas atada con unos de los hermanos Moore? .

De la emoción no puedo articular sonido solo mueve mi cabeza en señal de que si - lo sabia dice ella con felicidad en su rostro- y a tu hermano también le digo tímidamente.

¿que harás dice ella ? Voy a pensar en mi respondo a lo que ella sonríe y sabe mi respuesta.

Iras cierto, creo que debes darte prisa los vuelos salen a las 11 dice ella. 
.
.
.
.
.
.



Alle_Diax

Editado: 16.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar