El invierno del Ángel [libro 2]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 39: el final.

A medida que Anthony se alejaba del edificio donde vivía Sarah sentía que su corazón era golpeado con cada paso que daba, no se había sentido tan solo desde hace mucho tiempo, no comprendía el vacío tan grande que había en su pecho.

A pesar de eso su mente se iba aclarando, comenzó a hacer un esfuerzo en buscar la manera de superar lo que acababa de vivir, Sarah le había roto el corazón, pero por algún motivo no se sentía igual a lo que experimentó cuando se dio cuenta de que había perdido a Anna. Por primera vez se le ocurrió pensar en que la atracción que sentía por Sarah se debía a que la culpabilidad del accidente le hacía querer protegerla, pero ahora que ya ella se había recuperado podría ser solo un tipo de atracción, como la que cualquier otro hombre hubiera sentido por una mujer, no podía negar que Sarah era muy hermosa. Le gustaba ir a su apartamento, estar con ella, compartir también con Olivia y tomar chocolate caliente, tal vez solo había confundido los sentimientos. Cuando conoció a Sarah se encontraba en el peor momento de su vida como humano, ellas confiaron en él, era comprensible que se sintiera importante para alguien.

Anthony caminaba por el centro de la ciudad, estaba oscureciendo, era mediados de febrero y la ciudad continuaba cubierta de nieve. Andaba sin prisa, sin ganas de seguir adelante. Miraba a las personas a su alrededor y le parecía que todos estaban felices a pesar de la baja temperatura. A lo lejos visualizó una larga cabellera roja que se aproximaba hasta él, su corazón no dio un vuelco, aquella mujer era como cualquier otro de los peatones, a pesar de eso se quedó observándola, sabía que no era Anna, esta mujer era de menor estatura y caminaba diferente, pero quiso mirarla y comprobar que pensar en Anna ya no causaba en él la misma agonía de antes. Ella no había hecho absolutamente nada malo, no podía odiarla, nunca lo había hecho, era un amor que no sería correspondido, él lo sabía, él era quien había hecho las cosas mal, y por primera vez sintió que se arrepentía de lo que había hecho, lamentó haber intentado separar a Anna de Alexander, no debió de haberse involucrado con ella, debió continuar con su búsqueda, de haberlo hecho tal vez...

En ese momento la pelirroja pasó a su lado, lo miró, le sonrió y siguió su camino. Anthony apenas le devolvió la sonrisa.

—Está hecho, no puedo cambiarlo —se lamentó ahora que Anna ya no parecía ser tan importante.

Anthony tenía una decisión que tomar, vivir o morir. Podría ir de nuevo al puente y saltar, o continuar su vida, hacer lo mismo que Basil, aunque al contrario de su jefe él no había sido movido por la curiosidad de la vida humana, nunca se había convertido en un Rebelde por voluntad propia. Comenzó a pensar en Isaac, Elena, Vanessa, sus demás compañeros de trabajo, pero sobre todo en Basil, debía de haber por allí otros Rebeldes convertidos en humanos, a lo mejor pudiera encontrar algunos, ayudarlos como había hecho Basil con él, continuar con la heladería, tal vez aprender de negocios y encargarse de la tienda, era una buena oferta, quien sabe que le depararía el futuro si decidía continuar. Se sorprendió a sí mismo al darse cuenta de que tenía curiosidad, pensó que continuar sería emocionante, estar con Sarah le había permitido sentir el lado bueno de la vida, haber pasado tanta hambre y frío lo había enseñado a apreciar algo tan sencillo como un vaso de agua. Anthony se detuvo en medio de la acera, se dio cuenta de que disfrutaba estar vivo, quería estar vivo.

Con una sonrisa buscó con la mirada un lugar para desayunar. Entró a un café. Pidió un sándwich y un latte para llevar.

Al llegar al edificio donde vivía se detuvo a sacar la llave y miró hacia atrás, no podía ver a Sarah desde allí, pero sonrió con nostalgia como símbolo de despedida, no sabría nunca que fue aquello que sintió con ella, pero no podía hacer nada al respecto, estaba agradecido por todo lo que había ocurrido, y lo hacía feliz de que ella estuviera feliz. Se sentía destruido pero con optimismo, con el tiempo las cosas serían mejor, a partir de ahora haría un esfuerzo en dejar de mirar hacia atrás, haría una nueva vida, con nuevos recuerdos y amigos.

Entró a su apartamento, cerró la puerta tras él y colocó la comida sobre la mesa de la cocina, dejó las llaves junto a la bolsa de papel. Dio dos pasos, iba a quitarse la bufanda cuando la expresión de su rostro cambió con la velocidad de un parpadeo.

El cuerpo de una mujer yacía en el suelo, se encontraba desnuda y boca abajo, tenía el cabello de un amarillo hermoso igual al de él y eran tan largo que podría llegarle a las rodillas, su rostro estaba cubierto por su cabello y su brazo derecho se extendía hacia arriba y temblaba con dolor. Anthony corrió hasta su cama, tomó una sábana y se devolvió con la misma velocidad, la cubrió para protegerla del frio y la levantó para posarla sobre su cama. Para Anthony no cabía duda de que esa mujer era un ángel, pero ¿por qué allí en su apartamento?



Laura Zarraga

#2551 en Novela romántica
#1016 en Fantasía

En el texto hay: fantasia, misterio, angeles caidos

Editado: 15.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar