El Juego

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 7

 

Una tempestuosa tormenta se avecinada, espesas nubes se amontonaban sombre la tan hermosa ciudad de Verona, el eco de los truenos zumbaba en los oídos de los habitantes, los relámpagos los hacían apresurar el paso y por su puesto los tan estruendosos rayos los hacían saltar al impacto.

Grandes gotas comenzaron a inundar a la ciudad, las personas obstaculizaban el paso, se amontonaban las unas con las otras, tratando de pasar por tan estrecho callejón.

El príncipe buscaba la manera de salir de aquella situación, miraba al cielo, trataba de observar si aquella tormenta iba a ser pasajera, pero esta le respondió con un horroroso trueno, ocasionando que la pequeña se pegara cada vez más al príncipe.

Agarro a la pequeña fuertemente del brazo, temía que esta se le perdiese entre la multitud, avanzo entre estos dando pasos firmes, la pobre niña prácticamente era arrastrada, chocándose contra las personas, y empapándose cada vez más.

El joven caminaba de forma contraria al instituto e incluso de su auto, este se adentraba en la profundidad de la ciudad.

La pequeña no podía ver, las gotas obstaculizaban su visión, y tampoco podía limpiárselas, no mientras fuese arrastrada por el joven.

Celeste prácticamente caminaba descalza, ya que sus viejos zapatos, la habían abandonado hacia dos calles.

Los vientos helados no tardaron en llegar, haciendo que la pequeña temblara al sentirlos, el doblar con apuro trajo como consecuencia la caída de Celeste, retrasando a si al joven.

Fue recogida casi inmediatamente por este, avanzando con ella en brazos, sin disminuir su ritmo, si bien, la joven no pesaba, su esquelética contextura ayudaba en momentos como estos.

La pequeña se acoplaba entre los brazos del joven, sentía seguridad en estos, sentía que nada malo le podría ocurrir mientras estos la sostuvieran, se pegó al príncipe.

--- Llegaremos más tarde de lo previsto--- miro a la joven--- Aun duerme--- susurro.

El astuto príncipe había llevado a la pequeña a una posada, ya que le era imposible ir al instituto, la vía a este se cerraba cada vez que había una tormenta, ocasionando que ninguno de los estudiantes pudiera pasar más allá de las afueras de Venecia.

La joven hacía una hora se había dormido, pero tan solo media hora atrás habían llegado, esta se encontraba descansando en la cama, mientras el príncipe hablaba por teléfono.

--- ¿Crees poder regresar mañana?

El joven miro por la ventana.

--- No lo sé--- le respondió--- creo que habrá cambio de planes.

Se escuchó un suspiro ---Te dije que era mala idea.

---Lo sé.

Un ruido llamo la atención del joven, la pequeña se había sentado en la cama, aquel lugar no era para nada refinado, al contrario, parecía una madriguera de conejos.

---Te hablo luego--- le dijo para luego colgar.

---¿Dónde estoy? ---Susurro con confusión.

El joven la abrazo.

---No te preocupes--- la pego a su pecho--- Estas conmigo, no tienes nada de qué preocuparte--- juego con su cabello.

---Gracias--- el joven la miro--- gracias por cuidarme

El joven sonrió

---- Siempre te cuidare pequeña.

 

---Cambio de planes, debemos avisarle a Manuel.

Vicente avanzo hasta la puerta.

---Pobre niña--- dijo mientras la abría.

--- Marco es un gran actor. Recuerdas cuando éramos niños--- Vicente asintió con una sonrisa--- y siempre lograba salirse con la suya.

---Vamos--- pasaron por la puerta.

 

--- Llegamos en mal momento--- Habló Adrien

Con sonrisas burlonas estos dos jóvenes llamaron la atención de los dos salvajes, observando con diversión a su amigo el cual se encontraba debajo de la pelirroja siendo amenazado con un objeto corto punzante o como Aria le decía normalmente un tacón, además de múltiples rasguños y morados que este tenía por todo el rostro.

 

----Entonces es mejor que nos vayamos--- les dijo Adrien mientras señalaba a la puerta.

Aria no dejo de mirar a Manuel, no dejo de amenazarlo, este sabía que si se movía seria su perdición, pues bien, este se lo había ganado, nadie lo había mandado a amarralarla y amordazarla a la cama.



Princesa_Cristal

#3430 en Joven Adulto
#9847 en Novela romántica

En el texto hay: novelajuvenil, badboy, chicossexys

Editado: 14.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar