El Juego

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

Los recuerdos de aquella mañana azotaban su mente, cada gesto y cada palabra quedo guardada en él. Su rabia se extendía cada vez más, hacía tres días que había pasado aquel incidente y ya había mandado a varios estudiantes a la enfermería; sus amigos los cuales eran casi hermanos, se preocupaban por él, jamás lo habían visto así.

En cierta manera sabían que aquella chiquilla iba a cambiar muchas cosas, sabían que ella iba a ser el tormento de su querido amigo, sabían que aquella seria el principio del fin.

Marco revoloteaba por toda la sala, sus nervios se encontraban de punta, casi al borde de la locura, su espeso cabello rubio fácilmente se podía confundir con un nido de pájaros, sus ojos se encontraban más oscuros seguidos de unas pronunciadas ojeras, y su atuendo simplemente era algo aterrador, cualquier estudiante que lo viera así, saldría corriendo.

Manuel y Adrien jugaban plácidamente pool, ignorando rotundamente a su amigo, estos darían el siguiente paso, aquel juego solo era una apuesta, cualquiese que ganara se acercaba a la chiquilla, por su parte Vicente simplemente observaba a su amigo.

--- ¿Qué crees que deba hacer? --- preguntó de repente Marco

Adrien lo miro durante unos segundos --- Nunca haz jugado --- golpeo la pelota--- pero tu ideaste aquel juego --- llamo la atención de todos en la sala--- supongo que debes hacerlo un poco más interesante, jugar con la chica de una forma única --- sonrió--- juega con ella de una manera nunca antes vista, eso es lo que debes hacer.

Todos miraban sorprendidos a Adrien, siempre jugaban igual con su víctima, quizás cambiaba un poco cuando dejaban su marca, pero nunca habían jugado diferente, si ya de por si su juego era cruel, hacer otro lo haría aún más cruel.

--- ¿Creen que aquella niña merezca tal atención? --- preguntó curioso Manuel, al ver que nadie le respondía siguió --- Es estúpido que aquella becada tenga asi a Marco --- pronuncio aquello con asco--- Es solo una chiquilla de campo, una la cual no tiene modales y lo único que ha conocido es una vaca--- terminó exaltado.

--- Puede que sea estúpida--- le respondió Vicente---- puede que solo haya conocido vacas en su vida, pero --- pauso un momento, buscaba las palabras adecuadas--- Ella no es como las otras con las que hemos jugado, ella es especial--- los miro a todos--- ella no tiene dinero, ella nunca ha experimentado nada, ella es una nueva sensación--- fijo su vista en Marco--- ¡Oh! Mi querido amigo, aquella niña sería una delicia.

--- Es desorbitante lo que dices--- comenzó Manuel a replicar, pero fue interrumpido abruptamente por Marco --- Mi querido amigo--- refiriéndose a Manual--- se de antemano lo humillante que es rebajarse por aquella granjera, aquella que en vez de estar estudiando, debería comenzar a limpiar nuestros zapatos--- todos afirmaban aquello--- por lo tanto debemos enseñarle su lugar, mostrarle que ella y nosotros estamos lejos de convivir juntos--- frunció los labios--- pero no de una forma precipitada, debemos tener paciencia, mostrarle lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros--- Se miraban entre si--- Si, como ustedes escucharon, cada uno participara ahí, dejando una pequeña marca, pero yo --- elevo la voz--- seré quien la destruya finalmente.

Dejando un silencio en todo el lugar, aquello iba de mal en peor para la pequeña, ahora no solo tendría un malvado príncipe, ahora serian 4 malvados joves, ¡pobre pequeña Celeste! este tiempo sera el peor de su vida...

La pequeña Celeste rondaba cómodamente por los pasillos del internado, después de haberse perdido durante varias horas, había aprendido el camino, aquel extraño joven no volvió a aparecer desde entonces, y ella había podido tener un poco tranquila su vida hasta ahora.

Una pelirroja con aires de grandeza avanzaba por todo el corredor, moviendo sus despampanantes caderas de un lado a otro, calzando unos tacones de 32 cm o eso le pareció, llamando la atención de todos en aquel lugar,por su parte la pequeña Celeste se encontraba sumida en sus pensamientos.

La pelirroja observo con sorpresa a la pequeña, rápidamente se dio cuenta de que ella no pertenecía a ese lugar, no sabía si ella era una estudiante o una empleada, su ropa se encontraba desgastada y sus zapatos ahuecados, sintiendo pena y vergüenza ajena.

--- Pequeña--- la llamó la pelirroja, pero Celeste no la escuchaba, lo cual la hizo avanzar hasta donde ella se encontraba--- Pequeña--- volvió a repetir la pelirroja, enfrente de ella

Celeste la miró extrañada, en estos 4 días que había estado en el internado, nadie había volteado a mirarla tan directamente, todos los estudiantes simplemente murmuraban a su paso.

--- ¿Qué haces aquí? --- le pregunto directamente, aquella joven se caracterizaba por ser directa, y por la afición a la moda.

--- Yo... solo... --- No encontró las palabras

La joven suspiro

--- No te haré daño ¿vale? --- le dijo calmadamente--- Solo quiero saber quién eres, pero si no me quieres decir, no importa--- levanto las manos en señal de paz--- sabes, me la he pasado sola un buen rato, me vendría bien tener compañía ¿Qué dices?, ¿Me harías el honor de acompañarme?



Princesa_Cristal

#3325 en Joven Adulto
#9688 en Novela romántica

En el texto hay: novelajuvenil, badboy, chicossexys

Editado: 14.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar