El Juego

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 6

La pequeña se había rendido, había dejado de luchar contra el príncipe hacía más de diez minutos, actualmente se encontraba en un auto siendo llevada a un lugar desconocido. Se pegaba a la puerta de copiloto mientras miraba de reojo al muchacho, el cual conducía como si tuviera la vida comprada.

Estar ahí la aterraba, estar ahí la hacía temblar, estar ahí la ponía nerviosa, estar junto a él la hacía sentir insegura, estando allí comenzó a desear ser invisible, poder pasar desapercibida, no estar ahí en un auto junto a un excéntrico joven.

El príncipe se dio cuenta del estado de la pequeña, veía y sentía como todo su cuerpo temblaba, sin pensarlo toco su muy delgado muslo, ocasionando que esta saltara en respuesta, y volteara a mirarlo totalmente sonrojanda; aquel acto tan impertinente de aquel joven no ceso, su mano no se corrió de ahí.

---Shh--- fue lo único que salió de sus labios--- tranquila--- le susurro mientras acariciaba su muslo.

La pequeña se tensó a un más, aquello no la tranquilizaba, aquello la ponía aún más nerviosa, ese estúpido príncipe lograba volverla nada, evito volver a mirarlo, su corazón latía cada vez más, aumentando su pulso, deseaba acabar ya con aquel martirio.

---¿Conoces la historia de Romeo et Juliette?

Aquella pregunta sorprendió a la pequeña

---Si--- le dijo sin apartar la vida de la ventana.

---- Entonces quizás te guste al lugar donde nos dirigimos--- le dijo, mientras estacionaba el auto.

---¿Conoces la casa de Juliette?--- preguntó de repente mientras ayudaba a bajar a la pequeña

Ella negó.

---Perfecto.

Le agarro la mano sutilmente

---Hoy la conocerás--- avanzaron de la mano.

La pequeña le daba incontables miradas a sus manos entrelazadas, tornándose cada vez más roja y acelerando su pulso, aun no podía tener contacto visual con el príncipe sin perder la conciencia en el momento.

--- Estas en Verona--- susurro--- la bella Verona--- miro hacia el frente--- aquí dos familias hacen la ley.

Celeste miro hacia el frente, estrellándose con una hermosa pero anticuada casa en la cual resaltaba balcón, aquello le parecía hermoso, además de que su puerta y pared se encontraban llenas de notas.

---Es hermoso--- soltó sin ningún pudor.

Miro al joven--- Puedo--- el asintió.

Desenlazando sus dedos fue directo a tocar aquella casa, pasando su mano lentamente por todo, sonriendo como una niña pequeña en una dulcería, llego hasta donde se encontraba el balcón, se quedó parada ahí durante unos segundos, se acercó hasta la pared, coloco su frente y cerró los ojos.

Él joven solamente la observaba, miraba embobado cada uno de sus movientes, jamás creyó que llevarla allá la haría tan feliz, vio como había dejado de temblar, como su inseguridad se había ido, dejando a su paso una gran sonrisa.

Se acercó a ella, le toco suavemente el hombro --- Bienvenida a Verona---- le susurro en el oído causando que esta se estremeciera.

---Esto es...--- no logro terminar

---Si--- su cálido aliente erizo a la pequeña

--- Jamás creí estar aquí…. es mi historia favorita.

El joven sonreía ante esta, le gustaba las reacciones que provocaba en ella.

--- Se dice que al escribir los nombres de dos enamorados y ponerlo justo ahí--- señala las paredes--- su amor será irrompible, amor terno--- termino el joven dándole un beso en la mejilla, para luego agarrar su mano y tirar de esta hasta el interior de la casa.

El juego hacia unas horas había comenzado, todos esperaban pacientemente su hora de actuar, sabían que este se jugaría lentamente, envolviendo a su presa de una manera sumamente tortuosa para luego devorarla completamente.

--- ¿Qué crees que esté sucediendo? --- Pregunto curioso Adrien

Vicente dejo el cerillo junto a la mesa

---Una patada en los huevos por parte de la pelirroja.

Adrien no puedo evitar reír ante este comentario, si bien aquello era cierto, podría apostar que su querido amigo estaba sufriendo junto a esa pequeña pero indomable fierecilla, es más sabia que pronto lo verían con un ojo morado seguido de varios rasguños.

--- Actualmente debe llevar más de dos golpes

Su amigo lo miro incrédulo



Princesa_Cristal

#3415 en Joven Adulto
#9831 en Novela romántica

En el texto hay: novelajuvenil, badboy, chicossexys

Editado: 14.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar