El Juego (en Edición)

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 9 (Catalina)

Visitar a Karina fue algo bueno para mí, necesitaba hablar con una persona que no me mirase como una amenaza. Mis padres pueden intentar ocultarlo todo el tiempo, pero sé que están preocupados por lo que pueda pasarme en ese estúpido juego.

Llego al parque donde solía estar con mi familia y miro todo con tristeza, las familias ya no están, todos están ocultos esperando que la semana termine para que los asesinos se vayan. Para que las personas como yo comiencen a morir.

– Es sorprendente lo solo que está todo – Dice una voz a mi lado.

Doy un respingo sin demostrarlo del todo, aprieto mis manos en puño y suspiro. La presencia a mi lado sólo me da escalofríos, mi cuerpo la reconoce, más yo no quiero ver quién es el dueño de mi nerviosismo.

– Tú eres.... Cata...

– Cydiler – Lo interrumpo con seriedad.

Debo adaptarme a mi nuevo nombre, no quiero que la gente me recuerde como la chica que era una asesina, mi nombre no estará tan sucio como mi alma. Por lo menos podré salvarlo, creo.

– Me llamo Cydiler.

Y allí es cuando cometí el primer error: Mirarlo.

Unos ojos zafiro me recibieron, el cabello negro corto y brillante, la piel pálida y la altura descomunal del fornido chico. Era hermoso. No lo había visto antes por aquí, estoy completamente segura, no podría olvidar jamás sus ojos...

Es como si me llamaran para encontrarme con ellos.

– Está bien – Acepta y me otorga la más bella de las sonrisas – Cydiler.

Maldita sea. No siento mi cuerpo, sólo quiero fundirme en un abrazo con este desconocido y no entiendo por qué. ¿Qué me está pasando?

– Me llamo Fitzwilliam – Se presenta extendiendo una mano en mi dirección – Un gusto conocerte.

No sé si sea su nombre verdadero, si es un jugador más que tendré que matar en algún momento si el juego lo quiere, pero solo estreche su mano y me permití sentir la electricidad que recorrió mi cuerpo en ese instante.

Lo mire sorprendida encontrándome con esos zafiros que me hipnotizan, se veían asombrados también, pero no entiendo si es por lo que sentí o porque le extraña que haya estrechado su mano.

Nuestro momento solo duró pequeños lapsos de tiempo, él rompió el contacto retirando su mano para guardarla en los bolsillos de su cazadora negra. Su rostro era iluminado por la tenue luz de la tarde y me encontré tan fascinada observándolo que no supe lo que estaba hablando hasta que me miró de nuevo y sonrió.

– ¿No te da miedo salir sola con tantos asesinos rondando por ahí?

Allí se acabó el encanto, señores. Este chico de seguro es otro jugador, tal vez hasta un estúpido asesino que vino a capturarme.

– Ehh...

No, no tengo miedo porque soy una asesina también ¿Acaso no ves las noticias de este estúpido pueblo?

– Tranquila, sé que mataste a ese asesino –  Me calma otorgándome otra media sonrisa – Sólo me preguntaba si no te da miedo salir sola, te pueden capturar también a ti.

Justo en ese momento y con sólo esas palabras supe que lo que decía sentir por Héctor tal vez no era tan fuerte como pensaba, porque si lo fuera mi mente no estaría confusa ahora mismo mientras observo a este chico.

Este juego lo único que está logrando es sacar lo peor de mí. Todas las inseguridades que he ocultado a lo largo de los años.

¿Algún día terminará este calvario? O ¿Apenas comienza y no quiero aceptarlo?

– Yo… No había pensado en eso – Admito bajando la mirada avergonzada.

Me estaba preocupando tanto en la opinión de los demás, que ni siquiera me detuve a pensar en mi seguridad personal. Tengo enemigos ¿Por qué no pensé en eso cuando me escapé de casa?

– ¿Quieres que te acompañe a tu casa? – Pregunta Fitzwilliam mirándome dubitativo.

– No creo que sea una buena idea – Lo miro con una mueca y comienzo a caminar – Apenas y te conozco.

Ya no volveré a confiar tanto en las personas, eso solo me ha demostrado que no todos piensan igual. A veces la vida te acorrala, ni siquiera sé dónde puedo conseguir la fuerza para seguir. Pienso salir de este agujero en el que me encuentro acorralada, pero es definitivo que no seré la misma de antes. No puedo ser esa chica de nuevo.

– ¡Cydiler!



Laczuly0711

Editado: 22.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar