El Manantial. Saga Ranchos Nº 2

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Martín llegó al aeropuerto y saludó a su amigo con un fuerte abrazo. Habían sido compañeros de estudios y sus lazos se hicieron más fuerte con la muerte de don Oscar el padre de su amigo Steven.

 

_No podía creer cuando el señor Roberto me dijo que tú eras el nuevo administrador del Manantial_ expresó emocionado.

Steven Martelo Smith, era administrador y acababa de terminar su carrera de veterinaria y era el recomendado por Roberto Martelo su hermano y propietario del rancho El Manantial.

_Si Roberto me pidió el favor que administrará el rancho porque alguien se va a casar _ le hizo broma sobre su matrimonio_

Martín te presento a Leonel Ramos, tu reemplazo él es veterinario.

Ambos hombres se estrecharon las manos.

Después que Martín y Leonel se saludaron. Martín los invitó al auto.

_Vamos al hotel y se cambian_ se refería a la ropa_ hoy hay una fiesta de disfraces para todos los rancheros y allá les presento a la señorita González la encargada del rancho.

_ Lo siento Leonel no puede ir _Steven se mostró avergonzado _ quedamos en que él iría a buscar una habitación y una oficina para mí.

_Pero tú te quedarás en la casona y Leonel en mi cabaña cómo debe ser_ Martin lo corrigió_ además son órdenes del señor Roberto de qué tú vivas en la casona y la biblioteca sea tu oficina.

_¿Seguro? Pero...._ la duda asomó en el rostro de Steven _.....el marido de la señora no se molestará.

_No, ella es soltera y además es muy linda_ le sonrío arqueando rápidas veces las cejas mostrándose travieso_ vamos a la fiesta de disfraces.

Steven resopló inconforme por aquella información.

_Bueno, yo me disfrazo de vaquero _dijo Steven soltando una carcajada ante su lógica.

Martín lo miro de pie a cabeza. El hombre llego vestido con pantalón vaquero, camisa de cuadros azules y blancos, botas y su muy conocido sombrero. Típico vaquero de la región.

_ No, pero qué disfraz _exageró con los gestos el comentario de su amigo _Aquí todos somos vaqueros.

 

Steven, Martín y Leonel estaban en la barra tomando ya eran pasadas las diez de la noche y él estaba algo bebido charlaban y reían. Con ellos se encontraban la prometida de Martín y una amiga.

Los ojos de Steven se encandilaron con una sensual mujer que vestía un disfraz de sirena, el cual estaba compuesto por un top y una falda larga desde la cadera hasta los pies dándole forma de cola de pez.

Steven contemplaba el vientre desnudo de la mujer que era hermoso, su rostro estaba cubierto con un antifaz del mismo color azul eléctrico igual que el resto del vestido y una cabellera negra cubría sus hombros, esa silueta le pareció conocida.

Tomó otro trago y se levantó con la intención de conquistar y besar esa boca roja por el labial y quitarle toda la ropa. Tenía dos años de abstinencia. Y esa mujer le gustaba para terminarla.

Desde el otro lado del lugar de la fiesta, Betty cuchichea emocionada al oído de su amiga.

_Andrea no te vayas a girar _dijo Betty con voz melosa y coqueta _ un dios griego viene hacia acá.

_¿Cómo es?_ le dio curiosidad por el interés de su amiga.

_Es alto, tiene el cabello largo castaño hasta los hombro, tiene una fina barba, es tan divino_ suspiró _ si no lo quieres lo pido para mi _río de buena manera.

Cuando el hombre en cuestión se les acercó su voz ronca y gruesa se dejó escuchar.

_Buenas noches_ saludó Steven.

La voz de él causó un estremecimiento en el cuerpo de Andrea, fue como si un latigazo de corriente le recorriera todo el cuerpo y ésta se giró y lo miró con los ojos furiosos.

_¿Qué haces aquí?_ vociferó enojada.

Él arqueó una ceja al mirar su cuerpo desnudo y con los ojos entrecerrados la miró.

_¿Qué demonios…? _ Mil emociones se despertaron en el interior del joven que enseguida reconoció a Andrea.

_Hola, Yo soy Betty_ trató ella de mediar entre los dos furiosos jóvenes_ ya veo que se conoce_ sonrió de manera nerviosa.

Andrea temblaba. Por la ira de verlo ahí o por la emoción que sentía en ese momento.

_Betty_ Andrea tomó un trago largo para poder calmarse_ te presento al hermano de mi hermana_ la miro a los ojos y los abrió para que ella entendiera el mensaje.

Betty comprendió al instante.

_Hum, ya_ dijo Betty, entendiendo que él era el viudo, que ella tanto amaba.

 

Steven miraba para todos lados buscando a alguien.

_¿Y tú marido?_ preguntó Steven con voz rasposa.

_Ella no tiene marido_ respondió Betty por ella.

_Ah, no_ una sonrisa sarcástica asomó en el rostro de Steven, confirmando lo que ya él sabía_ eso era de esperar.

Los ojos de Andrea, echaban fuego por el ataque que él le hacía.

_ ¿Qué quieres decir?_ bebió otro trago y luego otro, porque necesitaba ahogarse con el alcohol.

_Que eres una cobarde_ sus palabras estaban cargadas de rabia y resentimiento _siempre huyes.



Miky

Editado: 01.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar