El Manantial. Saga Ranchos Nº 2

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

Steven llegó a la mañana siguiente cansado y lleno de sangre, según él una de las vacas no podía parir y él tuvo que asistir al veterinario Leonel, que estaba muy ocupado con otro ternero que se había caído en un foso y tenía que apresurarse a sacarlo para que no muriera.

Andrea no dijo nada. Ella sólo se limitaba a mirarlo con el rabillo del ojo y a escucharlo hablar con Teodora, que era a quién él le contaba todo, sin darle importancia o interés a su esposa.

Él subió a la habitación y rato después bajo listo para salir nuevamente. Andrea aún estaba sentada en la cocina en compañía de Teodora.

_ ¿Vas a salir?_ ella sin poder contener su curiosidad para donde él salía lo interrogó, al verlo bien vestido.

Él la miró de soslayo.

_Voy para la Arboleda tengo una cita, con...._ bebió el café con intencionada lentitud que Teodora le brindó _ Manuela, quiero comprar unos caballos y ella me asesora. ¡Esa mujer realmente si sabe de caballo!

_ Hum_ Andrea, apretó la boca al oír como él alagaba a esa mujer que la sacaba de casillas._ ¿Vienes almorzar?

_ No, no lo creo_ dijo él muy despreocupado_ Manuela me invito a almorzar así que....vamos almorzar con sus padres_ se levantó y tomó su sombrero y se lo colocó.

_ ¡Señoras!_ sonrió _ por favor, no me esperen, porque..._ comenzó a salir de la cocina.

Andrea estaba furiosa al oírlo fanfarronear sobre su aventura y sobre la odiosa mujer.

_Necesito que vengas temprano_ dijo de pronto Andrea y al mismo tiempo se levantó de la silla como si fuera un resorte.

Trataba de controlar su rápida respiración debido a la ira por los celos que estaba surgiendo de manera imperiosa dentro d ella.

 

Él se giró lentamente y la miro a los ojos, confundido.

_¿Para qué?_ su voz era tosca y sus ojos brillaban con intensidad.

_ Para..._ ella se miraba las botas nerviosa y deambulaba de un lado sin saber cómo abordarlo _ para pedirte un favor _ mintió, necesitaba tener una oportunidad o Manuela se lo arrebataba. Si no era que ya Manuela se lo había ganado con sus maravillosos atributos.

Steven la veía extraña, caminaba de un lado a otro de manera errática tal vez se debía a los documentos.

_ Ah, ahora que recuerdo _ Steven señaló la oficina al verla nerviosa le llamo la atención, ella enrojecía cuando se sentía furiosa o avergonzada_ allá están los documentos del....

Andrea sintió caer en un abismo. Él estaba pensando en el divorcio y eso jamás pasaría. Ella aún no había luchado por él. No se iba dejar arrebatar el amor de su vida por una presumida. Aún tenía tiempo. Pensaba triste Andrea.

_ Yo no voy a firmar los papeles del divorcio _ dijo a la ligera, nerviosa. Estaba atolondrada por sus propios miedos _ No te voy a dejar libre para que te vayas con la coqueta de Manuela_ le gritó.

Él no dijo nada sólo se limitó a salir y sonreía de oreja a oreja.

_¡Espera!_ gritó Andrea furiosa al ver que él se marchaba como si no le estuvieran hablando, mientras se acercaba a él.

_ ¡Buenos días!_ la melosa y melódica voz de Manuela congeló a Andrea._ ¡Oh, amor, ya estás listo!_ sus ojos verdes brillaron como esmeraldas bañadas por el sol al mirarlo y devorarlo con la mirada.

Andrea sintió que lentamente su cuerpo comenzaba arder. Una furia incontrolable se adueñaba de ella.

_¿Amor?_ Andrea se enganchó del brazo de su esposo furiosa_ él es mi amor.

Apretó la boca y su mirada era fuego hirviente al mirar a la hermosa pelirroja.

La recién llegada elevó una de sus comisuras en una sonrisa mal disimuladas.

_ Bueno, la verdad es que cuando él se divorcié de ti....._ le pegaba a la bota con la fusta, porque ese era el comentario que se oía en el rancho_ será libre, para escuchar, palabras de amor, de cualquiera y como yo no voy a ser estúpida para dejarlo ir_ lo miró y sonrió complacida.

El solo hecho de que ella la llamara estúpida la enfureció aún más.

_ Pues siéntate, porque el aún es "mi esposo" y...._ Andrea fue interrumpida por Steven.

Steven no iba a permitir que sus planes se vinieran abajo por culpa de su propia esposa.

_ Señoras por favor_ se soltó del agarre de Andrea, haciendo que ella se descontrolaba de los celos que sentía _ es muy temprano para comenzar una discusión, que no las va a llevar a ningún lado.

Miró a Manuela y sonriendo le dijo.

_¡Nos vamos!

Andrea estaba muy disgustada y no reaccionó cuando él se detuvo y se le acercó.

_ Por favor, no le des importancia_ y la besó en los labios_ nos vemos luego.

Ella los vio marcharse y furibunda se fue a trabajar en el Centro, necesitaba tranquilizarse porque la ira la estaba matando, sin embargo eso de nada la ayudó. El solo imaginarlo con Manuela quería hasta matar.

 

Paso otra semana y Steven salía casi todos los días con la excusa de ver caballos, y eso a ella no le gustaba y tampoco le creía, pero tampoco se animaba a reclamar porque sabía que perdería los estribos y todo lo que anhelaba no lo lograba con esa actitud negativa.



Miky

Editado: 01.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar