El Manantial. Saga Ranchos Nº 2

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 9

Los movimientos rítmicos de los amantes, hacen sonar los fuelles de la gran cama.

Los dos sudados por la temperatura del medio día, pero eso no importaba para saciar con deleite toda la necesidad que ambos jóvenes tienen del uno por el otro.

_Mírame, Andrea _ la voz ronca de Steven la animaba a mirarlo _ deseo que veas lo que hacemos.

Ella lo mira sonrojada por el calor de la pasión.

_¡Oh, Ste!_ besa su boca con amor_ ¡Por favor, no puedo!

_ Si puedes cariño_ le respondía a los besos y caricias_ ¡Eres hermosa! ¡Sólo mía!

_ Ste...._ ella sentía como todo su ser vibraba a cada caricia que él le proporcionaba. Era el paraíso estar en sus brazos. Cada una de sus caricias la llenaban de manera inmensurable _ ¡Oh, me gusta!

_ Si, lo sé_ sus manos acarician y recorre con amor todo el cuerpo de la mujer_ me encanta enterrarme dentro de ti, llenarte..... que me sientas...._ él es posesivo y arrogante y el momento de la llegada eminente fue para los dos, al éxtasis de la más maravillosa sensación.

_..... Andy, dame más.... _ su voz se quiebra por la explosión que lo rompe en mil pedazos, arrasando con ella a su mujer. Los dos se sumergen profundamente en las aguas del ímpetu amor, son dos mudos que se aman y nadan al ritmo de las olas de la pasión.

Ella movía sus caderas candentemente y se arquea para profundizar cada embestida que él le daba. Llenándola al máximo de su feminidad causando en ella un estrago delicioso de placer.

_ Si....si..ah...._ gime ella complacida extasiada por cada una de las experiencias.

Andrea quería decirle cuánto lo amaba, pero su inseguridad no se lo permitió, él cayó sobre ella exhausto y sudoroso.

_ !Oh, vas a acabar conmigo!_ murmuró Steven al salirse de ella y al acostarse a su lado, fatigado.

La risa de ella lo emocionó.

_ ¡Tan mentiroso! _ Le bromeó ella feliz.

Él la abrazó y besó con cariño. La cabeza de ella esta recargada en su hombro y con su otra mano libre él le quita los cabellos húmedos del rostro. Vuelve y besa sus labios y con ojos cristalinos por la pasión le dice:

_ No quiero que te preocupes por Manuela, sólo la trató hasta que consiga los caballos que queremos_ la besaba con ternura.

Sus manos expertas acarician sus senos y su vientre.

_ Pero..._ avergonzada trató de quitarse de su lado _ es que ella te estaba besando y a mí no me parece bien....

_ ¿Por qué?_ él quería que ella le reconociera que está celosa. La vuelve a sujetar y rápidamente él sube una de sus piernas y la encierra bajo su cuerpo _ ¿Celos?

Ella al oírlo enrojece.

_No, yo solo me preocupo por el que dirán _ trató de esconder su vergüenza, y los celos que sentía por causa de Manuela.

_ Bueno entonces no hay problema _ se acomodó sobre ella nuevamente _porque a todos les ha quedado muy claro que eres mi mujer, y eso es lo que dirán_ y sin pronunciar una palabra más se entregaron nuevamente al amor.

Mucho rato después, los dos bajaron bañados y llegaron a la oficina.

_ Andy, aquí están los balances del Centro _ le entregó el sobre que días antes ella le había entregado_ hice unas anotaciones para que te guíe, de cualquier forma, cuenta conmigo.

Ella lo tomó y lo miro con un brillo resplandeciente en el rostro. Estaba feliz.

_Gracias, no sabía cómo pedirte ayuda_ miraba el sobre.

Él se acercó por su espalda y se le pego, abrazándola por la cintura.

_Aún quiero más de ti_ le murmuró al oído, haciéndola estremecer de placer_ no tengo suficiente _ besaba la base de su cuello.

_ Ste..._ ella instintivamente arqueó sus caderas, uniéndose más a él_.... va a venir.... alguien _ logró murmurar pero él la estaba excitado nuevamente.

Unos toques en la puerta los interrumpió.

_ ¿Sí?_ dijo él sin apartarse de su mujer. Devoraba con ansias el cuello y su bajaba por el sendero de sus senos con la intención de atraparlo en su boca.

_Steven _ Teodora algo confusa al ver que no puede abrir la puerta _ Roberto llamó.

Él de mala gana se aparta de ella y suspirando va y abre la puerta.

Teodora los mira y sonríe, y entendió la situación ella también fue joven.

_ Roberto quiere hablar contigo _ suspiró _ ya se enteraron del matrimonio.

Él sonrió muy feliz.

_Gracias Teo _ tomó el teléfono.

_ Betty también llamó _ le anuncio a Andrea _ ya está en el país, que viene en unos días.

Andrea le sonrío feliz. Los ojos de la joven brillaban de emoción y de amor.

_ Gracias, Nana_ sonrió alegre.

Teodora se marchó y dejó a los jóvenes hablando por teléfono.

_Si, Roberto, todo está bien_ Andrea se iba a apartar de él, pero rápidamente Steven la toma por la cintura y la hace sentar en su regazo_ ella está bien suspiró fastidiado por la intervención de sus hermanos. Mientras habla por el teléfono él muy concentrado acariciaba la pierna de Andrea sí, yo le digo.



Miky

Editado: 01.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar