El mayor postor de la luna.

Tamaño de fuente: - +

Diosa.

Bajo la tenue luz de la luna se proclamó diosa, gritando miles de profanidades y hundiendo sus uñas en la espalda de su acompañante para callar sus palabras incoherentes e impuras.

La amante de los astros y la naturaleza, mucho tiempo fue juzgada pero llegó el día en que ya no más. No más críticas ni doble vida, llegó su momento, gracias a los cielos. ¡Y vaya que agradecía!

Harta de todo escapó para vivir su nuevo amor y disfrutar de los placeres que él podía brindarle.

La luna, el cielo y la tierra fueron testigos del acto carnal que ésta, por primera vez, pudo disfrutar.

Y absorta a todo, cansada y saciada,

Miró al cielo y dijo:

Luna, gracias. Tus silencios alumbraron mi alma.

Creía ser guiada por su amor por la famosa luna de queso y las constelaciones de estrellas que en el cielo estaban esparcidas.

Sí que en el fondo agradecía, sus tormentos habían acabado y su mayor admiración fue testigo de su pecado.

El pecado que todos parecían tener ánimos de juzgarlo.

Era su diosa, él era su acompañante y la luna, una vez más, su testigo.



K. Mendoza.

#6215 en Otros
#2332 en Relatos cortos
#9837 en Novela romántica
#1601 en Chick lit

En el texto hay: amor desamor, luna y sol, estrellas fugaces

Editado: 21.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar