El mayor postor de la luna.

Tamaño de fuente: - +

Apuestas.

Sí tenía miedo, Christian tenía un miedo inmenso de que Andree, se fuera.

Así como lo hizo la chica de cabellos marrones.

Ya no le gustaba recordarla con rencor u odio, de hecho, en lo más recóndito de su ser le agradecía grandemente, porque le dio felicidad. Durante un cortísimo tiempo, pero lo hizo. O al menos así le parecía a él.

En su mente vagaban muchos recuerdos, ya fuesen felices o tristes, pero el hecho estaba en que él ya no estaba tan herido, esa brecha estaba sanando, gracias a los cielos. Y cientos de veces repetía una y otra vez las gracias, a quien fuese quien lo estuviese escuchando.

Ahora Andree era su presente, y eso era lo que él más adoraba.

Mirando una vez más al cielo recordó su pasado y su dependencia hacia ella. Eran como el hilo y la aguja, uno dependía del otro para funcionar del todo y hacia donde fueran, iban juntos.

En ese momento, los consideró inmaduros y reía en producto a su inmadurez a sus diecinueve, se creía un adulto en cuerpo de adolescente —ya entrando a la adultez— y ahora, a sus veintiuno veía lejano a todos aquellos sentimientos, momentos y a ella.

Y estaba esa sonrisa que a Andree le encantaba, sonrió tontamente, porque él estaba sonriendo.

Y si uno era feliz, el otro lo estaba.

Tomó su cara entre sus manos y dejó un casto beso en los labios, la abrazó y al oído le expresó:

Aquí, bajo la luz de la luna una vez más, no quiero prometerte nada, solo quiero que sepas que así como estamos ahora, estuve yo por muchos años esperando una respuesta certera de la luna, y así como le aposté una vez, hoy le apuesto una vez más.

Hoy apuesto por ti, preciosa.

Los vellos de una tímida Andree se erizaron, Christian había sido un nuevo sendero en su vida, todo un sube y baja de emociones y nuevas experiencias, ella le dio un corto beso y volvió a envolverse en sus brazos.

...Te amo, y aquí, bajo tu amante la luna, y mis estrellas amigas, quiero decirte que no me da miedo nada si estoy contigo.

Porque tú me complementas.



K. Mendoza.

#6225 en Otros
#2336 en Relatos cortos
#9849 en Novela romántica
#1602 en Chick lit

En el texto hay: amor desamor, luna y sol, estrellas fugaces

Editado: 21.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar